Publicado: 17.12.2015 14:23 |Actualizado: 01.01.2016 22:12

Guindos, partidario de una gran coalición entre PP, PSOE y C's

El ministro de Economía en funciones dice que un Gobierno con Podemos crearía incertidumbre en mercados

Publicidad
Media: 3
Votos: 20
Comentarios:
Un  momento de la entrevista del ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, para la cadena Ser.

Gráfico del tercer sondeo del Periòdic d'Andorra. 

MADRID.- El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, se ha mostrado partidario de formar un Gobierno de coalición entre el Partido Popular, el Partido Socialista y Ciudadanos. "Sería un Gobierno con una enorme estabilidad. Para unos objetivos determinados en un periodo de tiempo dado es una posibilidad que no se debería descartar", ha señalado Guindos en declaraciones a la Cadena Ser.

A su parecer, las tres formaciones coinciden en asuntos tan importantes para España como la unidad del país, las relaciones con la Unión Europea y la lucha contra el yihadismo, por ejemplo. Según Guindos, llegar a un Gobierno de coalición de este tipo no sería sencillo por la falta de tradición de este tipo de Ejecutivos en España, pero es una posición "que se debe explorar" y que es muy común en otros países de Europa.



Según Guindos, una coalición PP, PSOE y Ciudadanos, "es una posibilidad que no se debería descartar y se debe explorar"

Guindos, en cambio, ha afirmado que la entrada en el Gobierno de partidos radicales que ponga "claramente de manifiesto que hay que revertir las reformas", en referencia a Podemos, generaría incertidumbre y falta de confianza desde el punto de vista económico, puesto que las peores crisis económicas "tienen un origen político": "Por falta de estabilidad de un Gobierno, por no haber mayorías suficientes, o también, porque la agenda de política económica no sea la correcta", ha declarado.

El titular de Economía en funciones ha recalcado que hace falta un Ejecutivo estable y que, además, tome las decisiones adecuadas porque España sigue siendo un país "vulnerable", con una tasa de paro del 20% y con la necesidad de renovar y emitir 400.000 millones de deuda.

Guindos tampoco es partidario de convocar nuevas elecciones, que se celebrarían "a finales de mayo o principios de junio". Sostiene que estas situaciones de interinidad "generan incertidumbres, incógnitas que no son lo mejor desde el punto de vista de la confianza que es necesario generar en nuestro país". Preguntado por si el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, debería dejar paso a otro miembro del PP si no consigue ser investido en primera y segunda ronda, Guindos se ha limitado a decir que Rajoy ha ganado las elecciones y que él es el "cabeza de cartel" y quien tiene que tomar la iniciativa.

Guindos tilda de "patético" que el futuro de Catalunya "dependa de la decisión de un partido antisistema"

El ministro de Economía en funciones, además, ha calificado como "patético" que el futuro político de Catalunya "dependa de la decisión de un partido antisistema". "Me parece que hay algo que se ha hecho bastante mal... Es triste", ha declarado.

A juicio del titular de Economía, la situación en la que se encuentran las negociaciones para la investidura del presidente de la Generalitat "no deja de ser curiosa",  en referencia a las discusiones en el seno de las CUP y el empate en la votación para decidir si investir a Artur Mas o no la semana pasada. "Creo que calificaría como patético el hecho de que el gobierno de la Generalitat y de una comunidad importantísima como Catalunya dependa de este tipo de circunstancias. Es triste, patético, que dependa de la decisión de un partido antisistema que quiere sacar a Catalunya de España, de la UE, del euro, de la OTAN y de no sé que más sitios".

Insiste en que es posible dejar el déficit por debajo del 3% en 2016

Sobre la situación económica, Guindos ha insistido en que es posible dejar el déficit por debajo del 3% en el año 2016, tal y como figura en el programa de estabilidad y a pesar del desvío que experimentarán este año las comunidades autónomas y la Seguridad Social que se compensará, en parte, con la situación del Estado y de los Ayuntamientos, que han evolucionado mejor de lo esperado inicialmente.

Además, la economía se ha mantenido fuerte en el cuarto trimestre, con un crecimiento del PIB "prácticamente idéntico" al del tercero, tal y como ha dicho el Banco de España, lo que ayudará a que el déficit público se acerque al objetivo del 4,2% pactado con Bruselas para 2015 y al 2,8% fijado para 2016.

El ministro en funciones ve necesario "completar" la reforma laboral con políticas activas de empleo

Preguntado por la debilidad recaudatoria de la Seguridad Social y su posible vinculación al bajo nivel de salarios, Guindos ha asegurado que el problema a corto plazo de este sistema es el empleo, puesto que hay muchos menos afiliados que en el pasado, lo que reduce los ingresos. A su parecer, con dos millones de afiliados más las cuentas de la Seguridad Social estarían en una situación "completamente diferente" y se podría recuperar el nivel de renta y de empleo que había antes de la crisis. "Y ese es el objetivo fundamental", ha subrayado, tras asegurar que lo que garantiza el futuro de la Seguridad Social es el empleo.

En cualquier caso, ha considerado necesario "completar" la reforma laboral con políticas activas de empleo porque el paro sigue por encima del 20% y porque dos tercios de los parados son de larga duración y tienen poca capacidad para recolocarse, por lo que hay que hacer un esfuerzo en políticas de formación y en educación.

Guindos asegura que, tras su próxima salida del Gobierno, no va a entrar en ningún consejo de administración de una empresa o banco 

En otro orden de cosas, Guindos se ha referido a su futuro para garantizar que no va a entrar en ningún consejo de administración de una empresa ni en ningún banco. En este sentido, ha recordado que siempre puede volver al Instituto de Empresa, que es donde estaba antes de ocupar la cartera de Economía.

En cualquier caso, ha asegurado que está satisfecho con el trabajo hecho durante estos años porque su sucesor encontrará una situación mejor que la que él se encontró, con la economía creciendo al 3%, con superávit en la cuenta corriente y creando empleo. "Es una satisfacción desde el punto de vista personal", ha concluido.