Público
Público

Venezuela El Gobierno responde a Caracas y expulsa al embajador venezolano

El Ejecutivo declara "persona non grata" a Mario Isea y agrava la crisis entre ambos países..

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El embajador de Venezuela en España, Mario Isea, en una foto de archivo / EMBAJADA DE VENEZUELA EN ESPAÑA

El Gobierno apenas ha tardado unas horas en responder a Caracas. El Ejecutivo de Mariano Rajoy ha tomado la vía del ojo por ojo y ha decidido expulsar al embajador venezolano en Madrid, Mario IseaAsegura que lo hace en "estricta reciprocidad" por la decisión de Venezuela de este jueves de declarar "persona non grata" al representante diplomático español en Caracas.

En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha defendido que el Ejecutivo "lamenta la decisión" de Venezuela, pero que "ante medidas de este calado" ha tenido que responder "de forma proporcional". Según el ministro, España desea mantener con Venezuela "relaciones de respeto, amistad y cooperación". Algo complicado a la vista de las últimas decisiones, que agravan la crisis entre ambos países.

Méndez de Vigo ha culpado al gobierno de Nicolás Maduro de "hacer difícil" que las relaciones mejoren. Por su parte, desde Caracas, el canciller Jorge Arreaza acusó este jueves al Gobierno de Rajoy de "continuas agresiones" y de "injerencia", motivo por el que decidieron expulsar al embajador español. Venezuela reprocha especialmente a Madrid el haber liderado la iniciativa europea de imponer sanciones contra siete altos cargos de su Ejecutivo, entre ellos el número dos, Diosdado Cabello.

Del apoyo al golpe de 2002 al "¿por qué no te callas?"

Los gobiernos español y venezolano no se han llevado precisamente bien en los últimos años, especialmente tras la llegada de Hugo Chávez y con el PP en el poder. El enfrentamiento subió de temperatura con el supuesto apoyo de Aznar al golpe de Estado en Venezuela en 2002.

Las relaciones mejoraron con el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, hasta la Cumbre Iberoamericana de 2007 en Chile, cuando el rey Juan Carlos le espetó a Chávez el ya famoso "¿Por qué no te callas?". El episodio no se zanjó hasta julio de 2008, cuando Chávez visitó España de nuevo, tras su paso por el país en 2004, y se entrevistó con el monarca y con Zapatero. 

Momento del famoso "¿por qué no te callas?".

La llegada de nuevo al Gobierno del PP en 2011 no hizo más que incrementar la tensión. Especialmente molesto se mostró Maduro cuando en octubre de 2014 Mariano Rajoy recibió a Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López; y en marzo de 2015, cuando se entrevistó con Mitzy Capriles, esposa de otro opositor encarcelado, el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma.

Desde entonces se han sucedido entre ambos países varias protestas diplomáticas, llamadas a consultas e incluso, como ahora, retiradas temporales de embajadores. En abril de 2015, después de que el Congreso aprobase una resolución pidiendo la liberación de los políticos venezolanos encarcelados, Maduro acusó a Rajoy de maniobrar contra Venezuela; al día siguiente España convocaba al embajador de Venezuela en Madrid, y Venezuela al embajador español en Caracas.

Tan solo una semana después, el 22 de abril España llamó a consultas a su embajador en Caracas en protesta por las palabras de Maduro, quien acusó al Gobierno español de "apoyar al terrorismo" en Venezuela. Las desavenencias a nivel diplomático se reprodujeron en febrero de 2017 al cumplirse tres años del encarcelamiento de Leopoldo López. Con este motivo, el presidente español pidió "justicia, derechos humanos y libertad para los presos políticos venezolanos", a lo que Maduro respondió calificando a Rajoy de "bandido" y "protector de delincuentes y asesinos". España volvió a convocar al embajador de Venezuela.

Sanciones de la UE

Caracas dio este jueves un plazo de 72 horas a Jesús Silva Fernández, el embajador español en Venezuela, para que abandone el país como respuesta a las sanciones acordadas por la Unión Europea, que Rajoy calificó de "muy merecidas". El jefe del Ejecutivo también consideró "sensato y razonable" que España lidere la acción política de la UE ante la situación en Venezuela, porque, dijo, "es su obligación y alguien tiene que ayudar" a los venezolanos ante "las brutales decisiones y la forma de entender la democracia del señor Maduro".

Tras conocer el anuncio de la expulsión de Silva Fernández, la Unión Europea condenó "firmemente" la decisión de Venezuela y expresó la "plena solidaridad con España", al tiempo que pidió a las autoridades venezolanas "revertir" la decisión, según declaró la portavoz de Exteriores de la Comisión Europea (CE), Catherine Ray.