Publicado: 03.01.2016 14:14 |Actualizado: 03.01.2016 14:14

Los grupos podrán empezar el proceso de derogar leyes del PP antes de investir presidente del Gobierno

Pueden debatir proposiciones de ley en el Pleno del Congreso y del Senado. Pero los especialistas dudan de que sea legal aprobar definitivamente los cambios en normas como la Ley Mordaza, la reforma laboral, las tasas judiciales...

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Fachada del Congreso de los Diputados

Fachada del Congreso de los Diputados

MADRID.- La Ley Mordaza, la reforma que limita la instrucción a 6 meses y que beneficia a los corruptos, la reforma laboral, el aparente papel cero en los juzgados que no se va a cumplir, las tasas judiciales impuestas a ONG y pequeñas empresas... Numerosas reformas del Gobierno del PP cuentan con la oposición de todos los grupos parlamentarios, menos el popular.

El debate que se plantea es si las Cortes pueden actuar sin haber investido antes a un presidente del Gobierno que pueda formar un Ejecutivo. Los  grupos parlamentarios podrían iniciar el proceso para frenar estas normas antes de que sean
demasiado tarde. No obstante, la tramitación de los cambios legales y su aprobación plantea dudas entre los juristas.

Una vez constituidos el Congreso y el Senado, un grupo parlamentario podría plantear a través de proposiciones de ley el inicio del proceso para la reforma o derogación de algunas de las leyes más conflictivas aprobadas en la etapa de Mariano Rajoy.

Si ocurre, será la primera vez en la historia de la democracia española en que antes de investir al presidente en el Congreso, se presenten iniciativas legislativas y se puedan celebrar Plenos e incluso comisiones en los que debatirlas.


No hay precedentes y por tanto, las dudas jurídicas y políticas que suscita la situación son muchas, según las distintas fuentes consultadas por Europa Press.

Este martes, PSOE e IU aseguraban que si hay voluntad política, ya existe una mayoría suficiente para derogar en el Congreso gran parte de las reformas aprobadas por el PP durante la anterior legislatura que fueron duramente contestadas por la oposición.

En campaña, estas formaciones, así como Podemos y otros partidos han dejado claro que quieren derogar o cambiar a fondo la reforma laboral, la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana, rebautizada como 'Ley mordaza' por sus detractores, o la de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). En el caso de ésta última, por ejemplo, la oposición selló el compromiso expreso de revertirla en cuanto hubiera mayoría para ello.

Sin embargo, más allá de una declaración de intenciones, las peculiaridades del trámite legislativo complican que estas reformas sean finalmente aprobadas, aunque no es imposible.

13 de enero, constitución de las Cortes

Las Cortes se constituirán el 13 de enero, día en que se elegirán nuevas Mesas tanto del Congreso como del Senado, cinco días después, estarán organizados los grupos parlamentarios y, según el Reglamento de la Cámara Baja, como máximo diez después se habrán constituido la comisiones parlamentarias. Eso sí, la nueva Mesa del Congreso puede modificar esos plazos.

Las fuentes consultadas han explicado que no está expresamente regulado qué pueden o no hacer los grupos mientras duran las negociaciones para formar gobierno; como tampoco hay precedentes, la vida parlamentaria queda en manos de las nuevas Mesas, que tienen un margen de actuación.

La intervención de un Gobierno en funciones

En teoría, los grupos no estarían facultados para ejercer su labor de control a un Gobierno en funciones (no habrá por tanto sesiones con preguntas ni se debatirán mociones o proposiciones no de ley), pero sí pueden presentar proposiciones de ley; se trata de iniciativas con las que se pueden plantear normas, reformar las que están en vigor o incluso derogarlas, bien para volver a una ley anterior, bien para aprobar un texto nuevo.

Si esto ocurre, si alguien toma la iniciativa, se planteará una primera duda jurídica, según las mismas fuentes.

Un Gobierno tiene capacidad para impedir la tramitación de una proposición de ley en el Congreso y tiene 30 días para expresar su criterio en contra (aunque el único motivo es que se aumente el gasto o se disminuyan los ingresos públicos).

Sin embargo, un Gobierno en funciones tiene esta capacidad limitada, no puede informar sobre una ley, y se duda por tanto de si la propuesta podría seguir adelante: el hecho de que el Ejecutivo no pueda dar su opinión ni a favor ni en contra, ¿detiene la tramitación?

Fuentes parlamentarias señalan que la nueva Mesa debería en ese caso debe intervenir para  consultar probablemente a los servicios jurídicos del Congreso y tomar una decisión. Si se acepta que la proposición siga adelante, la toma en consideración tendrá que ser aprobada de entrada por un Pleno y pasar después a una comisión.

Otros dos meses en el Senado

Suponiendo que se superasen todos los trámites en el Congreso, que pueden prolongarse unos dos meses, la proposición pasaría después al Senado. Aquí el PP tiene mayoría absoluta y podría imponer una larga tramitación del texto, otros dos meses, al final de los cuales además rechazaría la reforma o derogación de la ley planteada.

En este caso, la propuesta tendría que volver al Congreso.Toda esta tramitación sumaría varios meses de trabajo parlamentario y para entonces, o bien se habrían convocado nuevas elecciones o se habría elegido un nuevo Gobierno, que a su vez tendría que asumir la reforma aprobada o plantear otra.