Público
Público

El Gobierno ignora la 'tercera vía' para Catalunya

La vicepresidenta identifica esta propuesta con la apuesta de Rajoy por el diálogo y rechaza la reforma territorial por la disparidad de proyectos que presentan los partidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ejecutivo no da más categoría a la 'tercera vía' para Catalunya -que promueven, entre otros, Unió, PSOE y PSC- que la de una llamada al diálogo a la cual, tal y como recordó la vicepresidenta en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, ya ha apelado el Gobierno de Mariano Rajoy. La intención del presidente de restar trascendencia a esta iniciativa se percibió durante su comparecencia ante la prensa esta semana en Tokio -'No sé en qué consiste la tercera vía'- y se reafirmó desde la mesa de la portavoz del Gobierno este viernes: para el Ejecutivo no hay más 'vías' para Catalunya que la suya y está dentro de la Constitución Española, así que Soraya Sáenz de Santamaría ha dado la 'bienvenida' a los partidos que estén dispuestos al diálogo en estos términos y les ha garantizado que tendrán en el Ejecutivo a un 'aliado' si su objetivo es la lealtad institucional para lograr el crecimiento económico.

Preguntada, una vez más, si el Gobierno está a favor de la 'reforma territorial' que propuso, por ejemplo, su ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, la vicepresidenta volvió a remitirse al último Debate sobre el Estado de la Nación, cuando, según Sáenz de Santamaría, los partidos de la oposición pidieron a Rajoy una reforma constitucional pero sin ponerse de acuerdo en el porqué y en el cómo. 'No hay posibilidad de principio de acuerdo' y, por tanto y según la 'número dos' del Gobierno, no hay reforma.

Sin salirse en ningún momento del guión, Sáenz de Santamaría también evitó concretar aspectos de la futura reforma del sistema de financiación, que el Gobierno está analizando, y dar fechas para una próxima reunión de la comisión bilateral Estado-Generalitat, aunque se mostró abierta a cualquier tipo de convocatoria que trabaje por mejorar 'la coordinación y la cooperación' entre administraciones, descartando que se traten las reivindicaciones independentistas que centran ahora la actividad política del Govern de Artur Mas.