Público
Público

El Gobierno prevé congelar la inversión pública en I+D hasta 2020

Sobre el sector privado recae el grueso del gasto que se duplica desde el 0,6% hasta el 1,2% del PIB, mientras que el Estado congela su participación y sufraga solo el 0,8%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno pretende que la inversión pública en I+D+I se congele al menos hasta 2020. El Ejecutivo de Mariano Rajoy ha encontrado en cumplir con los objetivos de déficit marcados por Europa la justificación idónea para 'revisar' el propósito inicial: destinar el 3% del Producto Interior Bruto (PIB) a estas partidas, que finalmente se quedarán en un 2%.  Así consta en el Plan Nacional de Reformas 2013 que el Gobierno ha enviado este martes a Bruselas.

El Ejecutivo se jacta de que con esta decisión está realizando un 'importante esfuerzo presupuestario', ya que el gasto en I+D+I 'no ha sufrido recorte alguno respecto al Presupuesto del año anterior, lo que contrasta con el recorte medio del gasto de los ministerios del 8,9%', recalca el informe del Plan.

Sin embargo, actualmente, el gasto general destinado a sufragar estas actividades representa un 1,39% del PIB, del que el 0,79% es público y la empresa privada asume el 0,6% restante. El Ejecutivo deja en manos de las compañías esta 'prioridad del Estado' para lograr el 2% previsto hasta 2020. Sobre ellas recaerá el grueso de la inversión que se duplicará desde el 0,6% hasta el 1,2%, mientras que las arcas públicas congelan su participación y sufragarán solo el 0,8% del PIB.

Las deducciones fiscales serán el principal incentivo para atraer el dinero de las grandes firmas. Si las empresas cumplen con los 'requisitos de creación y mantenimiento de empleo', podrán rebajar hasta 3 millones de euros en impuestos. Al menos esto es lo que contempla el Anteproyecto de Ley de apoyo a los emprendedores que previsiblemente el Partido Popular sacará adelante gracias a la mayoría absoluta con la que gobierna.

Quizá en lo único en lo que estén de acuerdo el Partido Popular y la comunidad científica sea que el sector de la investigación, el desarrollo y la innovación tecnológica (I+D+I) es 'clave para la creación de empleo'.  Sin embargo, el 'esfuerzo' del Gobierno sigue siendo insuficiente si se compara con el resto de nuestros vecinos europeos. España se encuentra hoy en el puesto número 18 de Europa en inversión I+D+I y está lejos del 2% que gasta la media de la Unión Europea. Un informe de Comisiones Obreras sobre Políticas públicas de investigación desarrollo e innovación, calcula que el país tendría que invertir al menos 7.000 millones de euros -un 0,68% del PIB más- para cerrar la brecha que nos separa del resto.

Salce Elvira, secretaria confederal de I+D+I de Comisiones Obreras, señaló recientemente que si España invirtiera en Investigación y Desarrollo lo mismo que los principales países europeos, la tasa de desempleo se vería reducida al 12%.

Si la inversión en I+D+I es una posible fórmula de progreso y crecimiento, la intención del Ejecutivo de congelar las partidas en vez de potenciarlas junto con la alta cifra de paro –que supera ya los seis millones de personas sin ocupación– roban la esperanza de un cambio hacia mejor. Porque, en palabras de Salce Elvira, 'un país sin estrategia de innovación no saldrá de la crisis', recalca tajante.