Público
Público

Trama Gürtel Anticorrupción rebaja la petición de cárcel a Correa y Costa tras su confesión en la Gürtel

En el caso del cabecilla Francisco Correa pasa a 7 años y 9 meses y para el exsecretario general del PP de la Comunidad Valenciana, Ricardo Costa, a 4 años y 3 meses, tras las confesiones que hicieron durante sus declaraciones en el juicio por la presunta financiación ilegal de la formación política.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Francisco CorreaLuis Bárcenas y Pablo Crespo en el juicio por la trama Gürtel / EFE

La Fiscalía Anticorrupción ha rebajado este martes su petición de prisión para los líderes de la trama Gürtel. En el caso del cabecilla Francisco Correa pasa de 22 años a 7 años y 9 meses y para el exsecretario general del PP de la Comunidad Valenciana (PPCV) Ricardo Costa, pasa de 7 años y 9 meses de prisión a 4 años y 3 meses.

Así lo ha anunciado la Fiscalía en una nota emitida minutos antes del inicio de la vista oral, en la que también ha modificado las penas para los otros dos cabecillas de la trama, Pablo Crespo, para quien ha solicitado 13 años y medio (antes pedía 22) y Álvaro Pérez El Bigotes, para quien ha pedido 16 años y medio (antes 27).

El Ministerio Público aplica atenuante de confesión al 'cabecilla' de la Gürtel, Francisco Correa, después de que este reconociese que el PP liderado por el entonces presidente valenciano, Francisco Camps, pagó en negro a la trama Gürtel.

También aplica la atenuante a los nueve empresarios que confesaron al comienzo de la vista oral que financiaron de forma irregular a la formación popular en Valencia. Pero Anticorrupción apenas varia su petición de condena para el resto de acusados.

Para el exvicepresidente de la Generalitat Vicente Rambla solicita ahora 6 años y 3 meses y para el ex vicesecretario general del PP valenciano David Serra 7 años y medio, lo que supone una rebaja de 3 meses a cada uno.

Aún así, la Fiscalía considerará "acreditada" la financiación ilegal del PP valenciano durante las elecciones de 2007 y 2008 y la presidencia de Francisco Camps. El PP contó con una red de empresarios que abonaban gastos electorales generados por la Gürtel mediante facturación falsa.