Publicado: 19.12.2014 16:06 |Actualizado: 19.12.2014 19:04

El Gobierno niega presiones al fiscal general del Estado y las achaca al PSOE

La vicepresidenta insiste en los "motivos personales" de la dimisión de Torres-Dulce y en la "autonomía y profesionalidad" del Ministerio Público.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. EFE/BALLESTEROS

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. EFE/BALLESTEROS

MADRID.- El Gobierno no admite bajo ningún concepto que se hable de "presiones" sobre Eduardo Torres-Dulce que le hayan hecho abandonar la Fiscalía General del Estado, aunque sus choques y tensiones con el Ejecutivo por las reformas judiciales, falta de medios o corrupción hayan sido continuos.

La vicepresidenta ha asegurado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que Torres-Dulce se ha ido alegando "motivos personales" y nadie tiene por qué pensar otra cosa.



En cambio, Soraya Sáenz de Santamaría ha recordado que cuando gobernaba el PSOE sí se presionaba a los fiscales generales, aunque no da ha dado más explicaciones. Además, la número dos del Gobierno ha recordado que el PSOE, en esta legislatura actual, ha pedido la comparecencia del fiscal general unas cuarenta veces, lo cual no significa, en su opinión, que la oposición le esté presionando en uno u otro sentido. "La oposición sabe bien cuál es el funcionamiento de la Fiscalía General del Estado. Desde esta mesa, siempre se ha respetado su autonomía; a mí no me habrán oído decir cosas que sin embargo, hemos oído desde esta mesa en otras legislaturas", ha advertido.

 

"La oposición sabe bien cuál es el funcionamiento de la Fiscalía General del Estado. Desde esta mesa, siempre se ha respetado su autonomía"

Soraya Sáenz de Santamaría ha repetido en varias ocasiones la palabra "autonomía" para referirse al Ministerio Público, por ejemplo, en relación con la marcha de su hasta ahora fiscal general: "Respetamos la decisión que se toma en el ejercicio de la autonomía que caracteriza al propio funcionamiento de la Fiscalía de nuestro país", concluyó y, en este sentido, se refirió también a la sucesora de Torres-Dulce, la primera mujer que ocupará el puesto de fiscal general, Consuelo Madrigal.

Para el Gobierno, el "irreprochable" currículo de Madrigal, hasta ahora fiscal de menores, así como su larga experiencia (el fiscal general tiene que tener más de 15 años de experiencia), "con tantísimo años al servicio de la carrera fiscal" avalan al nuevo nombramiento y su neutralidad

Por ello, la portavoz del Ejecutivo ha pedido que no se 'juzgue' a Madrigal sin conocer su trabajo. Sáenz de Santamaría ha descartado la comparecencia del ministro de Justicia en el Congreso para explicar la dimisión de Torres-Dulce y ha informado de que tanto el Consejo General del Poder Judicial como las Cortes examinará la idoneidad de la nueva fiscal