Publicado: 08.01.2016 14:22 |Actualizado: 08.01.2016 14:54

El Gobierno pasa a la ofensiva contra Sánchez tras fracasar la posibilidad de una gran coalición PP-PSOE

La vicepresidenta le pide que elija entre la "agenda moderada" de Rajoy y la "radical" de Iglesias. El presidente en funciones confirma que intentará ser investido.

Publicidad
Media: 2.43
Votos: 7
Comentarios:
La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, junto a las ministras Fátima Báñez e Isabel García Tejerina, en la Moncloa. / EFE

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, junto a las ministras Fátima Báñez e Isabel García Tejerina. / EFE

MADRID.- La rueda de prensa de Pedro Sánchez ayer en Lisboa, rechazando definitivamente la gran coalición PP-PSOE-Ciudadanos (253 escaños), ha afilado la estrategia del PP y el Gobierno contra el secretario general del PSOE.

Aunque Mariano Rajoy mantiene un tono suave para con las intenciones de Sánchez de formar una "coalición de fuerzas progresistas", la vicepresidenta ha querido dar hoy un ultimátum al líder del PSOE invitándole a elegir entre la "agenda moderada" de Rajoy, centrada en el bienestar social y la creación de empleo, y la "radical" de Pablo Iglesias, líder de Podemos, que se basa en la reivindicación del derecho de autodeterminación.

El presidente del Gobierno en funciones, por su parte, y como ayer apuntó Público, pedirá al rey que le permita intentar ser investido y confirma que acudirá al debate de la citada investidura con una oferta para el PSOE y otras fuerzas. Para ello, y porque a pesar de la negativa del líder socialista el líder del PP ha confirmado su intención de seguir "luchando" por un Gobierno estable, Rajoy ha asegurado que mantendrá reuniones "discretas", seguramente, tras la constitución de las Cortes la semana que viene, el 13 de enero.



Críticas explícitas

Soraya Sáenz de Santamaría ha ofrecido la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros en funciones sin evitar lo que en otras ocasiones se niega a hacer por no considerarlo apropiado desde la mesa del portavoz del Ejecutivo: valorar estrategias partidistas, en este caso, postelectorales y del PSOE. Así, preguntada por la intención de Sánchez de tratar de formar Gobierno si Rajoy fracasa, la número dos del Ejecutivo en funciones y diputada por Madrid le ha recordado al líder socialista que "para optar a todo, conviene haber ganado algo", sobre todo, ha indicado, las elecciones.

La vicepresidenta, consciente de la posición en la que se encuentra como portavoz del Gobierno en funciones, ha asegurado que ella opina sobre España y su "preocupación" por ella, no sobre cuestiones "internas" de los partidos. Con todo, ha querido insistir una y otra vez en recordar al PSOE y a su líder que el PP ganó las elecciones "con mucha distancia" del segundo partido, los socialistas (33 escaños distan de PP a PSOE) y que sería un abandono de la "buena costumbre democrática" que Sánchez llegara a La Moncloa.