Público
Público

La Guardia Civil crea un centro para vigilar las costas y fronteras

El Gobierno gasta 18 millones en las instalaciones, financiadas por la UE al 85%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno español ha creado el Centro de Coordinación para la Vigilancia Marítima de Costas y Fronteras, que dependerá de la Guardia Civil. El 85% de su coste, 18 millones de euros, ha sido financiado por la UE.

La sala de operaciones, equipada con seis pantallas gigantes y varias filas de puestos de seguimiento informático, está conectada con los 74 estaciones sensoras (SIVE) del cuerpo armado desplegadas por las costas españolas y con los centros regionales de A Coruña, Valencia, Algeciras y Las Palmas. Esta instalación permite seguir en tiempo real cualquier incidencia con pateras y embarcaciones dedicadas al tráfico de drogas o al contrabando detectadas en aguas territoriales.

Dado que la cooperación con el sistema europeo de vigilancia Frontex es el eje de este nuevo centro, en las pantallas también aparecen las alertas correspondientes a aguas internacionales y de los países limítrofes, tanto del aérea mediterránea como de África. El objetivo del centro, que ha sido inaugurado hoy por el príncipe Felipe y estará plenamente operativo a partir del 2 de diciembre, es salvar vidas y coordinar el control fronterizo y las misiones policiales de lucha contra el narcotráfico, el contrabando y la inmigración irregular, según sus responsables.

El método de trabajo consiste en detectar cualquier movimiento sospechoso con radar, para luego identificar la embarcación con las cámaras, cuyo alcance es de 12 a 15 millas náuticas; más allá de este radio, son los buques oceánicos de la Guardia Civil, sus helicópteros y aviones quienes envían las imágenes en tiempo real.

Tal y como ha asegurado el ministro Alberto Fernández Díaz, que ha estado acompañado por el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, 36 personas han muerto este año tratando de alcanzar las costas españolas, frente a los 108 fallecidos en 2012. Los ciudadanos interceptados han pasado de 39.180 en 2006 a 3.804 en 2012, un 90% menos.

Además, España se ha convertido en el 'muro de contención' del tráfico de hachís hacia Europa', ha remarcado el ministro, quien ha resaltado la excelente colaboración de Marruecos y Argelia para combatir los movimientos clandestinos hacia el sur de Europa.

Con el nuevo centro de coordinación se pretende mejorar esta eficacia policial y evitar tragedias como la de Lampedusa, según Fernández Díaz, que ha calificado a España como 'referente' para los demás países y en la 'vanguardia europea' para la vigilancia fronteriza. Por su parte, Arsenio Fernández de Mesa, ha hecho hincapié en el 'salto cualitativo sin precedentes' en la vigilancia marítima que permite un control en tiempo real de la práctica totalidad del litoral español.