Publicado: 08.08.2014 00:01 |Actualizado: 08.08.2014 00:01

El Gobierno confía en que la repatriación del sacerdote con ébola la paguen las aseguradoras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Más de 80.000 euros. Ese es el coste estimado al que deberá hacer frente la Orden Hospitalaria San Juan de Dios a la que pertenece el sacerdote español infectado de ébola que ha sido repatriado. Sin embargo, el Gobierno espera que sean las aseguradoras quienes, finalmente, se hagan cargo del traslado sanitario de Miguel Pajares y la hermana Juliana Bohi que viajó con él, para quienes el Ejército español fletó un Airbus de ida y vuelta Madrid-Liberia.

Así lo han expresado a este diario fuentes gubernamentales después de que este jueves saltara la polémica entre el Ejecutivo de Mariano Rajoy y la oposición por la gestión que el primero ha realizado de esta crisis. El Ministerio de Sanidad que dirige Ana Mato explicó que facturaría a la Orden los gastos que habían sido adelantados por el Gobierno, opción que criticaron PSOE, IU y UPyD, que creen que "las cosas no se hacen así" cuando se trata de cuestiones "humanitarias".

Sin embargo, desde los departamentos implicados en esta situación (Sanidad, Exteriores y Defensa) se excusan afirmando que la ley estipula que los gastos de repatriación siempre son "reembolsables" y aseguran que, en cualquier caso, los cooperantes —y, normalmente, hasta cualquier viajero— siempre cuentan con seguros o mutuas que cubren este tipo de situaciones. 

De no ser así, la congregación de Pajares y Bohi deberá hacer frente a un pago de más de 80.000 euros. Enviar a Liberia un avión totalmente equipado, con el aislamiento necesario para cumplir con los protocolos anticontagio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con su tripulación, los gastos de combustible, etc. supera esa cantidad, según las estimaciones realizadas por este diario tras consultar a varias empresas privadas del sector.

No obstante, ni la Administración pública ni la Orden San Juan de Dios —que todavía tiene a alguno de sus miembros corriendo peligro por la epidemia en África— han querido confirmar esta cuantía. Este diario ha intentado conocer, también sin éxito, si la congregación —que este viernes ofrecerá más detalles al respecto en rueda de prensa— dispone de contratos de este tipo con alguna aseguradora que pueda sufragar dicho pago.  

Por su parte, el Ministerio de José Manuel García-Margallo tampoco ofrece información sobre quién sufragó los gastos de repatriación de otros casos en los que, por motivos de seguridad —no sanitarios—, el Gobierno trajo de vuelta a ciudadanos españoles. Las dos cooperantes de Médicos Sin Fronteras secuestradas en Kenia (Blanca Thiebaut y Montserrat Serra), los periodistas de El Mundo liberados en Siria (Javier Espinosa y Ricardo García Vilanova) o, más recientemente, los evacuados de Libia por motivos de seguridad son algunos ejemplos.

No obstante, fuentes del citado departamento explicaron a este diario que en esta ocasión están ante un caso especial por tratarse de un traslado sanitario y no de una repatriación propiamente dicha. En cualquier caso, matizan que no existe una directriz fija a seguir, sino que "cada caso se estudia por separado". También insisten en que sólo en situaciones de "extrema necesidad" el Ejecutivo se haría cargo de los gastos.

De hecho, según la información que ofrece Exteriores en su web, incluso cuando se trata de la repatriación de un cadáver, "la Embajada o Consulado no sufragarán los costes de traslado". "Únicamente en circunstancias muy excepcionales, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación concede ayudas a la familia para inhumación o incineración en el extranjero", aclaran.

Asimismo, otras fuentes diplomáticas informan a los viajeros españoles de que en caso de querer ser trasladados a España desde el extranjero, deben dirigirse al consulado más próximo, donde una vez "valorada la situación económica del ciudadano, el Ministerio de Asuntos Exteriores decide sobre la repatriación". Y aclaran: "La ayuda económica se debe devolver".  Además, en la Orden por la que se regulan las ayudas de protección y asistencia consulares en el extranjero [ver pdf del BOE, aquí] también se matiza que sólo "en el caso de que el nacional español no pueda valerse por sí mismo" será el Ejecutivo quien adelante los gastos, "incluido, si es necesario, el desplazamiento de personal sanitario o asistencial". Es decir, que pueden darse casos en los que el Gobierno no llegue a adelantar el dinero para el traslado. 

En Sanidad, por su parte, aseguran no recordar ningún caso similar a este (una evacuación por motivos de salud) y se escudan en que "en un caso de cuestión humanitaria como éste", el ministerio "primero actúa y luego estudia quién lo pagará". "Lo prioritario es actuar con celeridad", insisten, suponiendo, no obstante, que la congregación del sacerdote dispone de algún tipo de seguro.