Publicado: 28.05.2015 15:44 |Actualizado: 28.05.2015 15:44

La guerra entre Gobierno y PP le estalla a Rajoy en plena crisis de liderazgo

El partido cree que la debacle electoral viene de la falta de apoyo de los ministros a la calle Génova y a los 'barones' durante la legislatura. La vicepresidenta pide serenidad.

Publicidad
Media: 2.89
Votos: 9
Comentarios:
Cospedal y Rajoy, en la sede del Partido Popular. / REUTERS

Cospedal y Rajoy, en la sede del Partido Popular. / REUTERS

La tensión entre el Gobierno de Mariano Rajoy y el Partido Popular -siempre latente pero contenida toda la legislatura- le ha estallado al presidente en forma de auténtica batalla y en plena crisis de liderazgo tras la caída en picado de votos sufrida por el PP en las elecciones del 24 de mayo.


El PP de Castilla y León, el que mejores resultados obtuvo, a pesar del descenso, ha arremetido contra el ministro de Industria, presidente del PP canario y amigo personal de Rajoy, José Manuel Soria, por criticar los resultados de Juan Vicente Herrera en algunas provincias de la comunidad.

El consejero portavoz del Gobierno leonés y número dos de Herrera, José Antonio de Santiago-Juárez, ha pedido directamente la dimisión de Soria o que "sea cesado" por Rajoy por haber criticado abiertamente al PP de Castilla y León ante los malos resultados en las provincias de Soria o Segovia cuando el ministro de Industria, según De Santiago, ha "destrozado" al partido en Canarias.

Las tensiones entre Herrera y Soria estallan furibundamente ahora después de que el presidente de Castilla y León criticara durante la precampaña la "arrogancia" del ministro con el tema de la minería y dejando caer, ya en plena resaca electoral, que esa actitud de Soria les ha llevado a perder la mayoría absoluta en la comunidad.



'Cumbres autonómicas' en el olvido

Ante el cariz que han ido tomando las cosas, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría se ha visto obligada a mediar esta misma mañana entre el PP de Castilla y León y el ministro de Industria, sugiriendo a los de Herrera que analicen los resultados antes de pedir dimisiones. La número dos de Rajoy, sin embargo, no parece la más indicada para rebajar las tensiones, cuando, según las fuentes consultadas por Público en el PP, es la responsable de la falta de apoyo que el PP ha detectado en el Ejecutivo "durante toda la legislatura".

"No basta con ir a los mítines en campaña", razonan los consultados, que coinciden prácticamente en el análisis, sino "apoyar con políticas y con actitudes", por ejemplo, convocando la Conferencia de Presidentes que Rajoy ha tenido completamente abandonada.

Efectivamente, desde que José Luis Rodríguez Zapatero dio luz verde a las cumbres autonómicas en 2004, el PSOE gobernante las celebró en octubre de ese año, en septiembre de 2005, en enero de 2007 y en diciembre de 2009. Rajoy sólo celebró una en octubre de 2012, a menos de un año de ganar las elecciones generales en noviembre de 2011.

La distancia entre el PP y el Gobierno se ha ido agrandando según avanzaba la legislatura, muy condicionada en parte por la mala relación existente entre Sáenz de Santamaría y la secretaria general del partido, Dolores de Cospedal. De hecho, hoy mismo, la también portavoz del Ejecutivo ha defendido la labor de la secretaria general -sin dar su nombre-, asegurando que de ella no saldrá "una crítica" hacia Cospedal.

Tarde, sostienen en el partido, teniendo en cuenta que hemos asistido a cuatro años de ninguneo a la labor de Génova, de responsabilizarle de la gestión de los casos de corrupción o de filtraciones que, según las fuentes, procedían de La Moncloa para desgastar a Cospedal y culminaron con la estampa poco gratificante para Rajoy del PP de Castilla-La Mancha arremetiendo públicamente en plena Semana Santa contra la vicepresidenta y Javier Arenas por la labor de desgaste emprendida contra Cospedal y a sus espaldas.