Público
Público

Independencia Catalunya Lo que hay detrás del desmarque de Teresa Rodríguez de los Anticapitalistas

La líder de Podemos Andalucía cortó de raíz cualquier vínculo con el comunicado que reconoce "la nueva república catalana" para evitar que el PSOE de Susana Díaz lo use para situarla próxima a los independentistas.

Publicidad
Media: 3.59
Votos: 22
Comentarios:

El eurodiputado Miguel Urbán junto a la líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez. /EFE

El domingo por la noche, Teresa Rodríguez cortó de raíz cualquier vínculo con el comunicado que acababa de lanzar Anticapitalistas reconociendo "la nueva república catalana". Fue una reacción fulminante a sabiendas de que el PSOE de Susana Díaz no iba a tardar en usar ese mensaje para difundir la idea de un Podemos andaluz radicalizado y próximo a los independentistas.

Dentro de un mes se conmemora el 40 aniversario del 4D (4 de diciembre de 1977), una fecha emblemática para el autogobierno andaluz, porque recuerda las manifestaciones de dos millones de andaluces reclamando una autonomía plena. PSOE y Podemos llevan meses disputándose la hegemonía de ese andalucismo.

La formación morada está más pegada a la calle y les lleva delantera, pero los socialistas han encontrado en la ambigüedad de Podemos respecto al conflicto catalán la manera de desacreditar el compromiso de la formación morada con Andalucía.

Teresa Rodríguez se encontraba el domingo en su domicilio en Cádiz cuando se enteró por los medios del comunicado de Anticapitalistas. La gaditana, que pertenece a esta corriente inserta dentro de Podemos, sabía que iban a sacar una nota, pero desconocía los términos exactos del mensaje, porque no pertenece a los órganos de dirección de Anticapitalistas.

Teresa Rodríguez y J. M. González 'Kichi' tomaron distancias rápidamente de la posición de los Anticapitalistas 

El texto daba por válida la proclamación de la independencia de Catalunya, algo que ella no comparte, pero que de inmediato abrió la puerta a las críticas del PSOE. En los pocos minutos que pasaron entre el comunicado de Anticapis y el mensaje de Rodríguez desmarcándose, un nutrido grupo de dirigentes socialistas próximos a Díaz se lanzó en las redes sociales a por la gaditana instándole a aclarar si también ella defendía la independencia ilegal de Cataluña.

Rodríguez compagina dos facetas dentro de Podemos: por un lado es uno de los rostros más reconocidos de la corriente Anticapitalistas, la tercera con mayor representación dentro de la formación morada. Por otro lado, es la coordinadora general de Podemos Andalucía. Es esta segunda faceta, que representa a los casi 600.000 votantes de la formación morada en esta comunidad, la que telefoneó el domingo a Miguel Urbán, líder de Anticapitalistas, para informarle de que ella y el alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’, iban a desvincularse cuanto antes y por escrito del comunicado oficial de su corriente.

Urbán se quejó de que los medios habían hecho una “interpretación interesada” de su mensaje y la gaditana se mostró de acuerdo, pero también subrayó que el comunicado era “ambiguo” y que las interpretaciones eran “legítimas”, porque el texto asumía “como real algo que no es una realidad para miles de catalanes, ni siquiera para muchos de los que aquel día proclamaron la independencia de Catalunya”.

Rodríguez le confirmó que, en su condición de líder de Podemos Andalucía, debía tomar distancias cuanto antes de la posición oficial de Anticapitalistas. Urbán lo aceptó a regañadientes. Las mismas razones tenía el regidor de Cádiz, que este lunes ha querido aclarar en el Consistorio que su posición dentro de Anticapis es “minoritaria”.

Rodríguez y Kichi comparten mucho de lo que dice el comunicado de Urbán: su rechazo rotundo a la aplicación del artículo 155 de la Constitución y a la intervención de la Generalitat, medidas ambas que consideran “unilaterales”, su rechazo a cesar a todo el Govern, y la reivindicación mil veces repetidas de que la solución al conflicto catalán pasar por abrir el diálogo y por la convocatoria de un referéndum legal y pactado por todas las fuerzas. Ésta es también la postura oficial de la ejecutiva de Pablo Iglesias.

Todo esto está en el comunicado de Anticapitalistas y en el mensaje posterior de los dirigentes andaluces, pero ha quedado distorsionado por esa asunción de “la nueva república catalana” por parte de los dirigentes anticapis. “Se lo han puesto suave y votando a nuestros críticos”, dicen desde la ejecutiva de Podemos Andalucía.

A vueltas con el 4D andaluz

La posición de Teresa Rodríguez respecto al conflicto catalán siempre ha dado pie al PSOE-A para retratar a un Podemos andaluz radicalizado que simpatiza con el desafío independentista catalán. Los dirigentes socialistas suelen preguntarle en público si defiende la secesión de Andalucía igual que la de Cataluña. En más de una ocasión, la presidenta de la Junta ha instado en el Parlamento a Rodríguez para que aclare si, como líder andaluza de Podemos, comparte el mensaje de Anticapitalistas, el de Iglesias o el de la marca morada en Catalunya, que acaba de ser desautorizada por la ejecutiva central y acusada de “dañar el prestigio político” de la organización por su identificación con los secesionistas.

La ambigüedad de Rodríguez respecto al conflicto catalán es aprovechada por el PSOE andaluz para desacreditarla

El PSOE andaluz suele hostigar a Teresa Rodríguez con el desafío soberanista catalán, a menudo le afean que su grupo no tenga una posición clara y unitaria al respecto. Esa “indefinición” que criticó hace unos días Carolina Bescansa y que tiene mucho que ver con la dificultad de la formación morada para articular un proyecto nacional para España sin perder por el camino a sus aliados territoriales, los comunes de Catalunya, Valencia y Galicia, que al contrario que Andalucía tienen grupo propio en el Congreso.

En este pulso también hay una estrategia calculada del PSOE-A para expulsar a Podemos del movimiento andalucista y de lucha por una autonomía plena, que tiene su máximo exponente en la reivindicación del 4D (4 de diciembre del 77) y el 28F (28 de febrero del 80), fechas emblemáticas en la conquista del autogobierno andaluz.

Díaz no quiere compartir esa bandera con Podemos, un partido que ya le disputa la hegemonía de la izquierda, y la herramienta más eficaz que ha encontrado para desacreditar a Rodríguez es su ambigüedad respecto al conflicto catalán. Así se explican también las duras críticas que los socialistas han vertido sobre Pablo Iglesias por sus recientes paralelismos entre el referéndum ilegal del 1 de octubre en Catalunya y el 4D andaluz.