Publicado: 01.12.2014 14:19 |Actualizado: 01.12.2014 14:19

El Gobierno se compromete a expulsar a los grupos ultras de los estadios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La muerte de Francisco Taboada, ultra del Deportivo, en un enfrentamiento con miembros del Frente Atlético en las inmediaciones del Calderón ha provocado la reacción de las autoridades contra la violencia en el fútbol español. Las máximas autoridades deportivas y de seguridad se han reunido en la sede del CSD (Consejo Superior de Deportes) para analizar lo sucedido este domingo y evaluar las medidas a tomar para que no se vuelve a repetir un episodio de estas características.

El compromiso, por lo menos, es claro. Es hora de expulsar a los grupos ultras de los estadios de fútbol de España. En esta reunión, la Liga de Fútbol Profesional ha sido la que más propuestas ha aportado para tal efecto. El secretario de Estado para el Deporte así lo ha constatado en la rueda de prensa posterior, en la que ha anunciado que el próximo jueves, 4 de diciembre, habrá una nueva reunión con la propia LFP y la Federación Española de Fútbol (RFEF) para evaluar las medidas concretas a tomar. La principal es la de elaborar una lista de todos los grupos ultras para expulsarlos de los estadios y la segunda es la de cerrar parcialmente gradas de los campos de fútbol a estos grupos, como ya hace la UEFA.

Cardenal: "Existe la determinación de expulsar a los grupos ultra del fútbol y su entorno"El presidente del CSD, Miguel Cardenal, anunció estas iniciativas junto al secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, al término de la reunión. Ambos comparecerán de forma conjunta en el Congreso, con carácter urgente, para analizar e informar sobre lo sucedido.

En dicha reunión, los representantes del Atlético de Madrid y el Deportivo de la Coruña han señalado que "no tenían conocimiento, ni les parecía razonable, suponer un enfrentamiento de esa naturaleza entre sus aficiones". "Existe la determinación de expulsar a los grupos ultra del fútbol y su entorno. Nos comprometemos a ello y vamos a darnos un plazo para acabar con ellos. Elaboraremos un listado de grupos ultras para expulsarlos del fútbol. Quien colabore con radicales será sancionado con extrema dureza", aseguró Miguel Cardenal. 

Igualmente anunció que se va a "señalar" a los grupos que tengan "precedentes violentos y crear unidades para prevenir la violencia y seguir trabajando conjuntamente con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado". "Queremos eliminar completamente estas personas radicales del ámbito de los espacios de fútbol. No tienen sitio ni dentro de los estadios ni fuera", dijo Cardenal.

Cardenal, al igual que el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, han asegurado que las autoridades no tuvieron "el más mínimo indicio o noticia por parte de nadie de que podía estar gestándose un evento violento como el de ayer". Tampoco existían antecedentes en los últimos 6 años que hubiesen motivado la declaración del partido como como de "alto riesgo". "No existía animadversión o enfrentamiento conocido como para la declaración del partido como de alto riesgo", justificó Cardenal.

Se abrirá una investigación porque una parte de las entradas no se consiguió por los canales habitualesTampoco se encontraron elementos indicativos de riesgo en las redes sociales, aunque Martínez sí anunció que se abrirá una investigación porque una parte de las entradas no se consiguió por los canales habituales y que los hinchas del Deportivo, los Riazor Blues, alquilaron el autobús fuera de su provincia para eludir el control y la protección de la policía.

Martínez ha calificado los hechos como "de extremada gravedad, pero también excepcionales". Y ha insistido en que "con ello, no quiero quitar ningún matiz. La lucha contra la violencia en el deporte es firme, constante y comprometida por parte de los responsables de la seguridad pública, y, en la mayor parte de los casos es eficaz y satisfactoria". Martínez afirmó que la reunión fue "constructiva" y que el deporte y la seguridad han dicho "de manera muy firme un no rotundo" a cualquier clase de violencia, así como se comprometió a dar pasos para buscar "medidas eficaces" para mejorar ese compromiso de los poderes públicos para dar un "portazo a los violentos y a los que promueven este tipo de conductas".

Sobre el relato de los hechos, informó de que a las 8.50 horas se recibieron sendas llamadas al 112 y 091 alertando de que aficionados con la cabeza parada y camisetas del Deportivo iban armados con palos y estaban provocando incidentes en el entorno de Madrid Río, cerca del Vicente Calderón, los que se vieron involucradas 200 personas. Hasta el momento, estos enfrentamientos de Madrid se han saldado con 21 detenidos, 12 de ellos de la peña de los Riazor Blues, 6 del Frente Atlético, 2 de los Bukaneros y 1 del Alcorcón, así como un total de 90 personas identificadas.

Entre los objetos que se han incautado figuran una navaja, dos petardos, una bengala, dos tacos de madera, dos guías de madera roja de 2 metros, 6 palos, 1 tubo de PVC, 10 de aluminio y 1 niquelado. "La voluntad de quienes se enfrentaron era generar violencia y nada tenía que ver esto con el acontecimiento deportivo. Nuestro ordenamiento jurídico es suficientemente riguroso como para imponer sanciones a los que generan esa violencia o incitan a ella", subrayó Martínez.