Público
Público

Transparencia El Gobierno gasta 25 millones de euros en pagar a sus asesores

En cuatro casos, la retribución de estos trabajadores, designados a dedo por el gobierno, llegó a ser más alto que el del propio presidente.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

Imagen de archivo con los ministros de la nueva legislatura de Mariano Rajoy / EFE

El gobierno de Mario Rajoy gastó 25,6 millones de euros, entre los años 2012 y 2015, en asesores temporales para los ministros, según destaca el diario El País. Además, el gasto durante estos años aumentó un 16,7%. 

El ministerio que más asesores ha tenido es el de Industria, que en 2015 contaba con 19 asesores. No obstante, todos los departamentos vieron aumentado el número y, en total, se podía contar 137 asesores en las áreas ministeriales, avanza el periódico.

Además, el sueldo de estos trabajadores, designados a dedo por el gobierno, llegó a ser más alto que el del propio presidente del gobierno en cuatro casos. De ellos, tres trabajaban para el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, y uno para el de Economía, Luis de Guindos. En el caso de la directora de Comunicación de Montoro llegó a ganar un 21% más que Rajoy, llegando casi a los 100.000 euros anuales.

Pero no solo eso, 18 asesores - generalmente, directores de gabinete y de comunicación y asesores parlamentarios y de comunicación - llegaron a cobrar más que los ministros para los que trabajaban. Mientras que el sueldo de los primeros iba entre los 69.000 y los 90.000 euros, el de los segundos se sitúo en los 68.982 euros brutos. 

Falta de transparencia 

Según destaca El País, aunque el sueldo de los asesores es público -puesto que procede de los Presupuestos Generales del Estado- antes de la entrada en vigor de la Ley de Transparencia, no aparecían ni los nombres ni sus retribuciones. Actualmente, los datos sobre los asesores de Mariano Rajoy no se conocen: ni sus nombres ni sus sueldos.

A día de hoy, según el diario no resulta fácil acceder a los datos. Además, es imposible compararlos con la situación antes de 2012 puesto que la Ley de Transparencia no existía y los gobiernos no facilitaban este tipo de datos.