Publicado: 26.06.2015 21:59 |Actualizado: 08.01.2016 19:04

ENTREVISTA CON LARA HERNÁNDEZ

"Hay que abandonar el falso
debate del frente de izquierdas"

"¿Son Ahora Madrid, Barcelona en Comú o Zaragoza en Común frentes de izquierdas?", se pregunta la responsable de Convergencia de IU. Ése, y no otro, es el modelo que defiende Alberto Garzón, asegura.

Publicidad
Media: 3.83
Votos: 12
Comentarios:
Lara Hernández, responsable de convergencia de IU.- JAIRO VARGAS

Lara Hernández, responsable de convergencia de IU.- JAIRO VARGAS

MADRID.- Llegó a la Secretaría de Convergencia de Izquierda Unida hace un año, de la mano de Alberto Garzón, como un elemento de renovación en la organización tras las elecciones europeas. Lara Herández (Madrid, 1986) no pierde la esperanza de que haya una gran candidatura estatal con todas las fuerzas políticas y sociales por el cambio. "Queda tiempo", asegura, aunque pide a Podemos que abandone el "falso debate" sobre el frente de Izquierda. "¿Son Ahora Madrid, Barcelona en Comú o Zaragoza en Común frentes de izquierdas?", se pregunta. Ése, y no otro, es el modelo que defiende IU, asegura.



¿Qué es la unidad popular para IU?

Es poner en común los anhelos de cambios de una mayoría social y la potencia de ruptura democrática de unas fuerzas políticas que vemos que el régimen del 78 está agotado. Ponernos juntos a trabajar en lo concreto porque entendemos que así, unidos, somos más fuertes para echar al PP del Gobierno en noviembre un construir un nuevo proyecto de país desde el diagnóstico de la emergencia social.

¿Es un frente de izquierdas o una sopa de siglas, como dice Pablo Iglesias?

No. Estamos de acuerdo con Pablo Iglesias cuando afirma que no queremos un frente de izquierdas ni una sopa de siglas. Tampoco estamos hablando de acuerdos de partido firmados en mesas camilla ¿Son Ahora Madrid, Barcelona en Comú o Zaragoza en Común frentes de izquierdas? Es necesario dejar coartadas y subterfugios, arrinconar debates tramposos y falsos y empezar a hablar de prioridades políticas que necesita el país. La situación de emergencia necesita una repuesta política.

El 24-M nos ha dado una lección: necesitamos construir una alternativa real a las políticas neoliberales causantes de la crisis. Tiene que comenzar desde abajo, con la gente, en un proceso trasparente, muy amplio y de desborde de las siglas y de los partidos. Que pueda ser una alternativa política real al bipartidismo.

"Los partidos tenemos que ser herramientas al servicio de las demandas de la gente"

Hemos hecho un diagnóstico acertado del momento político actual. Hay una demanda instalada en la calle de respuesta a los problemas de la gente. Los partidos tenemos que ser herramientas al servicio de esas demandas y poner todos nuestros recursos y capital político a ese servicio. Esa es la naturaleza de un partido político. Lo hemos hecho y el 24 de mayo lo hicimos a nivel municipal. Ahora toca poner a nuestros 30.000 afiliados a batallar por una candidatura de unidad popular que gane La Moncloa.

IU tiene semejanzas con Podemos, pero uno de los elementos que nos caracteriza es que se nos reconoce por nuestra presencia en todas las luchas sociales: 15-M, Mareas Ciudadanas, Marchas de la Dignidad…la unidad popular está ahí, en las calles, en la movilización social.

Pero la gente movilizada no son la mayoría social.

No. Pero el 15-M tampoco fue un 99% de la población saliendo a las plazas. No fue un golpe en lo cuantitativo, sino en lo cualitativo. Marcó un punto de inflexión. Es síntoma de un proceso de crisis del bipartidismo y de una emergencia social que se ha colado en los hogares. Fue el nacimiento de un pensamiento político que se hace hegemónico porque obligó a readaptarse a la izquierda social, sindical y política.

La pregunta es si será la izquierda política capaz de readaptarse a ese nuevo escenario. Para mí la respuesta a eso es la unidad popular. Articular una gran candidatura unitaria estatal en torno a elementos de programa comunes.

Eso pasa por que Podemos quiera, y con IU ya ha dejado claro que no quiere. ¿Cómo se sigue dialogando con una fuerza política que ha dicho “no” en varias ocasiones?

En política un “no” dura lo que tarda en llegar un “sí”. Alberto ha hablado con Uralde (Equo) Beiras (Anova), Herrera (ICV)…hay encuentros informales pero no se trata de firmar pactos, sino de crear las condiciones objetivas para que salga algo como Barcelona en Comú. Eso no se hace en tres días.

¿Qué puede hacer que llegue ese sí?

"No se trata hacer una lista de invitados VIP en una candiadtura"

Hay que preguntárselo a Podemos. Son un elemento clave para este proceso pero no se trata hacer una lista de invitados VIP.

Hay que dar tiempo. La reunión entre Garzón e Iglesias dejó claro que había voluntad de colaboración política que pasa por seguir avanzando en el diálogo.

¿Depende la supervivencia de IU de que salga adelante este proyecto?

El futuro que pasa por esta tarea no es el de IU sino el del país. No es una tarea de IU, es una tarea de la gente. IU está al servicio de esa gente. Es un sueño de millones.

