Publicado: 30.09.2016 14:42 |Actualizado: 30.09.2016 14:59

El Gobierno en funciones impulsa la reforma de la Ley Presupuestaria para controlar el objetivo de déficit 

Ante el más que imprevisible incumplimiento del objetivo de déficit, el Ejecutivo encarga al Grupo Parlamentario Popular en el Congreso que presente la iniciativa en el Parlamento Montoro dice que la medida ya ha sido negociada con todos los grupos y que tendrá "mayoría suficiente" para su aprobación.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de ministros. / J.J GUILLÉN (EFE)

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de ministros. / J.J GUILLÉN (EFE)

MADRID.— El Gobierno en funciones ha entrado en modo pánico por el más que previsible incumplimiento del objetivo de déficit público para 2016. Pese a que en julio el Ejecutivo de Rajoy pactó una nueva senda de consolidación fiscal con Bruselas que fijó en el 4,6% del PIB el objetivo para este año, todo indica que tampoco se va a cumplir lo pactado.

Dado que está en funciones y no puede tomar medidas para enmendar dicha senda de déficit, el Gobierno de Rajoy ha decidido impulsar una reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria para que se pueda adaptar el déficit y deuda a los nuevos objetivos señalados por la Unión Europea para todas las administraciones públicas en una situación excepcional como la actual.



En concreto, se reformará el artículo 15 de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, el que fija cómo se establecen los objetivos de déficit, deuda y regla de gasto para el conjunto de las administraciones. Ahí se incluirá una salvedad para cuando se produzcan dos situaciones excepcionales, ha señalado el ministro. Por un lado, que la UE apruebe una nueva senda de estabilidad para España y que al mismo tiempo el Gobierno no tenga capacidad para aprobar esa actualización, como ocurre ahora al estar en funciones.

En la práctica, una de las consecuencias es que la medida servirá para poder pasar el déficit autorizado a las comunidades autónomas este año del 0,3% previsto en enero al 0,7% decidido en abril y aprobado por la UE. También se aprobará la senda para el ejercicio que viene, que todavía no se ha decidido, ha explicado el ministro de Hacienda y Adminsitraciones Públicas, Cristóbal Montoro.

La reforma será presentada por el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso ya que el Gobierno no puede en su situación aprobar un proyecto de ley. Montoro ha asegurado que ha sido negociada con todos los grupos, que la disposición en general es positiva y que tendrá "mayoría suficiente" para su aprobación con urgencia.

4.000 millones pendientes del FLA

Montoro también ha subrayado otra de las consecuencias de esta reforma. Una vez que el objetivo de déficit se amplíe oficialmente del 0,3 al 0,7%, el Gobierno podrá liberar los 4.000 millones de euros del Fondo de Liquidez Autonómica con los que las comunidades adheridas puedan cubrir la diferencia. El dinero está de momento retenido.

El ministro ha explicado que de momento se ha aprobado ya el reparto del cuarto trimestre del FLA de este año. Son en total 10.489 millones de euros para ese objetivo inicial del 0,3%, pero una vez que se amplíe al 0,7% se liberarán otros más de 4.000 millones de euros. "Necesitamos cambiar el objetivo de déficit cuanto antes", ha apremiado Cristóbal Montoro.

La nueva retención del impuesto de Sociedades, al menos hasta 2018

Además, el Gobierno también ha aprobado un real decreto que establece un tipo mínimo del pago fraccionado del 23% en el Impuesto sobre Sociedades para las empresas que facturen más de 10 millones de euros anuales y que "no tiene plazo de caducidad", por lo que estará en vigor, al menos, hasta el año 2018, que es cuando el déficit público debe colocarse por debajo del 3% según lo acordado con Bruselas.

"El nuevo sistema no tiene plazo de caducidad, sino que proyectará sus consecuencias hasta que España reduzca su déficit público por debajo del 3%, por lo que hay que mirar hacia 2018", subrayó el ministro Montoro, tras recordar que la medida permitirá recaudar unos 8.000 millones más para que el Impuesto de Sociedades vuelva a los 20.000 millones de recaudación anuales de los últimos ejercicios.

Montoro explicó que se trata de "restablecer" el sistema de tipo mínimo de pagos fraccionados que estuvo en vigor entre 2012 y 2015 y que se suprimió precisamente este año, si bien en aquella ocasión el tipo mínimo se estableció en el 12% y ahora es prácticamente el doble.

De no hacerlo, explicó el ministro, España no podrá cumplir este año el objetivo de déficit del 4,6% comprometido con Bruselas, dado que la economía española "no se puede permitir" en estas circunstancias una caída de los ingresos por el Impuesto sobre Sociedades.