Publicado: 31.10.2014 14:19 |Actualizado: 31.10.2014 14:19

Granados pasa la pelota de la Púnica a su amigo de la infancia: el dinero en Suiza no es suyo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El exconsejero madrileño Francisco Granados ha afirmado este viernes al juez que no tuvo ninguna relación de negocios con su amigo de la infancia David Marjaliza, considerado como uno de los conseguidores de la trama Púnica de corrupción municipal y regional.

Granados ha desmentido ser dueño de 1,6 millones de euros que las autoridades de Suiza le atribuyen como titular de una cuenta numerada. La historia que ha contado al juez central de instrucción 6, Eloy Velasco, y las fiscales Anticorrupción Carmen García y María Teresa Gálvez ha sido un tanto rocambolesca durante las dos horas y cuarto de su declaración.

Abrió una cuenta numerada en Suiza allá por el año 1996, cuando era operador de bolsa y un amigo suyo le ofreció operar desde el país helvético a través de la BNP y con cuenta numerada, según fuentes de su defensa.

Granados ingresó 320.000 euros en esa cuenta suiza. En el año 2000 se metió en política, según las mismas fuentes -en realidad, se convirtió en alcalde de Valdemoro (Madrid) en 1999-, y se dirigió al banco para cerrar la cuenta numerada. "No le dejaron cerrarla -aseguran en fuentes de su defensa-, así que se la traspasó a su amigo de la infancia".

Ese amigo es David Marjaliza, quien pagó en España 320.000 euros a Granados a cambio de quedarse con la cuenta. No consta que regularizara a Hacienda este pago.

Por su parte, Marjaliza siguió operando en dicha cuenta, y no la cerró "aunque el propio Granados se lo pidió en el año 2000, ya que estaba metido en política", indican las mismas fuentes. Su amigo de la infancia despertó el celo de las autoridades fiscales de Suiza cuando intentó hacer un traspaso de 5 millones de euros a Singapur desde esa cuenta.

La investigación suiza sostiene que hay 1,6 millones de euros en dicha cuenta que podría corresponder a Granados, que es el responsable último de dicha cuenta. Pero Granados sólo reconoce que Marjaliza le pagó 1,6 millones de euros por la venta de tres terrenos de Valdemoro y que dicha transferencia se realizó en España.

Ni mantiene negocio alguno con el supuesto conseguidor Marjaliza, ni tiene cuenta en Suiza, ni ha mediado para conceder contratos públicos cuando era consejero de Presidencia, Justicia e Interior de Esperanza Aguirre. Así lo ha asegurado al juez Velasco y a las fiscales, que han pedido para él prisión incondicional y sin fianza. Nadie le ha preguntado por las supuestas comisiones del 3% que la trama pagaba a políticos y funcionarios a cambio de contratos públicos.

Granados lleva desde el lunes en los calabozos de la Guardia Civil "a zumo y galletas", según fuentes de la defensa. Esposado, cabizbajo, cansado y con barba de varios días ha terminado su declaración y ha sido conducido a los calabozos de la Audiencia Nacional a la espera del auto que redacta ahora el juez instructor en el que razone las medidas cautelares que se adoptarán sobre él. El magistrado ya ha terminado de tomar declaración a todos los detenidos.

Granados está convencido de que esta noche dormirá en Soto del Real (Madrid), a la vista de que el juez ha enviado a prisión a la mayoría de los detenidos y que las fiscales no han creído su relato, dado que han pedido su prisión incondicional y sin fianza.


http://www.quoners.es/q/trafico-influencias