Público
Público

En Clave Tuerka “Hay una crisis del sistema y la mayoría de los partidos están muy desubicados”

Paloma Román, Doctora en Ciencias Políticas, asegura para 'La Tuerka' que la crisis de los partidos tradicionales ha dado paso a otros espacios, como Podemos, que está probando nuevas formas de relación con la ciudadanía.

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 4
Comentarios:

Juan Carlos Monedero con Lluis Orriols (Profesor de Ciencia Política en la UC3M), Paloma Román (Politóloga en la UCM), Fran Casamayor (Secretario de Organización de Podemos CM) y Mª Eugenia Rodríguez Palop (Prof. titular de Filosofía del Derecho y Filosofía Política en la UC3M)

“Podemos está en una posición de ensayo-error. Está probando nuevas formas de relación con la militancia, y con sus simpatizantes”. Son las palabras de Paloma Román, politóloga en la Universidad Complutense de Madrid, que este miércoles aseguró en La Tuerka que “hay una crisis del sistema, y que la mayoría de los partidos están muy desubicados”.

Durante el programa En Clave Tuerka, dirigido por Juan Carlos Monedero, Román analizó, junto a otros expertos en la materia, la situación de los partidos políticos en nuestro país para concluir que “los partidos son útiles, pero hay un problema claro de alejamiento de la ciudadanía, y si no solucionan este problema, es posible que dejen de ser útiles y se terminen cambiando por otros mecanismos de actividad democrática”.

Aunque advierte también que “no podemos hablar de la sociedad como un conjunto unánime. Hay gente que está despolitizada, otros indignados con el sistema, y otros que prefieren comprar el producto ya hecho que ofrecen los partidos, que es más cómodo. Porque no hay que olvidar la política-espectáculo, que en realidad se queda en la superficie. Y hay que contar con esto, con que hay personas con distinto interés por la política”, aseguró.

Mientras su compañero, Lluís Orriols, también Doctor en Ciencias Políticas, en la Universidad Carlos III de Madrid, buscó un análisis desde el punto de vista de la ciudadanía y, en ese sentido, aseguró que “se llegó a la sensación de que no importaba a qué partido votaras, porque nada iba a cambiar. Y en ese contexto nace Podemos, tratando de conectar con la gente. Los partidos políticos han dejado de tener interés en la sociedad.

Antes los partidos emanaban de la sociedad, y ahora los partidos políticos son servicios que nos ofrece el poder, porque se han ido acercando al poder. Son cada vez más poderosos”, afirmó, en referencia a los grupos políticos tradicionales ya en nuestro país. “Los partidos han encontrado un gran aliado en el Estado y en los medios de comunicación”, explicó Orriols para continuar asegurando que “viven en una situación muy cómoda. Prefieren captar los recursos del Estado y trasladar su mensaje a través de medios afines y, por tanto, están tentados a encapsularse. Por eso se ha creado una crisis de credibilidad”.

Y es de esa crisis de credibilidad de la que es hijo Podemos, que según Orriols “no es tanto un modelo del partido de masas, sino a un partido hijo de la crisis de legitimidad a los demás partidos”. Aunque matizó: “Podemos está viendo también la necesidad de una jerarquía interna. De hecho, si levantáramos el telón del resto de los partidos, encontraríamos algo parecido a lo que está pasando ahora en Podemos, porque forma parte de las dinámicas de los partidos”.

Por su parte, Fran Casamayor, Secretario de Organización de Podemos en la Comunidad de Madrid, analizó a la socialdemocracia, y aseguro que ésta, “al abrazar los grandes postulados dominantes, fue cerrando lo que estaba en el campo político a debatir”. Pero Podemos volvió a ponerlo sobre la mesa, y también a través de nuevas herramientas, como las redes sociales, de las que dijo “escapan a los cauces del poder”.

De esta forma Casamayor quisó reivindicar el grito de los indignados de 2011: “Creo que encima de la mesa hay que poner lo que el 15-M supuso. Lo que se venía a demandar eran nuevos canales de participación democrática, entraba en juego el tema de la financiación de los partidos. Y Podemos es un poco heredero de aquello, y se desarrolló una organización que se parece mucho más a la gente”.

Desde otro punto de vista, María Eugenia Rodríguez Palop, profesora de Filosofía del Derecho en la UC3M, juzgó duramente a los partidos al asegurar que “son un poco cadáveres, que con el tiempo se tendrán que ir transformando. Los partidos políticos antes eran capaces de socializar. El partido estaba vinculado a publicaciones periódicas, a actos…, y también hay otros elementos”, como “la racionalización del mundo de la política, y su vínculo con la empresa”, que según Rodríguez Palop nos llevado al “programa-bussiness” y a un poder ejecutivo “absolutamente omnipotente".

"El Gobierno tiene el control total y absoluto de la situación. Por tanto, no es sólo una degeneración del propio sistema de partidos, también del estado de partidos y del estado parlamentario en general”, asegura.

En ese sentido, la politóloga arguyó que “antes los líderes tenían que parecerse un poco entre sí, y diferenciarse lo justo. Pero creo que ahora los partidos tienen incluso la necesidad de parecerse mucho más a la gente. Y por extraño que parezca hoy Trump se parece mucho a mucha gente”, aseguró en referencia a ese cambio que se está produciendo también en las sociedades, que para Román han sido deliberadamente “despolitizadas”.