Publicado: 08.08.2015 23:40 |Actualizado: 09.08.2015 18:45

La Gürtel y la Púnica competían ferozmente por los contratos de los mismos ayuntamientos del PP

Desde la sede del PP y bajo la presidencia de Esperanza Aguirre, Francisco Granados sustituyó al alcalde de Majadahonda, que favorecía a Francisco Correa, para ayudar a su socio Marjaliza.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 10
Comentarios:
Francisco Granado junto a Esperanza Aguirre, en un acto del PP. EFE

Francisco Granado junto a Esperanza Aguirre, en un acto del PP. EFE

MADRID.- Dos inmensas tramas de corrupción corrían en paralelo en la Comunidad de Madrid, al menos hasta 2008, cuando el ex juez Baltasar Garzón abrió el caso Gürtel. En Majadahonda gobernaba ya Narciso de Foxá, vendido por los populares como una regeneración tras la investigación abierta contra el anterior alcalde, Guillermo Ortega, por favorecer los negocios de su amigo Francisco Correa. Era el germen de la trama Gürtel.

Los audios grabados desde 2005 por los ex concejales del PP en ese municipio, José Luis Peña y Juan José Moreno, a los que ha tenido acceso Público, muestran cómo Francisco Granados manejó desde su puesto de secretario general del PP de Madrid esta destitución de Ortega para favorecer los negocios de su amigo David Marjaliza y las empresas DICO, Harinsa y Obrum que formarían (DHO).



José Luis Peña explica a Público que “nosotros formábamos parte del Partido Popular ya con Romero de Tejada pero somos concejales de 2003 a 2007". Tejada se fue a mitad de legislatura como consejero de Caja Madrid. Ortega le sustituye porque es el primer teniente de alcalde, “también era muy de Génova pero él cae en manos de Correa que le abre cuentas en Suiza, ve que puede ganar con él mucho dinero y entonces pierde el norte y se aleja de los intereses del PP de Madrid”.

Según el ex concejal del PP, que entregó en 2008 las grabaciones que había hecho durante tres años a los diferentes miembros de ambas tramas y que dio origen al caso Gürtel, “hay un momento en que iban a salir a la venta unas parcelas y dentro del propio grupo municipal vemos que algo no cuadra. Ignacio González y Jaime González Taboada, número 3 de Cristina Cifuentes en estos momentos, habían firmado la venta de las parcelas abalando que estaba todo correcto, pero dentro del grupo municipal del PP hay marejadas porque cada uno quiere favorecer a sus empresarios. Guillermo Ortega sabía a quién se las iba a dar, a la Gürtel; en Génova querían que se las dieran a Marjaliza y la red Púnica; y en Majadahonda había un tercer grupo que quería favorecer a otro clan. Se inicia una lucha intestina entre las mafias de dentro del Partido Popular y es cuando yo voy a decirle a Esperanza Aguirre lo que pasa con el urbanismo en Majadahonda. Eso fue en el año 2004”.

No sólo se lo comunican a la presidenta del Partido Popular. También fueron a ver al secretario general de los populares, Francisco Granados. Según le cuenta Juan José Moreno al ejecutivo de DICO, Raúl Calvo: “Guillermo cometió la imprudencia que nos dijo Paco Granados en su despacho el día que fuimos a verle ya como secretario general, que nos llamaron ya cuando todo el follón, y empezó hablando en la reunión diciendo ‘el problema de Willy es que ha cortado la mano de Ricardo Romero de Tejada [ex secretario general del PP de Madrid, ex alcalde de Majadahonda y consejero de Caja Madrid en ese momento]’ y como le dije yo: Paco, no me digas más, que es lo que veníamos a decirte nosotros”.

Calvo parece ser un buen conocedor de lo que ocurre en Génova y le explica: “No, ese era un problema menor… El problema mayor es que pidió dinero a alguien y luego no se lo devolvió”. Moreno quiere profundizar: “eso es lo que nos ha llegado pero no hemos sido capaces de corroborarlo, porque nos ha llegado que había habido gente para la campaña y al final se la quedó él”. Calvo asegura que no era para la campaña sino que fue por un tema de la limpieza. “Muchas pelas y no tenía cómo devolverlas. Paco Granados no lo iba a decir, porque es imposible”. Moreno le explica, “a nosotros nos había llegado que era para las elecciones generales de Génova”.

