Publicado: 12.01.2014 18:30 |Actualizado: 12.01.2014 18:30

De gota a tsunami

La plataforma ciudadana Tantaz Tanta anuncia su disolución y muestra su confianza en la "articulación de mayorías" para acabar con la dispersión de los presos vascos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El vitoriano Amets Martínez está más convencido que nunca de que no hay puertas que contengan el mar. Aún con la dulce resaca de la multitudinaria manifestación de Bilbao, el portavoz de Tantaz Tanta (Gota a gota) ha anunciado el final de esta red ciudadana. Encima de la mesa está el auto de la Audiencia Nacional que la señala como presunta sucesora de Herrira, el grupo de apoyo a los presos vascos que fue "suspendido" en octubre pasado por ese mismo tribunal.

Tras la decisión del juez Eloy Velasco de prohibir la movilización que inicialmente había convocado Tantaz Tanta ("Gota a gota") para el pasado sábado, los promotores de esta iniciativa habían decidido mantenerse en silencio, cediendo el protagonismo a los nuevos organizadores de la marcha: PNV y Sortu, a quienes acompañaron otras formaciones nacionalistas y los sindicatos ELA y LAB. Según los cálculos de la Policía Municipal de Bilbao, alrededor de 110 mil personas respondieron al llamamiento realizado por estas organizaciones.

"Había que desbloquear una situación injusta. Por una vez, los partidos han cogido el relevo, y al final ellos también se han desbloqueado. Creo que podemos estar contentos", afirma Martínez a Público. Estas serán, al menos de momento, sus últimas declaraciones a la prensa. Atrás quedan varias semanas de intenso trabajo para preparar una movilización que no transcurrió como él se imaginaba, pero casi. "Lo importante es que la gente respondió de manera masiva. El objetivo está cumplido", puntualiza.

Con las imágenes de un Bilbao abarrotado aún en la retina, el portavoz de Tantaz Tanta ha dado a conocer un comunicado en el que, bajo el sugerente título de "No hay puertas para este mar" -uno de los lemas de la exitosa campaña- destaca que la "despedida" de este grupo ha tenido que ser, cuando menos, precipitada. "Nos prohibieron la movilización, nos impidieron seguir hablando con la sociedad. Y yo, personalmente como gota, me he quedado con las ganas de cerrar con todos y todas este capítulo de nuestras vidas", destaca.

Nuestro acierto ha sido no quedarnos impasibles ante el bloqueo del proceso

Al hacer un repaso de esta experiencia, Martínez reivindica que "es posible cambiar las cosas". "Nuestro acierto -sostiene- ha sido no quedarnos impasibles ante el bloqueo del proceso de paz. Hemos decidido ser parte activa de la solución, y lo cierto es que hemos generado algo nuevo". Si bien lamenta que no haya sido posible escenificar el "mar de gotas" -símbolo de esta iniciativa- en Bilbao, advierte que igualmente ha sido una campaña exitosa. "Ahora ya sabemos que somos gota y que podemos mojar. Creo que es una filosofía en la que hay que seguir profundizando, pero nos deja ya varias características que van marcando un camino", subraya el portavoz de esta plataforma.

En otro tramo de la nota enviada a Público, Martínez reivindica la "activación social" como llave para "desbloquear" el proceso de paz. "La acción social es más eficaz cuando es realmente social -indica-. Ha sido admirable el tesón con el que nos han querido colocar etiquetas, pero creo que hemos sido muy escrupulosos a la hora de garantizar la pluralidad de la iniciativa".  Precisamente, el representante de este colectivo cree que "el tsunami" del pasado sábado "ha tenido muchos epicentros. Las olas de Tantaz Tanta llevaban agua de muchos pueblos y barrios, de muchos sectores sociales, y eso es lo que las ha hecho eficaces".

"La acción social es eficaz cuando es realmente social"

Asimismo, Martínez ha vuelto a reivindicar el "cese de la dispersión" de los presos vascos, objetivo principal de la ya disuelta plataforma. "Es algo que estamos tocando con la punta de los dedos", confía. En ese contexto, el portavoz de la ya extinguida Tantaz Tanta muestra su confianza en la apuesta por "articular mayorías" en Euskadi.

Sin embargo, aún no está muy claro cuál será el verdadero alcance y recorrido de la unión entre PNV y Sortu, las dos formaciones nacionalistas que tomaron el testigo de esta red ciudadana. En tal sentido, los próximos días y semanas resultarán claves para conocer hasta dónde llega la voluntad de ambas formaciones en este convulso proceso de paz.