Publicado: 27.05.2014 10:14 |Actualizado: 27.05.2014 10:14

El gurú electoral de Rajoy minusvalora a Podemos y le augura un corto recorrido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Los ciudadanos usan las elecciones europeas para expresar su cabreo porque no reparten poder; no son percibidas como cruciales y por eso algunos no pierden el tiempo [en ir a votar] y otros las usan para expresar su humor". Así ha justificado esta mañana el sociólogo de cabecera de Mariano Rajoy, Pedro Arriola, los resultados del pasado 25 de mayo, en los que el bipartidismo cayó en picado dejando sitio a la irrupción de nuevas fuerzas como Podemos.

"En las europeas se puede votar tranquilamente con el corazón porque la cartera no se ve afectada", agregó el también presidente del Instituto de Estudios Sociales, que minusvaloró, así, a la formación liderada por Pablo Iglesias, a la que llegó a equiparar con los efímeros dos escaños que en su día consiguió en el Parlamento Europeo la formación liderada por José María Ruiz-Mateos. "Podemos es la expresión política concreta, en un momento determinado, de canalización de un humor complicado, del malestar de los ciudadanos", opinó Arriola, acusando al partido de extremista sin llegar a citarlo textualmente: "Es bueno que en política se exprese [el malestar] con votos y no con piedras", espetó en un desayuno informativo del Fórum Nueva Economía.

Arriola equiparó el apoyo a Pablo Iglesias con el logrado en su día por Ruiz-Mateos

Por otro lado, ejemplificó ese voto de "desahogo" -como lo definió el otro protagonista del acto, el presidente de Metroscopia, José Juan Toharia- con que "la Europa del norte" haya expresado su rechazo, por ejemplo, a la inmigración y "la del sur" haya arremetido contra el FMI, la unión monetaria, etc. "En Alemania tienen un neonazi; aquí otro tipo de frikis", equiparó. Y, sin citar de forma directa al equipo de Podemos —cuyos votos vienen, según su análisis, "de PSOE, IU y jóvenes que hasta ahora no habían tenido oportunidad de votar"—, añadió también que "en Madrid tenemos todo tipo de frikis que acaban planeando por aquí, que vienen de toda España, gente de todas las edades, colores y condiciones". "Lo digo con todos los respetos", agregó.

En cualquier caso, ni Arriola ni Toharia auguraron mucho futuro para Podemos por considerar que "no tiene suficiente estructura" como para sobrevivir en las próximas autonómicas y municipales de 2015. "Bienvenidos sean los Podemos -dijo, también en referencia a otras formaciones- pero no podrán afrontar candidaturas en 8.000 municipios donde no pueden presentarse ni PSOE ni PP", auguró el gurú del presidente, que achacó el éxito del partido a la presencia mediática de Pablo Iglesias "en redes sociales y algunas televisiones". "Estaba la necesidad, hacía falta la carretera y Podemos la ha recorrido", metaforizó.

Respecto a la crisis del bipartidismo, Arriola la negó rotundamente. "Ha habido bipartidismo desde 1977", sentenció recordando las épocas UCD-PSOE; PSOE-AP y PSOE-PP. "Lo único que han cambiado son las siglas", agregó. "Bipartidismo ya había y lo volverá a haber", zanjó, insistiendo, como ya hizo ayer la secretaria general de los conservadores, María Dolores de Cospedal , en que no se pueden homologar los resultados de las europeas con los de unas generales, ni mucho menos, dijo Arriola, "ejercer de futurólogos". "Cada elección es única e irrepetible. No se pueden jugar ahora con los resultados intentando ver qué va a pasar en otras elecciones legislativas. ¿Y si mi abuela hubiera tenido ruedas, hubiera sido una moto?", ironizó presuntuoso.

Toharia, sobre Podemos: "¿Un partido de desahogo tiene futuro? Lo dudo"

Toharia, por su parte, compartió con Arriola la idea de que las europeas sirven de "desahogo" para los electores y asumió que el resultado del pasado domingo refleja "que los españoles tiene un estado de enfado muy profundo". "Por dos razones: no ha perdonado al PSOE de [José Luis Rodríguez] Zapatero, a quien culpan de la crisis, ni al PP y al Gobierno las decisiones discutibles que han tomado y que no han generado satisfacción en casi nadie", explicó el presidente de Metroscopia. Y resumió: "Los resultados demuestran el gran desenganche emocional de la sociedad con los dos grandes partidos". No obstante, él tampoco auguró un buen futuro para Podemos."¿Un partido de desahogo tiene futuro? Lo dudo", concluyó.

