Publicado: 23.11.2013 15:59 |Actualizado: 23.11.2013 15:59

Griñán advierte de que el tiempo de su generación "ha pasado"

El mensaje del expresidente de la Junta se interpreta como una advertencia a Rubalcaba, al que sólo lleva cinco años. El Congreso del PSOE de Andalucía aprueba por unanimidad el informe de gestión de su hasta ahora secretario g

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Los de mi generación hemos prestado un buen servicio a España, pero es verdad que nuestro tiempo, al menos el ejecutivo, ha pasado". Estas son las palabras con las que el expresidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, se ha despedido de su etapa como líder del PSOE andaluz durante el Congreso extraordinario del partido que se está celebrando en Granada y que nombrará a Susana Díaz como su sucesora. Son unas palabras que en el Palacio de Congresos de la ciudad donde está teniendo lugar el cónclave se han interpretado como una clara advertencia al líder federal del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba, al que Griñán tan sólo le lleva cinco años. 

Durante cerca de 50 minutos, el aún presidente del PSOE ha presentado el informe de su gestión al frente de la federación andaluza, la más importante a nivel estatal, si bien ha querido remarcar las razones por las que decidió pasar el testigo a Díaz, la gran protagonista del encuentro de este fin de semana. "Solo hacen falta ojos para ver y sentido común para tomar esa decisión", ha insistido, antes de argumentar su determinación por dejar la Junta en manos de la sevillana. "Tenía la certeza de que no sería un buen cartel electoral porque mi tiempo había pasado y la derecha iba a estar todo el día hablando de los ERE", ha asegurado.

Además del cambio generacional que a su juicio parece necesario a nivel nacional, también era imprescindible esa renovación a nivel regional. Así, ha recordado que tanto él como sus predecesores en el cargo al frente del Ejecutivo andaluz, nacieron todos entre 1944 y 1948 -Rubalcaba lo hizo en 1951-. "En nuestro caso, en el caso de Andalucía, corríamos el riesgo de que mi generación se estuviera convirtiendo en un tapón para las siguientes", ha considerado. "He querido ser un presidente y un secretario general para hacer la transición", ha añadido.

Por eso él tomó una drástica decisión. "Ha llegado al río y he cruzado el puente", ha insistido. "Pero no penséis que me voy a otra orilla distinta, sino que sigo en la misma, dando la cara, la del socialismo democrático en la que siempre me he sentido a gusto", ha dicho. Griñán ha trasladado a Susana Díaz que es el momento de empezar a ganar el futuro, mientras que él ha llegado a un momento de la vida en el que siente nostalgia de futuro y "ganas de seguir luchando por él".

El expresidente de la Junta tan sólo ha querido mandar un consejo a sus compañeros: "No os dejéis llevar por la corrección política hasta el extremo de haceros previsibles o insustanciales", les ha dicho. "Sed incansables e indomables, jamás deis batalla por vencida porque los socialistas no nos rendimos y si caemos, nos levantamos", ha proseguido, antes de recomendar a su partido que no hagan política de mero tacticismo, sino que sepan siempre mirar a la meta y "navegar hacia el puerto". "Contáis con la mejor militancia de España y con la fuerza del sur, que siempre hizo grande al socialismo español", ha remarcado.

Griñán ha recibido este sábado, en la primera jornada del congreso de los socialistas andaluces, el respaldo de todos quienes le han precedido en el uso de la palabra. Todos ellos han remarcado su "generosidad" al ceder el testigo. El clima previsible del cónclave y la unidad que se ha escenificado en el plenario ha quedado de manifiesto en la votación del informe de gestión. El texto del presidente del PSOE ha sido aprobado por unanimidad.