Publicado: 14.05.2015 16:40 |Actualizado: 14.05.2015 16:40

El Gobierno tacha de "fracaso" de Díaz sus reveses en la votación
de investidura

La vicepresidenta obvia el tercer "no" del PP en el Parlamento andaluz a la investidura de la socialista y le pide que sea "consecuente". Asegura que el Ejecutivo dio "todas las facilidades" a la Junta para que el proyecto de Aznalcóllar saliera adelante.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
La vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros. EFE/Emilio Naranjo

La vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros. EFE/Emilio Naranjo

MADRID.-El presidente Mariano Rajoy se comprometió a dejar gobernar a la lista más votada tras unas elecciones. Lo hizo unas semanas antes de que se celebraran las elecciones andaluzas del 22 de marzo, pero no trasladó a sus oyentes -la opinión pública- que estos comicios fueran a ser una excepción, como el PP está demostrando con sus hechos.

Un viernes más, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta ha confirmado, efectivamente, que el PP no tiene intención de dejar gobernar a la lista más votada (PSOE) en la Junta de Andalucía; lo ha hecho horas después de que la tercera sesión de investidura de Susana Díaz tuviera lugar con el resultado de un tercer "no" por parte de todas las fuerzas parlamentarias autonómicas menos la socialista.

Soraya Sáenz de Santamaría ha tachado de "fracaso" esta tercera negativa de la Cámara andaluza a que Díaz acceda a la Presidencia autonómica y la ha responsabilizado de él por haber adelantado las elecciones un año antes de lo previsto. "Uno tiene que ser muy consecuente con lo que puede pasar; no era necesario ni imprescindible, así que lo que comenzó como un error se está convirtiendo en un fracaso", subrayó. Los ciudadanos "tendrán que tenerlo en cuenta a la hora de votar" el 24 de mayo, ha advertido.

El PP recibió el adelanto electoral de Díaz de forma muy negativa, sabiendo que su candidato, nombrado hace meses con muchas polémicas internas, carecía de tiempo para darse a conocer y -mucho menos- consolidarse. Juanma Moreno, una apuesta personal de la vicepresidenta y del vicesecretario enfrentado a Dolores de Cospedal, Javier Arenas, perdió 17 escaños de los 50 logrados por Arenas en 2012.

Respecto a la polémica que le ha estallado a Díaz en pleno intento de cerrar su investidura y que parece habérsela impedido definitivamente, el acto judicial que denuncia irregularidades por las adjudicaciones para explotar la mina de Aznalcóllar, la número dos del Gobierno ha asegurado que su preocupación es "doble", pues el Ejecutivo se ha volcado con este proyecto y ha dado "todas las facilidades" a la Junta. Díaz tiene que "asumir su responsabilidad -ha indicado-, porque estamos viendo unas deficiencias de gestión en la Junta que exigen explicaciones".