Publicado: 29.12.2013 17:23 |Actualizado: 29.12.2013 17:23

Gallardón evita poner la mano en el fuego por que el PP se financiara legalmente

El ministro de Justicia deja en manos de los tribunales conocer "la verdad" sobre la existencia de una contabilidad B en el partido. Se confiesa "orgulloso" de haber tenido el apoyo de Rajoy en la reforma de la ley del aborto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Justicia se muestra muy precavido con la posibilidad de negar que hubiese existido una contabilidad B en el Partido Popular, algo que sí descarta tajantemente y siempre que se le pregunta el presidente del Gobierno. Alberto Ruiz-Gallardón, en una entrevista que publica hoy el diario La Razón, asegura tener "una absoluta confianza en el Poder Judicial" y se muestra convencido de que "la conclusión final de la misma revelará la verdad sobre las cuentas del PP".

De poco sirve al director de diario, Francisco Marhuenda, que hace la entrevista al ministro, insistir en conocer la "verdad" de éste sobre la presunta financiación ilegal del partido: "Como dirigente del PP, ¿pondría la mano en el fuego en lo relativo a la inexistencia de una contabilidad B del partido?", pregunta por primera vez sin éxito, pues Gallardón se remite al "sumario abierto que se tramita en la Audiencia Nacional". "Y esa verdad [la que desvelará el Poder Judicial], ¿cuál es?", insiste Marhuenda. "La que establezca la resolución judicial última", insiste el titular del Ejecutivo de Mariano Rajoy, que sí aclara que "con la actitud de colaboración que, en todo momento, está manteniendo el PP, la verdad se establecerá judicialmente". Si bien esa "verdad" podría ser cualquiera, a tenor de la actitud del ministro evitando negar la financiación en negro de su partido y dando así la razón al juez Pablo Ruz, que el mes pasado confirmó la existencia de indicios sobre una contabilidad paralela en el PP.

En la entrevista publicada hoy, Gallardón desmonta definitivamente el mito sobre su presunto progresismo de derechas y, preguntado por aquello de lo que se siente "más orgulloso en los dos años que lleva al frente de Justicia", sostiene que su "máximo orgullo" es "haber tenido el apoyo cerrado y firme del presidente para sacar adelante el proyecto político más importante que he hecho en toda mi vida y que probablemente haré: una ley en defensa de la vida y de los derechos de la mujer".

El ministro se arroga así en primera persona el diseño de la ley del aborto más conservadora de la democracia.