Público
Público

Gobierno y PP admiten fallos en el modelo del CGPJ

De la Vega dice que se pueden ·hacer mejoras" y Bermejo que le dará "una vuelta profunda"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con las horas de negociación, descalificaciones, sudores y seguro que alguna lágrima que costó pactar la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y, ahora, a los dos principales partidos del arco parlamentarios, PSOE y PP, les remuerde la conciencia por las acusaciones de politización en el procedimiento de elección que les llegaron de todos los ámbitos tras conocerse el resultado.

El primero en manifestarlo fue el ministro de Justicia, que, en la mañana de ayer, en declaraciones a RNE, lamentó que el logrado en el Consejo 'no hubiera podido ser' un mayor pluralismo y anunció su intención de 'dar una vuelta profunda' a este órgano.

La autocrítica de Mariano Fernández Bermejo coincidió en buena parte con la de la portavoz parlamentaria del PP. Soraya Sáenz de Santamaría, aunque alabó el acuerdo entre socialistas y conservadores porque ha tenido 'muy presente' la representatividad de las asociaciones, admitió que el proceso para la elección no es tan 'bueno'.

Desde el Gobierno, sin embargo, la vicepresidenta primera hizo alarde de prudencia, cautela y paciencia. María Teresa Fernández de la Vega admitió implícitamente que el modelo del Consejo no es perfecto -'Llevamos muchos años reflexionando sobre el modelo del CGPJ; sobre las mejoras que en él se pueden introducir'-, pero, optimista, defendió ante todo la buena nueva: 'Ya tenemos renovación', para, enseguida, pedir un voto de confianza a un órgano de gobierno de los jueces que está a punto de iniciar su andadura, a falta de la elección de su presidente, en la que algunas fuentes gubernamentales no descartan a una mujer.

Con todo, la número dos del Ejecutivo reconoció que en el modelo del CGPJ se podrían 'hacer mejoras para que fuese más eficaz en la definición y ejecución de su política' y recordó las reformas de la justicia que los socialistas tienen pendientes. Pidió tiempo, sin embargo, para entrar en cambios en el CGPJ, pues la última reforma -realizada a través del Pacto de Justicia de 2001, con el PP en Moncloa- se hizo 'hace relativamente poco tiempo'.

La renovación del Consejo General del Poder Judicial no por largamente esperada y duramente negociada ha obtenido éxito, pues desde todos los ámbitos -incluidos ahora los muñidores del cambio- se critica un sistema de elección que lo fabrica a imagen y semejanza del poder político.A saber y por ejemplo, los conservadores premian a una magistrada que defendió su teoría de la conspiración-capítulo ‘ácido bórico' del 11-M -Gema Gallego- y los socialistas a una ex secretaria de Estado de Seguridad del Gobierno de Felipe González - Margarita Robles-.