Público
Público

Guerra no entiende por qué Rajoy no estudia suspender la autonomía de Catalunya

El ex vicepresidente del Gobierno apela al artículo 155 de la Constitución y asocia nacionalismo con corrupción. 

Publicidad
Media: 2.71
Votos: 7
Comentarios:

El presidente de Gestora, Javier Fernández, junto a Alfonso Guerra / EFE

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra ha afirmado que "no es fácil entender" por qué el Ejecutivo de Mariano Rajoy y los partidos constitucionalistas no exploran la posibilidad de aplicar el artículo 155 de la Constitución española para frenar los "pasos" del nacionalismo catalán hacia la independencia y "ruptura de la nación".

Guerra apunta a la suspensión de la autonomía de Catalunya como una posibilidad a explorar ante el intento de secesión de la Comunidad Autónoma, hecho que tacha de "grave y trascendente", en un artículo publicado este viernes por la revista 'Tiempo'.

"Se recurre a una entelequia de apelación al diálogo mientras el nacionalismo da pasos cada día hacia la ruptura de la nación", ha señalado, para después cuestionar: "¿Por qué se ignora que la Constitución establece los mecanismos para solucionar los casos en los que las autoridades no cumplen con las responsabilidades mandatadas mediante elecciones libres y democráticas?".

Y continúa diciendo que, a su juicio, "no es fácil entender que Gobierno y partidos constitucionalistas no exploren" la posibilidad, tras lo que cita textualmente el artículo 155 de la Carta Magna: si "una Comunidad Autónoma no cumpliese las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuase de forma que atente gravemente al interés general de España (...) el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas".

"Es hora de cambiar de estrategia"

Según ha defendido, "es hora de cambiar de estrategia", "de analizar qué está pasando en Catalunya y de actuar en consecuencia". "Los partidos constitucionalistas han de despertar antes de que sea tarde y las consecuencias sean aún más graves", advierte.

Y aunque sostiene que la única responsabilidad es de "los nacionalistas rebeldes", sí considera que "existen motivaciones para ser críticos con los que no han ayudado a encauzar el conflicto planteado por los nacionalistas".

"No hay dos trenes en este conflicto, solo un tren y un muro contra el que el nacionalismo quiere embestir, el muro es la Constitución de 1978", ha añadido, aunque ha criticado que el Gobierno haya optado "por una complaciente espera bajo la creencia de que las cosas se arreglarán solas, postura cómoda e irresponsable".

"Pasividad como signo de debilidad"

Guerra cree que los nacionalistas han percibido esa "pasividad" como "un signo de debilidad" y han reaccionado a ella "con una escalada de provocaciones y amenazas".

Concretamente, el socialista ha tachado de "acto antidemocrático" la manifestación convocada para apoyar al expresidente de la Generalitat de Catalunya Artur Mas al acudir al Tribunal de Justicia de Cataluña para comparecer en el juicio por la consulta del 9N.

Y ha subrayando que los nacionalistas están "rodeados por la corrupción", les ha reprochado que digan que "se trata de impedir la independencia" de Catalunya cuando la Justicia persigue los delitos que cometen: "La radicalización independentista de los nacionalistas catalanes se ha producido al compás que la Justicia iba desenmascarando su sistema mafioso de estafar a los ciudadanos", ha zanjado.