Público
Público

Todos los grupos, menos UPyD, plantan al PP en la negociación de la Ley de Transparencia

La izquierda considera que la ponencia resulta "incompatible" con la falta de explicaciones del 'caso Bárcenas', y CiU y PNV creen que la salida de los principales partidos impide el acuerdo. Pons insiste en que habrá l

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En pleno apogeo del caso Bárcenas y justo cuando las nuevas revelaciones vuelven a apuntar directamente hacia el Palacio de la Moncloa, los distintos grupos parlamentarios estaban llamados este miércoles a empezar negociar con el partido mayoritario en el Gobierno, el PP, la futura Ley de Transparencia.

Ante este panorama, la izquierda ha decidido plantarse por la falta de explicaciones del Ejecutivo y ha abandonado la ponencia de la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados que se reunía esta mañana para empezar a redactar el texto normativo antes mencionado. Minutos después salian, también, los portavoces de CiU y PNV, mientras que el representante de UPyD se ha mantenido en la negociación hasta el final del encuentro

Ha sido apenas 20 minutos después de que diera comienzo la reunión, que se celebraba a puerta cerrada, cuando los portavoces de PSOE, Izquierda Plural y Grupo Mixto abandonaban la sala donde se estaba debatiendo sobre transparencia, al considerar que era incompatible hablar de ese asunto con un partido, el PP, que sigue sin ser transparente sobre su supuesta financiación ilegal y el cobro de sobresueldos.

Los socialistas ya habían presentado ayer un escrito al presidente de la Comisión Constitucional, el conservador Arturo García-Tizón, reclamándole que aplazara la creación de la ponencia por las últimas informaciones del caso Bárcenas, algo que no ha aceptado el partido mayoritario. Por eso hoy, el PSOE ha vuelto a plantear en la reunión que se retrasara la negociación, pero como ha explicado el portavoz socialista en la citada comisión José Enrique Serrano, como sus argumentos no han sido asumidos por el PP, han decidido levantarse de la mesa. 

Es "sorprendente", según él, que se pretenda "ignorar" que el Gobierno "no atiende" a la petición de transparencia que se le está haciendo por su supuesta implicación en una trama corrupta. "Hemos pedido cinco veces en los últimos meses la comparecencia del presidente para que diese una explicación pública sobre los problemas de financiación del PP, y todas han sido rechazadas", ha recordado. Por eso, como la Ley de Transparencia pretende que lo que dicen los representantes públicos y lo que hacen "se identifique una cosa con la otra", el PSOE ha dicho no sentirse en las condiciones de hacer algo que "fuera del Congreso no parece que se produzca". 

El aplazamiento que piden los socialistas sería revocable, según ha dicho Serrano, si mañana la reunión de la Diputación Permanente acepta que el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, vaya al Congreso a dar explicaciones, algo que ha sido solicitado, una vez más, por todos los grupos parlamentarios. No obstante, el PP cree que la Ley de Transparencia se tiene que aprobar a pesar de Bárcenas, si bien como ha reconocido el portavoz socialista, no ha habido durante la reunión de esta mañana ninguna alusión al extesorero de los conservadores porque "ese apellido no se ha pronunciado". 

El representante de la Izquierda Plural Joan Josep Nuet ha considerado que "el Grupo Popular está de corrupción hasta las cejas", y por eso ha lamentado que hoy haya ofrecido "un diálogo entre amigos" para que se "mire a otro lado". "Nosotros queremos mirar de frente a la sociedad española que si hoy estuviese aquí sentiría vergüenza de esta ponencia que se ha reunido como si no pasara nada y cuando el presidente del Gobierno se niega a dar explicaciones públicas", ha recalcado. A pesar de todo, Nuet ha considerado que aunque han pedido su aplazamiento, el debate sobre la Ley de Transparencia debe continuar después de que el PP aclare "de qué va eso de los papeles de Bárcenas".

En esos mismos términos se ha explicado el portavoz del Grupo Mixto en la Comisión Constitucional, Rafael Larreina, de Amaiur, que ha juzgado "importante aplazar la ponencia" hasta que se clarifique todo lo relacionado con la supuesta financiación ilegal del PP. Y es que el mero hecho de abandonar la reunión es, a su juicio, "un ejercicio de transparencia" ante la ciudadanía.

A los pocos minutos salían también los representantes de CiU y PNV, si bien estos no han querido relacionar su abandono con las nuevas revelaciones del caso Bárcenas sino con el hecho de que la salida de PSOE, Izquierda Plural y Amaiur -en nombre del Grupo Mixto- hacía que no se dieran las condiciones para seguir hablando, porque era imposible llegar a un consenso. "Una cosa no tiene nada que ver con la otra", ha asegurado el portavoz convergente, Jordi Jané, que ha recordado que su grupo también ha reclamado la comparecencia de Rajoy para hablar sobre corrupción.

Emilio Olabarria, del PNV, ha justificado además su desacuerdo con los grupos que han abandonado la mesa por el caso Bárcenas explicando que esas "razones coyunturales" se podrían "neutralizar" trabajando por que la Ley de Transparencia entre en vigor "cuanto antes". Pero también ha querido destacar "el valor del consenso" y dado que ese acuerdo no iba a ser posible por la ausencia de PSOE o IU, han decidido salir de la reunión. 

Quien sí ha permanecido hasta el final del encuentro ha sido el representante de UPyD Carlos Martínez Gorriarán. "La solución a la corrupción es tener una buena ley de transparencia", se ha justificado, antes de arremeter contra los grupos que han abandonado la mesa de negociación por considerar "incoherente" su posición con la defensa de esa transparencia.

Finalmente, Esteban González Pons, el representante del PP en la negociación de la mencionada normativa, ha querido dejar claro que se aprobará la ley "aunque sea sin el PSOE", a quien ha acusado, junto a IU de "secuestrar" la nueva legislación para hacer "ruido". Él no ha aclarado si Rajoy aceptará ir al Congreso para hablar de Bárcenas. "El posicionamiento del Grupo al respecto no me corresponde ni anunciarlo a mí ni hacerlo en el día de hoy", ha zanjado.