Publicado: 23.02.2016 16:07 |Actualizado: 23.02.2016 16:39

Los guardias civiles ven un "talante antidemocrático" en Fernández Díaz por dudar sobre su imparcialidad

La principal asociación de agentes, que agrupa a unos 31.000 de 68.000 totales, denuncia que las declaraciones del ministro del Interior calificando de "llamativo" que los mayores casos de corrupción afecten solo al PP son "intolerables en un Estado de Derecho"

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 15
Comentarios:
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (2-d), ha presidido hoy el acto de concesión del uso de la bandera de España a la Jefatura Superior de Policía de Aragón acompañado por el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, y el delegado del Gob

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (2-d), ha presidido este martes el acto de concesión del uso de la bandera de España a la Jefatura Superior de Policía de Aragón. EFE/Toni Galán

@CdelCastilloM

MADRID.- La brecha entre el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, y las fuerzas de seguridad del Estado, sobre las que tiene el mando político, es cada vez más grande. Y se está evidenciando en la lucha contra la corrupción: mientras los guardias civiles le piden más medios para combatirla y dicen estar "desbordados", a Fernández Díaz le resulta "llamativo" que los casos más graves sobre corrupción afecten en su gran mayoría al PP.  

"Lo que es llamativo es que los únicos casos que salgan en estos momentos tan sensibles son los que afectan al PP", expresó el ministro en una entrevista en Telecinco. "Sólo digo eso, que interpreten como quieran", añadió, sembrando dudas sobre la imparcialidad de los agentes que integran la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y los posteriores procesos judiciales.



Los guardias civiles han tachado las palabras de Fernández Díaz de "intolerables en un Estado de Derecho" y creen que revelan en realidad "su profundo talante antidemocrático", algo de lo que los agentes "han tenido sobradas muestras durante la pasada legislatura".

"Cuando la corrupción es una de las principales preocupaciones, la persona que dirige el Ministerio encargado de velar por la seguridad de la ciudadanía se permite poner en duda la labor de sus propios trabajadores"

Así lo ha expresado en un comunicado la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que agrupa a unos 31.000 agentes de un total de 68.000 que integran el cuerpo. "En un momento en el que la corrupción es una de las principales preocupaciones de los españoles, la persona que dirige el Ministerio encargado de velar por la seguridad de la ciudadanía se permite poner en duda la labor de sus propios trabajadores", acusa la asociación, la única forma de sindicarse que se les permite a los guardias civiles. 

Los jueces, objetivo implícito de las críticas del ministro del Interior, también han cargado duramente contra él. "Es una enorme falta de respeto institucional", ha afirmado este martes el portavoz de Jueces por la Democracia, Joaquím Bosch. "Nadie está por encima de la ley... y tampoco lo están los políticos", ha recordado a Fernández Díaz. 

Segundo ataque contra sus críticos 

Las declaraciones de Fernández Díaz, no son el primer ataque contra sectores institucionales cuyo trabajo le resulta molesto al ministro. Hace poco más de un mes aprobó, pese a estar ya en funciones, una Orden General para la Guardia Civil que impide que los empleados contratados por las asociaciones de agentes tengan su puesto de trabajo en dependencias oficiales.

En la práctica, esto supone condenar al paro a docenas de trabajadores de su sector más crítico dentro del cuerpo. "Hasta 50", calcula la AUGC, la única asociación que por su tamaño puede permitirse contratar empleados y que —aspecto que quizá el ministro también podría calificar de "llamativo"— es la que censura con más claridad su labor al frente de Interior.