Público
Público

Granada no quiere placas para fusilados

El PP no colocará un rótulo en memoria de los 2.500 asesinados en el cementerio local

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La moción presentada por el grupo municipal socialista del Ayuntamiento de Granada y apoyada por Izquierda Unida para colocar en una de las tapias del cementerio de la capital una placa en memoria de los fusilados durante la Guerra Civil española no ha llegado a buen puerto.

Ayer, en sesión plenaria, los votos en contra del Partido Popular, que gobierna en la ciudad por mayoría, denegaron la propuesta. La decisión enervó a un ciudadano, familiar de una de las víctimas de la dictadura franquista, que abandonó la sala 'por vergüenza'.

El concejal popular Sebastián Pérez argumentó que dentro del camposanto, en el Patio de San Sebastián, ya existe un lugar para la memoria de Granada y que la iniciativa busca 'seguir hurgando en las heridas'. El edil, que puso en duda 'si realmente hay buena fe', acusó a la oposición de querer 'debatir sobre muerte' en vez de en temas tan preocupantes como la crisis económica.

El PSOE pidió al PP que hablara con las familias de los fusilados. Además, el concejal Isidro Olgoso expuso que no es comparable quienes murieron 'en su cama rodeados de su familia' y los que fueron 'enterrados como animales y obligados al olvido'.

Por su parte, la edil de IU Lola Ruiz exigió 'que no se oculte lo sucedido' y solicitó que la tapia, en la que fueron asesinadas más de 2.400 personas, sea declarada lugar histórico, una petición respaldada por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Granada (ARMH).

Miembros de la ARMH y de los dos grupos de oposición colocaron la placa en el exterior del cementerio el pasado 24 de julio. El Ayuntamiento la retiró días más tarde. Según ha recordado en varias ocasiones el vocal de la Asociación, Francisco Vigueras, en ese muro asesinaban cada noche hasta 80 personas, trasladadas de noche en los llamados 'camiones de la muerte' desde la prisión.

La actitud del PP contrasta con la de Madrid, donde el alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, retiró los honores a l dictador Francisco Franco.