Público
Público

El Govern tacha la Lomce de herida enorme al autogobierno y que será "imposible de cumplir"

CiU e ICV también se manifiestan en contra de la reforma educativa de Wert y no confían en llegar a ningún acuerdo con el PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La consejera de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña, Irene Rigau, ha calificado el proyecto de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) de 'herida enorme' al autogobierno catalán y a la dignidad institucional. La reforma contempla que el Estado avanzará el coste de escolarizar en castellano en colegios privados a alumnos que lo pidan, lo que se cobrará de los fondos que correspondan a Catalunya en la financiación autonómica.

Rigau ha afirmado que la solución adoptada por el Ministerio de Educación es 'imposible de cumplir', además de llegar al absurdo y de partir de la premisa falsa de que los centros concertados y privados se imparte la enseñanza en castellano y los públicos en catalán, recalca.

Por su parte, el portavoz de educación de CiU en el Congreso, Martí Barberà, ha manifestado hoy una confianza 'nula' en poder llegar a acuerdos con el PP sobre la reforma educativa, pues el grupo parlamentario mayoritario, ha argumentando, no está aceptando 'ninguna enmienda de nadie' en la tramitación de otras leyes.

El diputado nacionalista ha afirmado que 'no hay ningún conflicto lingüístico' en Catalunya, sino que se trata de un debate de 'interés político y nada más'. Entre otros puntos, la propuesta normativa dice que, 'excepcionalmente', los padres de comunidades con lengua cooficial podrán optar por matricular a los hijos en centros privados si no existe oferta pública o concertada de enseñanza en castellano, y corresponderá a la administración educativa sufragar los gastos de escolarización.

Ha citado Barberà las mociones del PP en el Parlamento catalán que pretenden implantar un modelo 'bilingüe' en esta comunidad, según el diputado, pero 'la mayoría de Catalunya decidió que tenía que ser un modelo de inmersión lingüística integral con el centro de gravedad en el catalán'.

Otra cosa, ha proseguido, es el que el ministro de Educación, José Ignacio Wert, 'quiera vendernos aquí buenas palabras, buenas intenciones y diálogo y que en Catalunya esté presentando, su mismo partido, otro modelo, y, por eso, no nos fiamos', ha explicado.

En respuesta a una interpelación del propio Barberà, el ministro dijo ayer en el pleno del Congreso que el equipo ministerial está buscando una fórmula de 'mutua satisfacción' sobre la cuestión lingüística a la vista de las observaciones del dictamen consultivo del Consejo de Estado.

'No hay mutua satisfacción porque el modelo es uno u otro', ha replicado hoy Barberà. Ha comentado que formalmente el PP no ha entrado en contacto con CiU en el Congreso para tratar la reforma, pues hay temas que se pueden hablar, aunque otras cuestiones, como la lingüística y competencial, ha advertido, no se pueden tocar.

Ha augurado que CiU presentaría enmienda de totalidad al proyecto que el Consejo de Ministros remita al Parlamento, tal vez mañana, si no recoge todas las recomendaciones importantes del Consejo de Estado, pero duda que vaya a ser así. En Catalunya, ha enfatizado, se están haciendo reformas educativas 'sin tocar las leyes', analizando los problemas uno a uno y aplicando soluciones.

Por su parte, el líder de ICV, Joan Herrera, ha instado este viernes al Gobierno catalán a no aplicar la Lomce porque 'es un disparate, una aberración y un acto de propaganda que intenta disimular una pésima política' del Gobierno de Mariano Rajoy. En un comunicado, ha asegurado que la normativa, impulsada por el Ministerio que encabeza José Ignacio Wert, supone 'una carga contra la lengua, la inmersión lingüística y contra la educación pública'.

Herrera también ha aprovechado para criticar la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, al acusarla de centrarse solo en defender el ámbito lingüístico y de olvidarse del aspecto relacionado con la educación pública.

'Hoy es un mal día para la educación en España'. Así se ha expresado la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, tras conocer la tramitación de la reforma educativa. Valenciano ha anunciado también que su partido no descarta presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa si el Gobierno no atiende a sus demandas durante el trámite parlamentario de la normativa en el Congreso de los Diputados. 'Primero intentaremos trabajar en el Parlamento', ha subrayado Valenciano. Además ha prometido que, en caso de que el PSOE gobierne en la próxima legislatura, derogará esta ley.

A su juicio, es 'llamativo' que el Ejecutivo no haya querido atender al 'clamor social' suscitado en torno a esta ley, que 'retrotrae a España' a los tiempos de las reválidas o del Catecismo en las escuelas y que es rechazada por toda la comunidad educativa, sindicatos y grupos de la oposición.

'No va a conseguir una mejor calidad, sino que va a comprometer el futuro de nuestros hijos. Espero que su recorrido sea corto', ha alertado la socialista, a la vez que ha subrayado que se conocerá como la ley que 'quebró el principio de igualdad en la educación', con 'menos igualdad y menos calidad' en la educación.