Público
Público

El Gobierno socialista suspende en gestión

Ya son mayoría quienes desaprueban el trabajo del Gabinete de Zapatero.Un agujero en el liderazgo, por José Luis de Zárraga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En septiembre de 2007, Rodríguez Zapatero podía estar tranquilo. A seis meses de las elecciones, las encuestas avalaban su trabajo al frente del Gobierno. Casi la mitad de los encuestados, un 48,4%, aprobaban su gestión frente a un 34,2% que la rechazaban.

Luego llegó la crisis. Mientras el Gobierno se enredaba en debates semánticos, el PP hizo de la situación económica la base de su oposición. Hoy, una año después la situación es radicalmente distinta. Quienes critican la gestión de Zapatero son mayoría.

Un 45,3% (11,1 puntos más) desaprueba las medidas tomadas por el Gobierno. Por su parte, solo un 40,1% (8,3 puntos menos) aplauden su trabajo. En sólo doce meses, las estadísticas han girado contra el Ejecutivo en casi 20 puntos.

Mientras el Gobierno perdía apoyos, la oposición los ganaba. A estas alturas de 2007, sólo un 28,5% aprobaba la gestión de Rajoy. Más de la mitad, un 53%, la censuraba. Aunque sigue muy lejos de obtener el beneplácito de los electores, la labor de oposición de los últimos meses ha conseguido reducir esos 24,5 puntos de diferencia a 18.

Además, el PP mantiene una de sus grandes fortalezas, la fidelidad de sus electores. Ocho de cada diez votantes conservadores repetirían su voto a día de hoy. Además, en caso de abandonar al PP, sólo un 1% optaría por el PSOE y ninguno por IU.  El resto optaría por terceros partidos (UPyD) o la abstención.

Los socialistas se muestran menos leales. Siete de cada diez repetirían su voto, pero un 12% se repartiría entre PP, IU u otros partidos.

El ascenso en la valoración de Rajoy no se traduce, en cambio, en un aumento de la confianza que inspira a los votantes. Casi tres de cada cuatro encuestados, un 72%, confiesan confiar poco o nada en el líder popular.  Hace un año las misma tasa era cinco puntos menor, del 67%.
Su retroceso es aún así menor que el de Zapatero. En septiembre de 2007, un 55,9% de los encuestados confiaba poco o nada en el presidente de Gobierno. En un año, se ha elevado hasta el 63,5%.

Destaca también el elevado porcentaje de votantes declarados de un partido que no confían en su propio líder. Casi un tercio de los electores socialistas desconfían de Zapatero. Aún más dificultades tiene Rajoy para convencer a los suyos después de la derrota del 9 de marzo. Un 40% de sus votantes reconoce no fiarse del presidente del PP.