Publicado: 23.05.2014 15:56 |Actualizado: 23.05.2014 15:56

El Gobierno ya no muestra su apoyo explícito a Cañete como comisario europeo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Era "el mejor candidato" que podía tener el Partido Popular. Así definían todos los miembros del partido y del Gobierno al cabeza de lista de los conservadores para las elecciones europeas. Pero después de sus declaraciones machistas, que hicieron peligrar su imagen en Europa y, con ello, su ansiado puesto de comisario, Miguel Arias Cañete ya no cuenta con el apoyo explícito de sus excompañeros del Ejecutivo. Al menos, no con el de la vicepresidenta, que hoy ha eludido las preguntas al respecto en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Soraya Sáenz de Santamaría se ha escudado, como es habitual, en que desde la mesa de Moncloa no puede valorar la campaña electoral y se ha limitado a responder que la elección de candidatos a ocupar un puesto en la Comisión Europea "llevará su tiempo". "No hay que adelantar acontecimientos hasta el domingo a las 23.00 horas", esgrimió la número dos del Ejecutivo, explicando que una nueva normativa italiana impide anunciar los resultados del escrutinio electoral hasta esa hora. Es decir, que lo primero es saber los resultados de los comicios y, después, "la composición de las instituciones europeas llevará su tiempo", incidió. "Paso a paso", zanjó la número dos del Gobierno.

Sobre el posible veto de los socialistas europeos a la candidatura de Cañete, la vicepresidenta volvió sobre la misma idea: "Pido prudencia porque el proceso será largo y no hay que adelantar acontecimientos", repitió. Y, aunque sí opinó que "debe primar el interés general de España" en la elección de comisarios, en ningún caso mostró su apoyo explícito al exministro de Agricultura.

No obstante, como si quisieran contrarrestar la mala imagen de las declaraciones misóginas de Cañete, el Ejecutivo intentó hoy -último día de campaña- ondear su bandera de lucha por la igualdad. El ministro de Economía, Luis De Guindos, anunció la aprobación de la Ley de Sociedades de Capital que, entre las muchas medidas que engloba, incluye también la"recomendación" de fomentar una "presencia equilibrada" de mujeres y hombres en el Consejo de Administración de las empresas. Sin embargo, ello no conllevará sanciones para quienes no faciliten el nombramiento de mujeres en dichos organismos.

Por otro lado, a lo que sí ha respondido Sáenz de Santamaría es a las críticas que en las últimas semanas han realizado varios jueces de la Audiencia Nacional sobre la reforma de la ley de justicia universal que ha permitido ya la excarcelación de 43 narcotraficantes.  Así, la vicepresidenta ha pedido "respeto" a los jueces en cuanto a lo que se refiere a la división de poderes del Estado.

"A los jueces les corresponde juzgar y a las Cortes aprobar las leyes que ellos aplican""En un sistema de división de poderes, el Parlamento aprueba las leyes, el Ejecutivo tiene la obligación de hacerlas cumplir y los jueces la de aplicarlas", sentenció. "A cada uno de los poderes nos corresponde respetar a los demás, respetar las decisiones que adoptan los otros", añadió. "A los jueces les corresponde juzgar y a las Cortes aprobar las leyes que ellos aplican", les respondió, instándoles, en todo caso, a utilizar los "mecanismos legalmente previstos en caso de dudas sobre una determinada legislación".
Y, en defensa de la normativa propiamente dicha, Sáenz de Santamaría, esgrimió que, desde siempre ha sido una "cuestión complicada", sobre todo, cuando se trata de casos en los que ni víctimas ni culpables son españoles. "Aunque eso no quiere decir que estos delitos tengan por qué quedar impunes" -agregó- "pues las autoridades españolas pueden denunciar la comisión de un delito ante la justicia del país competente", concluyó.

El candidato del PP a las elecciones europeas ha afirmado este viernes que no piensa por ahora en ser comisario europeo tras los comicios sino que está centrado en su trabajo como candidato, y ha pedido que socialistas y populares trabajen unidos a partir del lunes para construir una nueva Europa.

En una conferencia-coloquio de Barcelona Tribuna, foro promovido por la Societat Econòmica d'Amics del País (SEBAP), La Vanguardia y la Asociación Española de Directivos (AED), ha acusado a los socialistas de minar candidatos a comisario al margen de sus capacidades como hicieron en 1999 con Loyola de Palacio.

Lo ha dicho al preguntársele si su polémica con la candidata Elena Valenciano (PSOE) merma sus opciones de ser comisario, y ha reiterado que no estuvo afortunado en sus palabras, las ha achacado al cansancio de la campaña y se ha disculpado.

Cañete acusa a los socialistas de "minar candidatos a comisario al margen de sus capacidades" Además, ha hecho un símil con el tenista Rafa Nadal que juega los partidos concentrándose en cada bola, y ha asegurado que ahora su 'bola' es liderar el PP en estas elecciones con los mejores resultados: "Yo estoy en la bola de estas europeas y en ganarlas. No tengo otra bola en este momento. El que piensa en otra bola, pierde ésta y la siguiente".

Sin embargo, asegura que no le preocupa que los socialistas hagan campaña contra él para que no sea comisario y remarca que quien propondrá un candidato español a comisario cuando lo considere oportuno será el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy: "Que sigan disparando; cuando nombren a otro, menudo disgusto se van a llevar", ha ironizado.

Antes, ha hecho un llamamiento a que socialistas y populares europeos trabajen juntos a partir del 26 de mayo en construir una Europa que reenganche a los ciudadanos y supere la lejanía hacia las instituciones europeas que percibe la gente: "En campaña se pueden hacer muchas tonterías, pero el día 26 hay que plantearse el futuro en serio".

"Todos los imperios entran en decadencia, y si no queremos que Europa entre en decadencia tenemos que hacer un montón de cosas: eso es imposible si los dos partidos no asumen su responsabilidad", ha añadido el candidato popular, que ha esgrimido que para ser competitivos es necesario emprender un proyecto de suma y esfuerzo.

Preguntado sobre la posibilidad de que el presidente de la CE pueda no ser finalmente ninguno de los aspirantes designados hasta ahora por los grupos europeos, ha reconocido que el Tratado de Lisboa permite que finalmente el grupo vencedor proponga un líder para la Comisión distinto al propuesto inicialmente.

Cañete ha explicado que el Tratado establece que debe haber vinculación entre el resultado político de las elecciones y la propuesta para presidir la CE, pero "no dice que sea necesariamente el que ha aparecido como candidato" hasta ahora, por lo que ha abierto la puerta a que, por ejemplo, el presidente de la CE no fuese Jean-Claude Juncker aunque ganen los populares europeos.

"Puede ser otra persona porque el tratado no lo impide", ha continuado el candidato del PP, que ha subrayado su afecto por Juncker y ha negado que una decisión de este tipo pudiera defraudar a los ciudadanos porque, a su juicio, al final el presidente de la CE seguiría siendo miembro de la fuerza más apoyada por los europeos.