Publicado: 07.01.2014 18:07 |Actualizado: 07.01.2014 18:07

Rajoy acepta reunirse con Urkullu para hablar sobre los presos de ETA

El lehendakari presentará al presidente del Gobierno el definitivo 'Plan de Paz y Convivencia' del Ejecutivo vasco en el encuentro, que no tiene fecha todavía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno ha trasladado al lehendakari su "disposición y voluntad" a mantener el encuentro que éste le había solicitado para hablar sobre políticas de convivencia y sobre la situación de los presos de ETA. La fecha de la reunión entre ambos dirigentes, no obstante, aún no ha sido fijada, según fuentes del Ejecutivo vasco.

El pasado 30 de diciembre, Urkullu anunció que había pedido por escrito a Rajoy la celebración de un encuentro para analizar, entre otros asuntos, la situación de los presos de ETA. El lehendakari, además, tiene previsto aprovechar el encuentro para presentar al presidente del Gobierno la versión definitiva del Plan de Paz y Convivencia del Ejecutivo autonómico.

ETA permitió a su Colectivo de Presos dar el paso de asumir sus condenas y acceder a beneficios individuales contemplados en la Ley al detectar un riesgo de rebelión en el seno de su 'frente de makos'. Los emisarios de la banda en las cárceles asumieron esta realidad al término del largo debate en las prisiones donde se manifestó una gran crispación entre los reclusos y sus familiares por el paso del tiempo sin soluciones claras para los internos, según han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

El grupo de abogados afines a Arantxa Zulueta -considerado el sector duro- que aún goza de autonomía propia comprobaron el hastió de un colectivo cansado de la cárcel, muchos de ellos con largas condenas pendientes, y constataron los indicios de cisma que ha terminado por llevar a la organización a "levantar el pie del freno", indican estas fuentes.

En ocasiones, algunos presos han manifestado este malestar en público como es el caso del un exinterno de la organización que, tras recobrar la libertad, firmó una carta con el alias de Txindoki en el que denunciaba que el EPPK estaba "dominado por unos comisarios crueles, sin escrúpulos y repelentes, que si hacen lo que hacen, es porque les amparan miembros importantes de la organización (ETA)". En concreto señalaba a algunos abogados como la propia Zulueta a la que situaba como "los verdaderos delatores".

Hasta el comunicado del EPPK del pasado 28 de diciembre, ETA siempre había prohibido a sus internos acogerse a medidas de reinserción o aceptar la legalidad en contra de la izquierda abertzale que ya lo venía proponiendo estos últimos años. Las mismas fuentes consultadas añaden que la banda no podía permitirse una ruptura en el seno de las prisiones, históricamente el frente más cohesionado y el único elemento de presión que le queda a ETA además del desmantelamiento de su arsenal.

Expertos en la lucha antiterrorista consideran que tanto el comunicado del Colectivo de Presos como el acto de los terroristas en Durango ha sido una estrategia "para contentar a todos" desde el punto de vista interno, un acercamiento entre las distintas posturas del entorno etarra. Asimismo buscan confrontar este tipo de actos y pronunciamientos con la actitud del Gobierno que tachan de inmovilista. // EUROPA PRESS