El sociólogo de Rajoy: "Si la gente votara lo que dice, la derecha no hubiera ganado nunca"

Contra lo que apenas hubo críticas fue, en cambio, en relación a la pérdida de 2,6 millones de votos del PP tras una campaña electoral de perfil bajo diseñada por el vicesecretario de Organización, Carlos Floriano, y el propio Arriola.  Aun asumiendo que las encuestas previas eran lógicas en un principio porque "con la crisis económica y social del país era lógico que la intención del voto se fuera al principal partido de la oposición, no por el PP (en sí mismo), sino porque el PP es el partido del Gobierno", Arriola señaló que, en realidad, "si la gente votara lo que dice, la derecha no hubiera ganado nunca", ya que España es un país "ubicado en el centro-izquierda". Por eso decidió renunciar a la pugna ideológica: "el furor doctrinario no aporta nada porque se vota en clave de centro". E insistió en que, en cualquier caso, el PP ha vuelto a ganar los comicios. 

Más crítico fue Toharia, que llegó a admitir que el cabeza de lista de los conservadores, Miguel Arias Cañete,  "debió pedir disculpas antes" por sus "desafortunadas declaraciones" machistas. "Sí afectó a la intención de voto", reconoció. "Antes de empezar la campaña, Cañete tenía una ligera ventaja sobre el PSOE, en campaña sólo había uno o dos puntos a favor del PP y tras sus declaraciones empezó la reacción de contracción de voto del PP que se palió con sus disculpas", especificó. "Al día 25 se llega con una estimación de mucha igualdad que se rompió a última hora con el resultado que ahora sabemos", concluyó el presidente de Metroscopia. 

El presidente de Metroscopia: "Cañete debió pedir disculpas antes" En cuanto a los resultados obtenidos por el soberanismo en Catalunya, ambos ponentes volvieron a restarles importancia. "Los resultados en Catalunya son muy bonitos", volvió a bromear un crecido Arriola para insistir en que todavía no ha pasado tiempo suficiente para realizar un análisis pormenorizado de las urnas y en que, en ningún caso, se puede extrapolar esta votación a la de unas futuras generales o autonómicas. En cualquier caso, acusó al presidente de la Generalitat de haber querido "compensar la mayoría absoluta del PP en Madrid" con su adelanto electoral de 2012. "CiU ha puesto la gorra y está dejando que lleguen los votos", metaforizó de nuevo. Y, pese a todo, abogó por "alegrarse" del aumento de la participación en dicha comunidad aunque provenga "del sector soberanista".

Toharia, por su parte, criticó el "error anacrónico" que supone "jugar la carta independentista cuando Europa avanza hacia la convergencia y dos tercios de la sociedad catalana se define como catalanes y españoles por igual". En todo caso, "la independencia en Catalunya sólo ha subido marginalmente desde hace 30 años", dijo el presidente de Metroscopia, que cifró en sólo un 22% el apoyo al independentismo en la comunidad.

De otro lado, el fiel asesor de Rajoy también se mostró "convencido" de que "el PP echará de menos a Rubalcaba". Y, aunque dijo no querer hablar de su "trabajo" en el PP, sí mostró su postura respecto a la marcha del secretario general de los socialistas. Alabando su inteligencia y honestidad, Arriola definió al líder del PSOE como "un líder importante al que le ha tocado lidiar en etapas difíciles pero que no ha tenido oportunidad de merecer el acierto que merecía". "Yo dormiría tranquilo teniendo a Rubalcaba como presidente del Gobierno", le elogió.

Por eso, dijo, "el PP le echará de menos, como se echa siempre de menos a una persona con categoría, a un hombre de Estado con capacidad y experiencia acreditadas que habrá que ver si la tienen otros", lanzó Arriola, arremetiendo contra las "figuras jóvenes, nuevas" que se postulan como candidatos a dirigir al PSOE. "A la hora de gobernar, hay que tener cuidado con las novedades", espetó.