Público
Público

El Gobierno saliente se jacta de las dificultades que tendrá Sánchez con los Presupuestos: "La fiesta ha comenzado"

Fuentes del Ejecutivo saliente subrayan que ya hay al menos tres vetos a la totalidad a la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2018 elaborados por el Gobierno Rajoy. Sacan pecho por el trabajo realizado estos seis años y medio, y restan importancia al hecho de que les hayan desalojado de La Moncloa: "Hemos pasado cosas peores"

Publicidad
Media: 3.29
Votos: 7

La vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría, acompañada del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el momento de votar durante la segunda jornada de la moción de censura presentada por el PSOE. EFE/Javier Lizón

"La fiesta ha comenzado". Así se jactan fuentes del Gobierno saliente de las dificultades que a todas luces encontrará el nuevo jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, para aprobar la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2018 (PGE), después del éxito de su moción de censura a Mariano Rajoy.

Son las cuentas elaboradas por el Gobierno del PP y, para satisfacción de los conservadores, Sánchez, que las criticó con dureza, debe ahora "comérselas con patatas" -por usar la expresión del propio Rajoy-.

Son los PGE  del Gobierno del PP, y ahora Sánchez debe "comérselas con patatas"

En concreto, desde el Ejecutivo saliente recuerdan que en el Senado ya hay registradas al menos tres vetos a la totalidad a las cuentas públicas (PDeCAT, Compromís y Bildu). Fuentes de los nacionalistas catalanes y de Compromís han señalado a Público que mantendrán sus respectivos vetos en la Cámara Alta porque los Presupuestos en cuestión no cumplen con los mínimos que entienden exigibles: "No son los nuestros", resumen. 

Según EFE, a estos vetos se añaden también los registrados por Unidos Podemos y ERC, pero no así los del PSOE. El jueves, durante la primera jornada de debate de la moción de censura, fuentes del Gobierno expresaban que será "glorioso" ver a Sánchez obligado a manejarse con las cuentas del PP -elaborar y aprobar unos nuevos Presupuestos requiere de meses-.

En otro orden de cosas, tampoco hay ni rastro de autocrítica en el discurso del Ejecutivo saliente. "Hemos cumplido con nuestro deber y no lo hemos hecho mal". "Sabemos cómo estaba [el país] y cómo lo hemos dejado", zanjan.