Publicado: 16.12.2014 19:05 |Actualizado: 17.12.2014 00:00

Rajoy da luz verde a la precampaña de 2015: "No hay candidato mejor que yo"

El presidente del Gobierno silencia las voces del PP críticas con su liderazgo, se compromete a intensificar su presencia pública y refuerza la comunicación de La Moncloa y el Congreso.

Publicidad
Media: 2.57
Votos: 7
Comentarios:
Mariano Rajoy,  María Dolores de Cospedal, y Rafael Hernando, durante la reunión del Grupo Popular del Congreso. EFE/J.J.Guillen

Mariano Rajoy, Dolores de Cospedal y Rafael Hernando, durante la reunión del Grupo Popular del Congreso. EFE/J.J.Guillen

MADRID.- A falta de menos de seis meses para las elecciones autonómicas y municipales y de menos de un año para las generales, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha decidido dar luz verde a la precampaña dando un giro de 180 grados a su estrategia de comunicación y enviando un mensaje a los suyos. "No encuentro otro candidato mejor que yo", advirtió ayer el jefe del Ejecutivo durante una charla con periodistas en la tradicional copa de Navidad que celebra La Moncloa todos los años. Con esta afirmación, no exenta de retranca pero perfectamente estudiada, Rajoy quiere apagar las voces inquietas que, en el PP, dudan del liderazgo del gallego para afrontar las elecciones generales de 2015 en un momento en que todas las encuestas -desde el CIS a las habituales de los medios- coinciden en subrayar la pérdida abrumadora de apoyos de los conservadores, incluso, entre su férrea base electoral.

Rajoy ha confirmado su intención de ser, por cuarta vez, el candidato del PP a la Presidencia del Gobierno dentro de un año

Aparte de confirmar que su intención es ser por cuarta vez el candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, Rajoy se mostró ayer optimista con los resultados, tanto de esos comicios como de los municipales y autonómicos del 24 de mayo. Tal y como tranquilizó el lunes a los suyos en la cena de Navidad del PP de Madrid, repitió a la prensa invitada al cóctel de Presidencia: "Nos va a ir bien", y además, explicó que así lo cree porque, a pesar de su caída, el PP sigue liderando las encuestas y, al final, la gente reconoce el trabajo bien hecho, apuesta por la estabilidad y rechaza el "barullo", que, en su opinión, condiciona al otro lado del PP, los partidos de izquierdas.



El presidente del Gobierno se comprometió ayer también, en presencia de los medios que le siguen habitualmente, a intensificar su presencia en actos por todo el país; a salir más, y a explicarse más y mejor. Precisamente, las críticas internas llueven a Rajoy, sobre todo, por su ausencia en momentos clave, como lo fue el 9-N de la votación independentista en Catalunya. El jefe del Ejecutivo tardó tres días en hablar sobre un tema que preocupa enormemente a los conservadores y éstos no ahorraron críticas en privado a Rajoy. Desde el PP catalán se habló de "desamparo" absoluto. 

Evitar la abstención y explicarse bien
Rajoy sorprendió ayer a los suyos y a los de fuera con la elección de Rafael Hernando para sustituir a Alfonso Alonso como portavoz del PP en el Congreso. En realidad, en el partido creen que la sorpresa no debería ser tal, más allá de haber sido descartada esta opción, precisamente, por tratarse de la más lógica junto a la de José Antonio Bermúdez de Castro (algunas fuentes sostienen que éste rechazó ser el sustituto en el Parlamento del hoy ministro de Sanidad) 

Hernando es un pata negra del PP, forjado en mil polémicas y siempre dispuesto a dar la cara ante una cámara, incluso, cuando no está de acuerdo con las decisiones de su propio partido. Su relación con la prensa es buena, es accesible y defiende con uñas y dientes a Rajoy con duros ataques a la oposición. Es lo que necesita el líder conservador para contrarrestar aquellas opiniones de un sector del PP -tan duro como Hernando- que le reclama más contundencia con el PSOE y, sobre todo, con el nacionalismo catalán. "Es difícil encontrar a un diputado tan bregado como Rafa -asegura un compañero- y el presidente lo sabe".

"Es difícil encontrar a un diputado tan bregado en medios como Rafa [Hernando]", sostiene un diputado

​Junto a Hernando, el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, será otro de los puntales de la comunicación del Gobierno. Él mismo revelaba ayer que el jefe del Ejecutivo le había pedido que reforzase la labor de Moncloa en materia de comunicación, es decir, de la Secretaría de Estado de Comunicación, que encabeza Carmen Martínez Castro, y de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Ayllón, que fue el responsable de hacer la presentación a los medios del Portal de Transparencia el día antes de su lanzamiento a la Red, es un hombre de la máxima confianza de la vicepresidenta, un sorayo, en el argot mediático. Su estilo no tiene nada que ver con el de Hernando, salvo en que ambos son accesibles y toleran bien la presencia e interrogatorio permanente de los medios (algo mucho menos frecuente de lo que pudiera pensarse en un político). Ayllón, sin embargo, es mucho más prudente y no se le conoce polémica ni declaración altisonante alguna, al menos, de momento.

Además del nombramiento de Hernando y la responsabilidad de Ayllón y de su propia implicación ante la opinión pública, Rajoy ha pedido ya al Comité Ejecutivo del PP, al Grupo Popular y al Gobierno en pleno que comuniquen más y mejor y que den entrevistas o ruedas de prensa para explicar las medidas del Ejecutivo estos tres años y los efectos sobre una recuperación que el presidente ve ya encauzada, aunque todavía mire a Grecia con preocupación, admite.