Publicado: 23.11.2013 15:11 |Actualizado: 23.11.2013 15:11

Greenpeace desafía la "ley antiprotesta" del Gobierno colgándose de un edificio en Madrid

La organización ecologista despliega una pancarta con el lema "No a la #LeyAntiProtesta" para protestar contra la Ley de Seguridad Ciudadana que defiende Interior

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Activistas de Greenpeace han desplegado en el Edificio España de Madrid una pancarta de 315 metros cuadrados en contra del "recorte del derecho a la protesta pacífica" que esta organización cree que persigue la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana que defiende el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Con el despliegue pasadas las 12:00 horas de la pancarta, en la que se podía leer "No a la #LeyAntiProtesta", Greenpeace se ha sumado a la manifestación de los movimientos sociales para pedir que "no se criminalice la protesta pacífica en la futura Ley de Seguridad Ciudadana".

La organización ecologista ha anunciado en un comunicado que comienza de esta forma una campaña activa en contra de dicha norma que sancionará con multas "muy elevadas" acciones como "subirse a edificios y la resistencia pasiva".

"Greenpeace lleva más de 40 años utilizando la protesta pacífica como forma de defender el derecho al medio ambiente y a la salud de los ciudadanos, el Gobierno no puede criminalizar algo que está en la raíz de nuestra democracia", ha sostenido Miguel Ángel Soto, portavoz de Greenpeace.

Por otra parte, Greenpeace ha recordado que el anuncio de la futura ley ha coincido con el encarcelamiento, en Rusia, de más de dos meses sin juicio previo de toda la tripulación del barco de esta organización Arctic Sunrise, que protestaba contra la plataforma petrolera de Gazprom en el Ártico.

"En España, el rechazo a esta criminalización del activismo ha sido rotundo, y más de 130.000 personas han enviado cartas a la embajada rusa para pedir su libertad. Para Greenpeace cualquier intento de endurecer las penas a los que protestan es ponernos en un camino muy peligroso contra derechos legítimos", ha concluido la organización.