Público
Público

El Gobierno claudica y hará la "completa reforma fiscal" que le pide Bruselas

La vicepresidenta evita confirmar si se subirá otra vez el IVA. El IRPF y las cotizaciones sociales están en el centro de los cambios. La Comisión pide que estén listos en marzo de 2014.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno ha confirmado hoy que prepara una gran reforma fiscal y que ésta responderá, de una vez, a las exigencias que ha venido reclamando la Comisión Europea, pero que ahora se han convertido casi en ultimátum para el Ejecutivo de Mariano Rajoy: ya no vale con un cambio aquí y otro allá y todos los cambios en los impuestos deberán estar listos para marzo de 2014, ésa es una de las condiciones para rebajar el objetivo de déficit del 6,3% al 6,5% en 2013 y alargar los plazos de consecución del 3% a 2016 desde 2014.

La 'profunda reforma', en palabras de la vicepresidenta, no puede tener carácter inmediato, por cuanto, según Soraya Sáenz de Santamaría, se trata de 'reordenar el sistema retributivo' frente a las reformas parciales que se han ido haciendo hasta ahora. Toda esta amplitud de objetivos (modificaciones en IRPF, cotizaciones sociales, búsqueda de más productividad y el IVA, cuya subida no es descartada por el Ejecutivo) requiere 'un trabajo muy amplio y muy arduo, ya que hablamos de todo el sistema de ingresos de nuestro país'.

Según Soraya Sáenz de Santamaría, se trata de 'reordenar el sistema retributivo' El Ejecutivo, aunque insiste mucho en que la reforma fiscal es demasiado amplia como para tenerla lista de forma inmediata, sí es consciente de que Bruselas ha impuesto el plazo de marzo de 2014 como tope y va a trabajar en que se cumpla, según fuentes de La Moncloa. Además del IRPF, las cotizaciones sociales o el IVA, en el Gobierno se trabaja ya con medidas adicionales en impuesto medioambientales -especialmente, sobre carburantes- y en la reducción del sesgo en favor del endeudamiento en el impuesto de sociedades.

Respecto a las pensiones, la portavoz del Gobierno ha evitado concretar los avances sobre la reforma -otra de las condiciones de Bruselas, que, además, ha de estar lista para finales de este año- y ha asegurado que hay que dejar trabajar a los doce expertos de la comisión que buscan el factor de sostenibilidad que se adapte a las variables de esperanza de vida y de los índices demográficos y económicos.

Sáenz de Santamaría, que ha pedido no extraer conclusiones 'a priori' (como la merma del poder adquisitivo de los pensionistas), ha informado de que el documento que salga de la comisión de expertos será la 'base' con la que se aborde la negociación con partidos y agentes sociales, además de que será este informe el que vaya a la Comisión del Pacto de Toledo del Congreso de los Diputados. Aunque el documento debería estar ya listo, la comisión volverá a reunirse la semana que viene, a la vista de las nuevas 'recomendaciones' de Bruselas. La vicepresidenta ha recordado que las pensiones dependen del envejecimiento, pero también del empleo que se cree en España, lo cual, de momento, es un pésimo dato.