Público
Público

Gobierno y PP se ven "ganadores" de la semana en su pulso con Ciudadanos

El Partido Popular celebra que temas como la prisión permanente revisable o las pensiones estén dejando al descubierto las costuras del partido de Albert Rivera, y anticipa que en las próximas semanas la formación naranja tendrá que "mojarse" un poco más, en cuestiones como los Presupuestos o la 'Ley Mordaza'.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2

Rajoy y Rivera. EFE

El Partido Popular afirma que no le preocupa que Ciudadanos arrase en la mayoría de encuestas, mientras siga viéndose obligado a "mojarse", a enfrentarse a sus contradicciones y a clarificar su postura sobre asuntos en los que, hasta ahora, y en lo que respecta a la derecha, ha sido únicamente la formación de Mariano Rajoy la que se ha visto erosionada por sus posiciones.

Fuentes del PP aseguran a Público que, tras una semana en la que consideran que salen reforzados -"Ganadores", tras el debate parlamentario sobre pensiones y prisión permanente revisable-, son sus rivales de Ciudadanos quienes han dejado al descubierto algunas costuras, así como su falta de discurso en distintas cuestiones: por lo pronto, en lo que respecta a los temas ya mencionados, y, según el PP, el partido naranja volverá a verse entre la espada y la pared con la tramitación en el Congreso de los Diputados de los Presupuestos y la Ley Mordaza

Este viernes, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, presumía de la "madurez de liderazgo", la "solvencia" y la "credibilidad" que, a su juicio, proyectaba el Ejecutivo en sendos debates, miércoles y jueves. Sin citarlo expresamente, y refiriéndose insistentemente a Ciudadanos como "Cs", el portavoz del Ejecutivo venía a enfatizar la "experiencia de gobierno" de los suyos frente a los de Rivera, así como su "visión de conjunto" en materia presupuestaria.

En sólo una semana, Ciudadanos se ha retratado en el pleno de pensiones con una posición líquida, casi a caballo entre lo que pide la oposición -revalorización en base al  IPC- y la postura del PP. El Gobierno rechazó ligar la actualización de estas prestaciones con el precio de la vida, y aprovechó para hacer dos brindis al sol, y para condicionarlos a la aprobación de su proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2018.

Donde Reyes veía "venganza" y "cadena perpetua", hoy Girauta usa otras gafas y pide no derogar "en caliente"

Sólo un día después, el jueves, el partido naranja volvía a quedarse en una suerte de limbo en el debate sobre la prisión permanente revisable, que el PP defendía fervientemente, -aprovechando la presencia de los progenitores de varias víctimas en el hemiciclo-, y que la oposición rechazaba con la misma virulencia. Ciudadanos viró el timón de su discurso en esta materia: dejó la fijación de postura en manos de su portavoz parlamentario, Juan Carlos Girauta, que desautorizó a la anterior responsable en esta materia, Patricia Reyes, que ha protagonizado duras intervenciones contra la prisión permanente revisable.

Donde Reyes veía "venganza" y "cadena perpetua", hoy Girauta usa otras gafas y pide no derogar "en caliente", para esperar a que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre esta pena -en respuesta al recurso planteado por el PSOE-. Sin embargo, cuando los naranjas se comprometieron a derogarla, en el marco de su acuerdo con los socialistas para la investidura fallida de Pedro Sánchez, en 2016, el recurso ya estaba sobre la mesa. Entonces no pidieron esperar al Alto Tribunal.

Méndez de Vigo: "La gente que vio el debate pudo calibrar quién tiene mejores razones, y quién responde mejor a las exigencias de la sociedad española"

De hecho, desde Cs prefieren desplazar el foco de esta cuestión a su propuesta, materializada en una enmienda a la totalidad que no salió adelante, y que afecta a cuestiones como el acceso al tercer grado. "La gente que vio el debate pudo calibrar quién tiene mejores razones, y quién responde mejor a las exigencias de la sociedad española", mitineaba este viernes el ministro portavoz.

Por su parte, desde el partido naranja se remiten a las declaraciones de Rivera este viernes: "Espero que el Gobierno entienda que, en vez de preocuparse por Ciudadanos y las encuestas, tiene que preocuparse por gobernar España", sentenció desde Valencia. También recordó que la senadora Pilar Barreiro, del PP, está imputada, y el acuerdo para la investidura de Rajoy imponía la dimisión de cargos públicos, una vez producida su imputación. "Ojalá hubiera menos imputados del PP de los que hay", apuntaba.

Próximos obstáculos para Cs: PGE y 'Ley Mordaza'

Siguiendo el mismo razonamiento, desde el PP dan por hecho que Ciudadanos volverá a verse obligado a afrontar sus contradicciones y a clarificar posturas en los próximos días, a partir del arranque del mes de abril, cuando los PGE lleguen a la Cámara Baja.

Rivera: "Espero que el Gobierno entienda que, en vez de preocuparse por Ciudadanos y las encuestas, tiene que preocuparse por gobernar España"

En privado, los conservadores esgrimen que no hay motivos para que ninguna de las fuerzas que apoyaron sus últimas cuentas, hace un año, no hagan lo propio en esta ocasión. También sostienen que es incompatible que Cs se siga vendiendo como una fuerza que impide la parálisis política, al mismo tiempo que mantiene su rechazo a aprobar los Presupuestos hasta que dimita la senadora Barreiro. Está imputada por presunta corrupción en el marco de la trama Púnica, aunque la Fiscalía pidió el jueves el archivo de la causa.

En segundo lugar, el PP advierte de que Ciudadanos volverá a enfrentarse a nuevas contradicciones con la tramitación de la Ley de Seguridad Ciudadana, también conocida como Ley Mordaza. En el acuerdo de Rivera con Sánchez se establecía su "revisión", pero lo cierto es que PP y Ciudadanos han bloqueado la tramitación de su derogación desde la Mesa de la Cámara Baja durante 10 meses, hasta que los naranjas han levantado el veto y han registrado un centenar de propuestas para enmendarla.

La libertad de expresión, menos prioritaria para el PP

Por otro lado, el Gobierno y el PP construyen un discurso triunfalista en una semana en la que han sufrido varios reveses: ni sus propuestas en materia de pensiones han convencido al resto de grupos, ni las dos primeras fuerzas de la oposición, PSOE y Unidos Podemos, se han movido un milímetro de su rechazo a la prisión permanente revisable.

Antes de estos debates, el martes, el Ejecutivo recibía un nuevo varapalo por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. El Gobierno, especialmente criticado en las últimas semanas a causa del retroceso en lo que respecta a la libertad de expresión en España, recibía la condena de Estrasburgo por vulnerar el derecho a la libertad de expresión de dos jóvenes por quemar imágenes del rey. El mismo día, Amnistía Internacional denunciaba el “ataque sostenido a la libertad de expresión” que se vive en España.