¿Sorprendió la respuesta de Pablo Iglesias a Garzón?

No, ya la conocíamos. Pero hay excepciones como Galicia y Catalunya donde Podemos está dispuesto a poner en marcha procesos de unidad. La valoración que hacemos es pedir tiempo. Ver cómo se puede formar ese espacio de colaboración política que tiene que traducirse en alcanzar la mejor fórmula entre todos para responder a esa necesidad.

"El futuro que pasa por la unidad popular no es el de IU, sino el del país"

Podemos tiene una fórmula y nosotros otra. No creemos que IU sea la única que defiende nuestra posición. Equo, ICV, Anova, Compromís…, todas las fuerzas por la transformación tienen que ver con qué fórmula se llega a sectores que aún no se han alcanzado.

¿Qué ocurre si esas fuerzas políticas aceptan la posición de Podemos; si apuestan al ‘caballo ganador’?

No somos los únicos que no queremos ir bajo paraguas el paraguas de Podemos. ¿Podemos puede solo? Esa es la pregunta clave. Nosotros somos optimistas y no nos ponemos en esa posición. Vamos a participar del cambio político, no perdemos la esperanza.

¿No tiene Alberto Garzón un plan B?

Desde la línea política aprobada por IU a día de hoy no contemplamos otro escenario en el que no participemos en el momento del cambio.

¿Eso significa que IU no se presentará sólo a las generales en ningún caso?

"¿Podemos puede solo? Esa es la pregunta clave"

El futuro no está escrito y yo no tengo ninguna bola de cristal. Construiremos un espacio en el que participen todas las personas que quieran acudir a él. No voy a despreciar el análisis político de la gente que está trabajando en ese sentido. Han surgido candidaturas ciudadanas que se han convertido en paradigmas políticos en torno los que se va a construir la nueva izquierda que venga. Para que haya unidad popular tiene que haber voluntad política, si no, no la hay.

¿Cree que Podemos tiene esa voluntad política?

Por supuesto.

¿Cómo encaja las declaraciones de Iglesias sobre IU en su última entrevista en Público?

No voy a valorarlo en el momento político actual. Creo que hay formas y formas para decir según qué cosas. Es una entrevista anterior a la reunión con Garzón. Me quedo con el Pablo Iglesias de ese encuentro, el que habla de colaboración política, porque si algo compartimos Podemos e IU es que somos proyectos políticos con vocación de cambiar la sociedad y con el objetivo de ganar. No es momento de casas comunes sino de causas comunes. No es el momento de valorar las miserias de una organización.

¿Cree que tiene razón en algo?

Yo, Garzón y más personas hemos sido críticos con nuestra organización, hemos entendido que se han hecho cosas mal. Un ejemplo es la lectura autocrítica de las elecciones europeas. No supimos leer el momento político ni el resultado de las mismas. Ahí coincidimos, en que para lograr unos resultados distintos no puedes seguir haciendo lo mismo. Como queremos resultados distintos para el país hay que priorizar la lógica de país sobre la de partido.

De la reunión volvió a quedar claro que Iglesias quiere contar con Garzón y otras personas de IU. Si no hay candidatura unitaria ¿se irá a Podemos esa gente de IU?

La unidad popular va a salir.

Llegó a ser responsable de Convergencia cuando Garzón adquirió más peso en IU. ¿Depende de que se consiga seguir su hoja de ruta el actual liderazgo de la coalición?

"No queremos que IU sea ese partido bisagra con un 5%, queremos ganar"

No, en absoluto. No estamos aquí para mantener sillones ni posiciones en una estructura organizativa. Estamos aquí porque desde las europeas hicimos una reflexión interna y una correspondiente reestructuración con la creación de la Secretaría de Proceso Constituyente y Convergencia de la que se encarga Alberto y en la que yo me ocupo de la convergencia. Converger está en el ADN de la formación. Nosotros batallamos por que la política aprobada en los documentos de la Asamblea Federal se haga realidad. No queremos que IU sea ese partido bisagra con un 5%, queremos ganar las ciudades como en mayo y, ahora, el país. En eso vamos a trabajar.

Catalunya y Galicia son dos de las zonas donde más avanzadas están las candidaturas de unidad popular. Podemos entiende su particularidad y está dispuesto a que su marca electoral vaya acompañada de otra genérica. De mantenerse así las cosas ¿Acabarán dirigentes de IU trabajando en una candidatura con las siglas de Podemos pero sin las de IU?

Los dirigentes de IU trabajan por y para la unidad popular en Galicia y en Catalunya. He estado en Galicia y la gente decía que le daba igual si eras de Podemos o de IU, sino que quería ganar. Hacen falta espacios que desborden a las siglas y en eso trabajan los dirigentes de IU. El nombre es lo de menos. La oportunidad es histórica y no la vamos a dejar pasar.

Hasta llegar a este punto, en IU se han tomando medidas drásticas. Hay una parte de la organización que no está de acuerdo con la línea de Garzón ¿Hay peligro de que IU se fracture si la hoja de ruta de Garzón falla?

Esta línea ha sido aprobada por el 91% de la organización ene l Consejo Político Federal. A Garzón le ha encargado esto la organización. No miramos hacia adentro sino hacia afuera, no al partido sino al país.