Público
Público

Consejo de Ministros El Gobierno justifica la petición de Rajoy para declarar en julio ante el tribunal de la Gürtel con su "agenda internacional"

Méndez de Vigo niega que se deba a una estrategia que busque tener el menor número de espectadores posibles al coincidir en plenas vacaciones

Publicidad
Media: 1
Votos: 3
Comentarios:

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, junto al portavoz y ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros. EFE/Ballesteros

"¿De verdad creen que es porque está cerca de las vacaciones?". El portavoz del Gobierno respondió así, con ironía y entre risas, a los porqués de la solicitud de Mariano Rajoy para comparecer ante el tribunal de la Gürtel el 26 o 27 de abril. Iñigo Méndez de Vigo denostó que ello se deba a cualquier estrategia para evitar el escándalo y lo justificó con la "agenda internacional" del presidente.

"La única razón es que el presidente del Tribunal se ha dirigió a la Secretaría de Presidencia del Gobierno preguntándole cuándo le venía bien y ellos han visto cuándo había un hueco", argumentó el portavoz en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. "Si ven su agenda internacional de los próximos meses, es la única fecha libre. No porque él esté de vacaciones, sino porque en Europa y en otras partes del mundo sí lo están", agregó.

Con ello zanjó la cuestión, aunque las dudas sobre la idoneidad de la fecha, tras el festivo del Santiago Apóstol (el 25 de julio) y justo antes de que gran parte de los españoles inicien sus vacaciones de agosto, siguen en boga. A ellas se suma la petición del PP para que su presidente declare por videoconferencia para evitar la foto de verle sentado en un juzgado. Génova también justificó esta cuestión con la "agenda" del jefe del Ejecutivo, así como con motivos de "seguridad y orden público".

Pese a las sospechas, tanto el Gobierno como el PP insisten en quitar hierro al asunto. "Rajoy comparece en calidad de testigo", insistió hoy Méndez de Vigo, que aclaró que el término testigo hace referencia a "una persona ajena a la causa a la que se convoca por si puede dar una explicación o conoce algo".

En otro orden de cosas, el también ministro de Educación volvió a arremeter contra las filtraciones de los casos judiciales a la prensa ("Hay que actuar con mesura y dejar que los jueces trabajen con independencia", dijo), aunque negó que esté en mente del Gobierno reformar la Ley procesal, como propone el fiscal general del Estado, José Manuel Maza.

En cualquier caso, Méndez de Vigo usó el mismo argumento para negar las últimas informaciones sobre la presunta financiación ilegal de las campañas de Aguirre y el propio Rajoy en 2008, que tildó de "especulaciones" de la UCO. "Nosotros respetamos las investigaciones, pero es el juez el que tiene que tomar una decisión", zanjó.

Lo mismo dijo respecto a los informes de la Guardia Civil que implicarían a Cristina Cifuentes en una presunta adjudicación irregular de la Asamblea de Madrid con las empresas de restauración de Arturo Fernández. Pero, aunque esté de acuerdo con ella en sus críticas a los informes policiales y el Gobierno la respalde en su denuncia del caso Lezo ante la Fiscalía, Méndez de Vigo negó que el "fuego amigo" del que sospecha la presidenta de la Comunidad de Madrid provenga de la número dos del Gobierno. "La vicepresidenta no es el fuego amigo de Cristina Cifuentes", sentenció el portavoz. Ella, Soraya Sáenz de Santamaría, también presente en la rueda de prensa, eludió responder al respecto.