Público
Público

El Gobierno confirma que se negó a aceptar la enmienda del PSOE que pedía paralizar el 155 si había elecciones

"El 155 no se interrumpe por unas elecciones si no hay vuelta a la legalidad", insisten fuentes de Moncloa.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante su intervención en el Senado. EFE/Fernando Villar

El Gobierno confirma que se negó a aceptar la enmienda del PSOE que pedía paralizar el 155 en caso de que hubiese una convocatoria electoral. "El 155 no se interrumpe por unas elecciones si no hay vuelta a la legalidad", insisten fuentes gubernamentales, informa Paula Díaz. "Una vuelta a la legalidad es una vuelta a la legalidad. Puigdemont sabe lo que tiene que hacer para volver a ella", añaden estas fuentes.

Puedes seguir minuto a minuto toda la actualidad sobre Catalunya aquí

Sí está dispuesto el Ejecutivo, en cambio, a "estudiar" la enmienda relativa al control de TV3. Hasta que las medidas se voten este viernes en el pleno, aún hay tiempo para poder incluir enmiendas en el Senado. Una de las aceptadas será, con toda seguridad, la de los socialistas matizando la aplicación "gradual" que ya prevé el texto.

Por otro lado, Moncloa niega que haya habido contacto directo entre el Gobierno central y la Generalitat esta mañana y, aunque deja en el aire la intervención de "terceros", también matizan que "no ha habido mediadores".

Renuncia expresa a la DUI

Fuentes del PP afirman que intentaron pactar con el PSOE la enmienda para suspender el 155, pero no hubo acuerdo. Los conservadores exigían no sólo la convocatoria de elecciones, sino también una renuncia expresa de Puigdemont a la DUI, que no lograron.

No obstante, afirman que el texto con las medidas sigue "vivo" hasta que este viernes finalice todo el proceso con la votación en el Pleno, en la que se podrán aceptar transaccionales.

Aun así, en el PP insisten en que esa petición del PSOE no se incluirá y aseguran, incluso, que los socialistas también han dejado de insistir en ella desde que Puigdemont compareció y renunció a la convocatoria electoral.