Denuncia y expulsión

Tras sus denuncias ante Esperanza Aguirre y Granados, cuenta el ex concejal José Luis Peña, “la respuesta llegó en 2005. A Guillermo Ortega le manda a un puesto directivo en el Mercado de Puerta de Toledo y a Juan José Moreno y a mí nos expulsan, pero seguimos como concejales independientes”. La primera denuncia fuera del partido que hicieron los concejales se conoció como caso Majadahonda y la fiscalía archivó.

Guillermo Ortega, exalcalde de Majadahonda, tras la salida de la Audiencia Nacional, imputado por el caso Gürtel. EFE

La red Púnica habría fraguado su venganza. A finales de 2004, uno de los dueños de DICO y socio de David Marjaliza, Julián Jiménez de los Gavilanes, le dice al alcalde de Majadahonda, Guillermo Ortega, “que se tiene que ir, porque Guillermo le ha dado las parcelas finalmente a los Correa. En una reunión de concejales Guillermo lo cuenta, que no va a permitir lo que le han hecho que le han enviado a un tío de Génova para decirle que se vaya. Esa persona que le había enviado el PP era uno de los dueños de DICO”, explica José Luis Peña.
El ejecutivo de la empresa DICO, Raúl Calvo, está enterado de esta maniobra de David Marjaliza y Paco Granados. Le empieza explicando que Marjaliza es el que maneja los asuntos de Granados en Valdemoro y que Julián Jiménez de los Gavilanes fue a hablar con Guillermo Ortega “mandado por Paco Granados”. A Calvo no le sentaron bien las formas utilizadas, puesto que iba a seguir necesitando a los concejales para sacar su proyecto y entonces le cuenta a Juan José Moreno que Marjaliza “me dijo literalmente, si ganamos me da exactamente igual. Yo le dije, David, mucha prepotencia y mucha gilipollez es la que estás haciendo. Allá tú, por eso yo estaba personalmente bastante molesto con el trato que os había dado porque no hubiera costado nada que Pepe Peña hubiera seguido de concejal de Urbanismo como estaba, haber hecho la situación más relajada…”

En la reunión que mantiene con el concejal Juan José Moreno en octubre de 2005, el ejecutivo de DICO intenta comprarles a él y a José Luis Peña para una votación en favor de Roger Balkany, amigo de rey Juan Carlos. Ambos concejales no se dejaron comprar y finalmente tuvo que ser el alcalde Narciso de Foxá quien utilizara su voto de calidad para que el proyecto saliera adelante.

Pero durante ese año 2005, desde que fueron expulsados, no sólo la trama Púnica intentó convencerles de que les ayudarían en su nuevo partido. Es entonces cuando ‘los Correa’ se acercan a José Luis Peña y él comienza a grabarlos al igual que Moreno hace con DICO. Ambas tramas le comunican que están en desacuerdo con lo que les han hecho, pero les quieren tener de su lado aunque sea como independientes. Con esa excusa los concejales grabaron la corrupción madrileña de 2005 a 2007.

Peña confiesa que “me preocupa que si las fiscales oyeron el audio o leyeron la transcripción no hicieran nada y si no las han visto me preocupa doblemente. Cuando pasa el tiempo es cuando te empiezan a cuadrar las cosas. Cuando ves que Correa va a hablar con determinado policía, que el ministro del Interior le recibe el mismo día que declara como golfo, ves como Granados va como si fuera el rey de los Unos… pues evidentemente a los concejales nos comían”.

Con Narciso de Foxá como alcalde, Francisco Granados y David Marjaliza quedan contentos. “Nada más empezar su mandato le da a la Púnica, a David Marjaliza, la concesión del colegio Caude de Majadahonda. Con el mandato de Guillermo Ortega habíamos desechado la idea porque Majadahonda les daba la parcela gratis y lo que queríamos allí era un colegio público. Al final no lo fue y se lo dieron al amigo Marjaliza”.
En Majadahonda la Púnica también tenía una gran aliada, la concejala del PP María Victoria Cristobal, que había sido jefa de prensa de Francisco Granados. El año pasado abandonó su puesto en Majadahonda a sabiendas, como se demuestra en las conversaciones del sumario Púnica, de que estaban siendo investigados. Victoria Cristobal también se vio envuelta en el caso de los espías de la comunidad de Madrid por contratar, presuntamente, a la agencia de detectives Método 3.

Esta misma semana, el PSOE de Majadahonda denunciaba que a partir de la llegada de Narciso de Foxá al ayuntamiento suscribió también dos contratos que se refieren a la actuación de dos grupos musicales para las fiestas patronales del municipio en 2012, con las empresas Waiter Music y Saranais S.L.