Publicado: 31.07.2015 17:32 |Actualizado: 04.08.2015 11:31

El Gobierno promete más dinero en becas, i+D y dependencia y llegar a los 20 millones de ocupados en 2016

Rajoy presenta unos Presupuestos para "fortalecer" la recuperación en el que aumenta la financiación de las Comunidades Autónomas más de 10.000 millones antes de entrar en campaña electoral.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Mariano Rajoy durante su comparecencia. REUTERS

Mariano Rajoy durante su comparecencia. REUTERS

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes los Presupuesto Generales del Estado que llevará al Congreso el próximo martes. Unas cuentas cargadas de guiños electoralistas dirigidos a los sectores que más han sufrido los recortes presupuestarios de los últimos años: funcionarios, estudiantes y desempleados.

En su comparecencia en La Moncloa, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha presentado superficialmente unos números con los que pretende "dar fortaleza a la recuperación económica" y que, según el, dejan claro que España ha salido del bache económico. En 2016 habrá más dinero para becas de estudiantes, más fondos destinados a la investigación y desarrollo (i+D), más dinero para familias numerosas y dependientes y más inversiones públicas a través del Ministerio de Fomento. Todo sube un poco, aunque no ha especificado el montante concreto.

Esas son los puntos novedosos que ha anunciado Rajoy y que se suman a unos 10.000 millones de euros más para las Comunidades Autónomas (7.400 millones adicionales más 2.900 posibilitados por el ahorro de intereses, ha matizado), la subida del 1% del salario de los funcionarios ─la primera en cinco años─ y la devolución de su paga extra de 2012. Encarando la recta final para entrar en campaña electoral, el presidente ha querido "agradecer, señalar y reconocer" el "esfuerzo de los trabajadores públicos" durante su legislatura y lanzar un mensaje optimista a la sociedad: la situación económica "permite empezar a revertir los esfuerzos que hemos pedido a la sociedad española" durante los últimos cuatro años.

Prueba de ello, ha afirmado, son los PGE que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, presentará el día 4 en la Congreso. Son incluso "más sociales" que los de 2015, ha enfatizado. Destinan el 53,5% al gasto social, el 33,7% a actuaciones de carácter general y el 4,8% a los servicios públicos básicos, unos fondos a los que hay que sumar el aumento en financiación autonómica, ya que las autonomías, ha recordado, son las que tienen las competencias en estos servicios.

De cada cien euros del presupuesto, ha especificado, 39 irán a parar a las pensiones, siete políticas activas de empleo y prestaciones por desempleo. Habrá 14 adicionales para las Comunidades Autónomas y diez destinados al pago de intereses de la deuda pública, algo "fundamental" y que "recoge la Constitución española" en su discutido artículo 135 que el presidente, en un "lapsus", ha confundido con el 155.

En concreto, las Comunidades Autónoma mejoran su financiación casi un 9% que "ayudarán a que cumplan con los objetivos de déficit y a mantener los servicios públicos esenciales como la educación, la sanidad o los servicios sociales", ha indicado. Unos fondos que no proceden de un esfuerzo adicional del Gobierno, sino del aumento de la recaudación tributaria del actual sistema de financiación. Rajoy ha insistido en que es "el mismo de siempre". Por otra parte, el porcentaje destinado a gasto social es muy similar al de 2015.



Con estas cuentas, asegura Rajoy, se "fortalece" la recuperación y se acerca el objetivo de crecimiento de empleo que se ha fijado: llegar a los 20 millones de ocupados.

Lo que no sube, al menos más de lo estipulado, son la pensiones. El aumento será del 0,25%, el que contempla la ley tras la reforma del pasado años. Pese a la bonanza económica que pronostica el Ejecutivo y después de asegurar que "las personas con pensiones son a las que más hay que proteger", el aumento es mínimo. Rajoy justifica que, debido a la inexistente inflación, se recuperará poder adquisitivo, aunque lo cierto es que éste cayó el pasado ejercicio y durante toda la legislatura. "Hay que mantener el sistema de pensiones. Hemos podido subirlas, poco, pero durante todos los ejercicios", ha sacado pecho el jefe del Ejecutivo.

Sin embargo, Rajoy insiste en la importancia de cumplir con los objetivos de déficit. La tarea es reducir el 4,2% con el que prevé cerrar 2015 al 2,8% en 2016. Si todo va como espera, elecciones mediante, 2017 debería acabar en el 1,4% y en 2018 en el 0,3%. Un importante reto que exige más reducción de gasto pero que garantiza la salida "de una situación muy difícil" y la entrada en "un crecimiento sostenible de la economía y del empleo", ha prometido el presidente.