Público
Público

El Gobierno de Rajoy se tambalea con el caso Bárcenas

Los pagos en negro a dirigentes del PP amenazan la credibilidad del presidente en plena campaña propagandística de recuperación económica. El partido alega desconocimiento de los hechos delictivos del extesorero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La campaña de supuestos brotes verdes que se había empeñado en vender Mariano Rajoy con los datos macroeconómicos de principios de año -desastroso dato del paro mediante- le ha estallado esta mañana por los aires y amenaza con llevarse consigo la escasa credibilidad que le queda a Rajoy y sus ministros. El culpable en primera persona es Luis Bárcenas, responsable de las finanzas del PP durante 28 años como gerente y tesorero nacional, este último cargo suministrado directamente por Rajoy en el XVI Congreso del partido en 2008, el mismo cónclave en el que María Dolores de Cospedal era nombrada secretaria general y número dos, en sustitución de Ángel Acebes.

Los responsables secundarios están por materializarse en nombres y apellidos, pero van desde dirigentes del PP que cobraban complementos salariales en negro (una media de 10.000 euros según El Mundo) hasta empresarios que pagaban comisiones a Bárcenas por la adjudicación de contratos públicos u obras y servicios relacionados con el partido, pasando por quienes, aunque no se lucraran con la técnica, la conocían y protegían con su silencio, que incluye el encubrimiento de un fraude continuado y considerable a Hacienda.

Al respecto, Cospedal ha dicho esta mañana que nada 'le consta', en sendas entrevistas a la cadena Cope y Onda Cero, y ha negado tajantemente los pagos de comisiones al Partido Popular. Las informaciones publicadas, sin embargo, desmienten este desconocimiento, y aunque apuntan su llegada a la cúpula de Génova como punto y final de la comisión de estos delitos, también recogen que sí los conocía y que los pagos en negro eran una estrategia normalizada en el partido desde la etapa de AP de Manuel Fraga.

Más tarde, en una XX conferencia intermunicipal de Andalucía, la secretaria general dijo a los militantes del PP lo siguiente: 'Quedáos bien tranquilos porque estáis en un gran partido que defiende la honraded y la decencia y un partido en el que quien la hace la paga. Tenemos una gran fortuna en España porque vivinmos en un estado social y democrático de derecho y un Gobierno que cree en la Justicia y un presidente que cree que la ley es para todos igual. Hay procedimientos judiciales que siguen su curso y así seguirá siendo', avisó.

También se ha pronunciado al respecto Ignacio Mayor Oreja, exvicesecretario del partido y ministro de Interior con José María Aznar, que sostuvo en Punto Radio que 'el daño ya está hecho y es de difícil reparación, diga lo que diga el presidente del partido o su secretaria general'.

La sede del partido del Gobierno vive desde el miércoles con desconcierto y mucha tensión las informaciones que van desde los 22 millones de Bárcenas en Suiza -conocidos ese día- hasta la ilegalidad continuada de los sobresueldos. Además de negar conocimiento de tales hechos y remitir a la investigación judicial, los conservadores aseguran que es 'una mentira indemostrable'. Sin embargo, el temor a los datos que pueda desvelar Bárcenas es un hecho en la calle Génova, pues nadie sabe qué tipo de registros o papeles pudiera manejar el tesorero sobre sus actividades ilegales.

Por un posible chantaje con la información que tenga el exsenador sobre el partido ya fue preguntado Rajoy en 2009 ante la sorpresa que provocaba incluso en sus filas la defensa cerrada que el presidente hizo de Bárcenas entre febrero de 2009 y abril de 2010, manteniéndole en sus puestos a pesar de su imputación en la trama Gürtel y apelando a su inocencia. Entonces, Rajoy afirmó que ni el ex tesorero le había chantajeado ni él era una persona que 'se moviera por chantajes'.

La estrategia de alejamiento del ex tesorero nacional que desplegó el PP al saltar la cuenta de los 22 millones en Ginebra se ha derrumbado también con la salida a la luz de una caja B en el partido, controlada por Bárcenas, nutrida por empresarios y aprovechada por varios conservadores. En Génova son conscientes de que, aunque las prácticas ilegales hubieran desaparecido con la marcha de Bárcenas, no hay justificación posible ante una ciudadanía asfixiada por los recortes del Gobierno del PP a la que se repite constantemente el mantra de 'Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades'.

La presidenta del PP de Madrid ha entrado en tromba en el debate sobre la posible financiación ilegal del partido, lo cual no tiene especialmente contentos a sus compañeros. Esperanza Aguirre -hoy mismo en RTVE- ha pedido una investigación 'hasta el final y caiga quien caiga' y ha lanzado un mensaje a los dirigentes del PP, encabezados por Cospedal: es sorprendente que 'la dirección del partido' no supiera nada. En el entorno conservador lamentan esta actitud de la ex presidenta de la Comunidad de Madrid y su falta de solidaridad con la cúpula del PP, por cuanto sobre su sucesor y hombre de máxima confianza, Ignacio González, sobrevuelan aún indicios de blanqueo en la adquisición de un ático en Marbella y acusaciones de espionaje y 'otros asuntos turbios' mientras ella defiende su honradez con vehemencia.

DISPLAY CONNECTORS, SL.