Publicado: 28.03.2014 17:07 |Actualizado: 28.03.2014 17:07

El Gobierno rechaza el 'manifestódromo' propuesto por Botella y Fernández Díaz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Quiero señalar que el Gobierno no ha reclamado ninguna posición jurídica a los ministros de Justicia e Interior sobre este punto ni está trabajando en este sentido". De esta forma ha contestado la vicepresidenta a la pregunta sobre si el Ejecutivo ha aceptado la propuesta de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, de acotar en espacios definidos para ello (conocidos ya popularmente como 'manifestódromos') las manifestaciones de protesta ciudadana, de forma que no circulen por el centro de las ciudades, en este caso, de la capital.

Con su aclaración, Soraya Sáenz de Santamaría se distancia de Botella y del ministro del Interior -que dio la razón a la alcaldesa- en su intención de aislar a los ciudadanos que deseen llevar sus quejas a la calle y se ha alineado, además, con la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, cuyas diferencias con la regidora en este asunto han saltado a los medios en los últimos días.

La portavoz del Ejecutivo ha señalado que el departamento de Cifuentes (dependiente del Ministerio del Interior) ya se encarga de analizar "en cada manifestación en qué manera esos itinerarios perjudican los menos posibles al resto de ciudadanos", esto es, a aquéllos que no se manifiestan y en cuyos derechos ha insistido particularmente la vicepresidenta para lograr el "equilibrio" entre los derechos y libertades "de todos".

Precisamente, en el sentido de garantizar la libertad de todos mediante las normas de seguridad, Sáenz de Santamaría se ha referido también a la ley propuesta por Jorge Fernández Díaz y que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha cuestionado con un duro informe que pone en entredicho la constitucionalidad de algunos de sus puntos.

La vicepresidenta, sin embargo, no se ha comprometido a cambiar el anteproyecto, sino tan sólo a "estudiar" el informe crítico de los jueces. Lo que sí ha pedido a todos los partidos, tras los hechos violentos registrados el pasado 22 de marzo, es que condenen esta violencia "sin matices", porque "una cosa es manifestarse y otra, aprovechar manifestaciones para atentar contra los derechos de todos los demás".