Publicado: 19.04.2014 16:58 |Actualizado: 19.04.2014 16:58

ETA hará otro gesto de desarme tras el verano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Presionada por la izquierda abertzale y con el ojo puesto en las elecciones municipales de 2015, ETA prepara para después del verano un nuevo gesto de desarme, según han dicho a Efe fuentes de la lucha antiterrorista, que añaden que la banda ha asumido que ese paso tendrá que ser "más creíble" que el del 21 de febrero. Será con otros mediadores, previsiblemente con verificadores de las fuerzas de seguridad y con luz y taquígrafos. La izquierda abertzale se juega mucho en esos comicios y ha presionado a ETA para que vuelva a mover ficha, pero en esta ocasión quiere darle a ese "movimiento" otro cariz distinto después de la frustración que generó el del 21 de febrero pasado, cuando para muchos el gesto quedó en un simple "muestrario" de armas obsoletas que, además, la banda volvió a llevarse.

Algo distinto será ese nuevo paso. Sin suponer el desarme total, auguran las fuentes, ETA "marcará" zulos "de verdad" que podrán ser verificados por agentes policiales, y lo hará ante un grupo de mediadores internacionales que podría estar liderado por el ex secretario general de Naciones Unidas Kofi Annan. No descartan las fuentes que en alguno de los zulos marcados esté parte de las 250 armas de las alrededor de 400 que un comando etarra robó a mano armada en una empresa de la localidad francesa de Vauvert y que aún no se han recuperado. Después del "fracaso" del pasado de 21 de febrero, que no cumplió las expectativas que había levantado su anuncio a bombo y platillo, la izquierda abertzale mira ahora el calendario electoral, cuya principal cita para estas formaciones son las elecciones locales de 2015, que renovarán los ayuntamientos y las tres diputaciones vascas.

Servirán estos comicios para comprobar si mantiene el actual grado de apoyo social e, incluso, si éste aumenta, sobre todo en las dos instituciones emblemáticas -la Diputación de Guipúzcoa y el Ayuntamiento de San Sebastián- en las que Bildu ha conseguido gobernar. La izquierda abertzale ha comprobado las "ventajas" del bastón de mando, añaden las fuentes, y además es consciente de que una parte de su electorado espera y desea que ETA siga dando pasos decisivos hacia el desarme total y hacia su disolución. Y añade también otro reto: reclutar el voto más descontento del PNV, de aquellos que otorgaron su confianza a los nacionalistas pero que no han visto satisfecha su apuesta más independentista.

Por todo ello, "presiona" a la banda terrorista para que después del verano dé ese paso, a la vez que se afana en acallar algunas voces discordantes que, de momento minoritarias y aglutinadas en la corriente radical IBIL, no verían mal una vuelta a la violencia. Como gráficamente dice una fuente, la consigna es "no violencia", y si alguien "se sale del guión o se descarría, palo". Entretanto, las fuentes consultadas por Efe vislumbran una "tranquila" campaña electoral para los comicios al Parlamento Europeo, que se celebrarán el próximo 25 de mayo y de los que la izquierda abertzale será "un observador más", atenta al respaldo que las urnas pueden o no dar al partido que sustenta el Gobierno de Mariano Rajoy. Un Gobierno que insiste en no negociar con ETA y en exigir a la organización que se disuelva y entregue todo su armamento.

De todos modos, queda todavía un importante toro que lidiar: el de los presos etarras. Y en este sentido, las fuentes insisten en que la izquierda abertzale tendrá que seguir intentando mantener el equilibrio entre la búsqueda de soluciones para este colectivo y la percepción de la sociedad vasca de que apuestan por las vías democráticas. Oficialmente no se han ofrecido datos de los presos que están ya solicitando por carta el acercamiento a las cárceles del País Vasco, que también ha demandado ya un grupo de reclusos de la banda en Francia. En cualquier caso, hace apenas ocho días el colectivo de presos de ETA (EPPK) anunció en Bayona (Francia) que sus 493 integrantes van a presentar de forma progresiva e individual una demanda de acercamiento a sus lugares de origen e, incluso, prevén recurrir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo en caso de que la respuesta no les satisfaga.