Publicado: 11.12.2015 13:33 |Actualizado: 11.12.2015 13:33

El Gobierno baraja ya destituir al incómodo embajador en la India por sus presuntos negocios incompatibles

La vicepresidenta confirma que la Oficina de Conflictos de Intereses investiga desde el 9 de diciembre las actividades de Gustavo de Arístegui realizadas, presuntamente, cuando ya tenía la máxima representación exterior. El diplomático fue muy crítico con el liderazgo de Rajoy en 2008.

Publicidad
Media: 3
Votos: 4
Comentarios:
El portavoz del PP en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, Gustavo de Arístegui, ayer durante la entrevista en su casa.

El embajador de España en la India, Gustavo de Arístegui, fotografiado en su casa cuando era portavoz del PP en el Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso y criticaba abiertamente la gestión del PP por parte de Rajoy. EFE

MADRID.- El Gobierno está dispuesto a destituir al embajador de España en la India, Gustavo de Arístegui, si el proceso abierto el 9 de diciembre por la Oficina de Conflicto de Intereses concluye que las actividades empresariales del exportavoz de Exteriores en el Congreso, publicadas en El Mundo y la Cadena Ser, han sido incompatibles con su puesto o, incluso, y aún siendo legales, pongan en entredicho el abuso de influencias del diplomático.

La vicepresidenta ha sido muy clara esta mañana en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros; además del expediente disciplinario abierto ayer por el PP a De Arístegui, sobre el que Soraya Sáenz de Santamaría ha declinado pronunciarse, la Oficina de Conflicto de Intereses, dependiente del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, está estudiando si el embajador e India incumplió la ley de Altos Cargos y la de Transparencia y Buen Gobierno, las cuales, como recordó la número dos del Gobierno, fueron aprobadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy.



El caso de De Arístegui y el diputado por Segovia y candidato a la reelección Pedro Gómez de la Serna le ha reventado a Rajoy en plena campaña electoral e ilustra comportamientos poco éticos que, en el mejor caso, y aún pudiendo ser legales, dan muy mala imagen en este momento, particularmente, sobre altos cargos políticos que no se conforman con su sueldo (un salario muy elevado en el caso de un embajador) y hacen negocios aprovechando sus respectivos puestos, reconocen fuentes del PP.

Al Gobierno y al PP no les temblará la mano para apartar a ambos políticos, aunque en el caso de Gómez de la Serna, a Rajoy, amigo del diputado, le duele más. A De Arístegui, sin embargo y pese a su reconocida valía como diplomático y experto en política exterior, ni Rajoy ni los conservadores lo echarán de menos. 

El diputado del PP por Segovia, Pedro Gómez de la Serna, y el embajador de España en India, Gustavo de Arístegui, están involucrados en una nueva trama de corrupción en el partido del Gobierno, logrando contratos para empresas españolas de gobiernos de Áf

El exportavoz parlamentario de Asuntos Exteriores durante la etapa de Rajoy en la oposición protagonizó una fuerte polémica interna en la muchos vieron una forma de postularse, incluso, como sustituto del entonces presidente del PP, que ya sufría los ataques internos de Esperanza Aguirre con especial virulencia o los de Juan Costa.

El embajador en India, que habló con Público entonces y llegó a ser llamado por Rajoy a su despacho cuando aquello era ya un escándalo público, finalmente se acogió a las tesis del hoy presidente, al que reclamaba "democracia interna" en el PP, y las aguas volvieron a su cauce. Sin embargo, cuando Rajoy ganó las elecciones en 2011, lo mandó lejos, muy lejos, a la India, una embajada importante, pero que no es el Ministerio de Exteriores al que Arístegui siempre había aspirado. Allí, alejado del mundo occidental, el flamante embajador podría haber creído que, de la misma forma que su partido le ignoraba, sus actividades empresariales pasarían desapercibidas.