Público
Público

El grupo socialista define al ministro Catalá como “arma letal, un killer”con los fiscales

El titular de Justicia rehúye el debate sobre el polémico comportamiento de la cúpula del Ministerio Fiscal y defiende como “grandes profesionales” a los fiscales Juan Manuel Maza y Manuel Moix

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

El ministro de Justicia Rafael Catalá, junto a los titulares de Defensa, María Dolores de Cospedal, y de Hacienda, Cristóbal Montoro (i), durante su intervención este miércoles en la sesión del control al Gobierno en el Congreso de los Diputados / EFE

El diputado socialista Artemi Rallo, portavoz de la interpelación urgente al ministro de Justicia, Rafael Catalá, no ha tenido ningún reparo a la hora de definir su comportamiento en la polémica actuación de los máximos responsables del Ministerio Fiscal en los recientes casos de corrupción política: “Es usted un arma letal, es un verdadero killer”, ha exclamado el parlamentario socialista.

Rallo ha justificado esos calificativos porque, ha sostenido, bajo su supervisión “ya se ha cobrado varias cabezas de fiscales. Usted es el brazo armado de una estrategia diseñada por Rajoy, pero bajo su apariencia meliflua y pactista no engaña a nadie”, ha recalcado el portavoz socialista a la hora de calificar su actuación ante los casos de corrupción.

El ministro ha hecho bueno el popular dicho de que `dos no riñen si uno no quiere´. Desde el primer momento Catalá ha rehuido entrar a debatir las críticas que se le formulaban en la interpelación en la que se le conminaba a que asumiera responsabilidades políticas por sus injerencias ante el Ministerio Fiscal.

Pero no se ha quedado ahí: “El Fiscal General del Estado es un magnífico profesional, con una carrera de 31 años y un prestigio reconocido por los puestos que ha desempeñado. Su nombramiento respondió al procedimiento legalmente establecido”. Esa ha sido su definición de Juan Manuel Maza, el máximo responsable del Ministerio Público.

Con unos calificativos similares se ha referido al Fiscal Jefe anticorrupción, Manuel Moix, a quien ha defendido afirmando que “es falaz” acusarle de proteger a acusados en casos de corrupción, en concreto en la denominada operación Lezo que ha llevado a prisión al ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

Esta circunstancia le ha servido a Catalá para sacar pecho por la actuación de la Fiscalía anticorrupción. “Hay investigados en prisión”, ha asegurado como prueba del trabajo “normal y profesional”, del Ministerio Público, pese a que Rallo le había indicado que esas decisiones las toman los jueces.

“Usted sabrá lo que hace cuando sugiere acusaciones al Fiscal General del Estado de impedir investigaciones”, ha afirmado el ministro, quien ha definido como “insidias” la sugerencia de sus conversaciones con el ex presidente madrileño Ignacio González. “Si se trata de encontrar compañías busque en Google y encontrará fotos de Susana Díaz y de Javier Fernández con Ignacio González aquí en el Congreso”, ha argumentado el ministro como defensa.

El titular de Justicia se ha mostrado impasible ante las denuncias de Artemi Rallo tras relatarle las polémicas actuaciones de la cúpula de la Fiscalía en asuntos como el que afectó al ex presidente de Murcia, el popular Pedro Antonio Sánchez, a la operación Lezo, a los relevos en la Audiencia Nacional y en otras instancias de la fiscalía como los de Catalunya. “No muestra ningún atisbo de rubor, ¿no va a cambiar su rictus al conoce las conversaciones del caso Lezo?”, le ha planteado el diputado socialista.

El ministro ha finalizado la interpelación asegurando que a su interpelante “se le han ido de las manos las mentiras, ha venido aquí para confundir y para intoxicar; este tipo de planteamientos, señor diputado, hacen daño porque crean incertidumbre en las instituciones. No levante falsos testimonios”. Esa ha sido toda su defensa antes de reiterar la necesidad de llegar a acuerdos “con el primer partido de la oposición” para mejorar la administración de la justicia.

Rafael Catalá tiene por la tarde tiene una nueva cita parlamentaria, en este caso ante la comisión de Justicia de la Cámara baja. Previamente lo hará el Fiscal General del Estado. Ambos para responder sobre la polémica actuación de ambas instancias en los recientes escándalos de corrupción política. El grupo parlamentario socialista ha anunciado que levará a la próxima sesión plenaria una propuesta para su reprobación en el caso de que no asuma responsabilidades políticas. A la vista de las explicaciones del ministro esa amenaza se materializará.