Público
Público

Hermanos Cierco Moix se reunió con los dueños de la banca andorrana sin informar a los fiscales 

El abogado de la familia ofreció al fiscal jefe Anticorrupción la disposición de los hermanos a colaborar para esclarecer casos de corrupción como el caso del 3%

Publicidad
Media: 2.25
Votos: 4
Comentarios:

El nuevo fiscal Anticorrupción, Manuel Moix. EFE/Archivo

El fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, se reunió en su despacho con los hermanos Higini y Ramon Cierco, actualmente investigados en el juzgado de instrucción 38 de Madrid por un presunto delito de blanqueo de capitales en la sucursal en España de la Banca Privada de Andorra (BPA), Banco de Madrid, de la que ambos son dueños, según adelanta La Vanguardia. Los dos fiscales que investigan la causa contra los Cierco, Juan José Rosa y José Grinda, no fueron informados de este encuentro. 

El abogado de la familia, Javier Iglesias, ofreció al fiscal jefe la disposición de los Cierco a colaborar para esclarecer casos de corrupción como el caso de las comisiones del 3%, según el diario Ara.cat. No obstante, cuando este asunto estaba en manos de la Audiencia Nacional, los hermanos banqueros se ampararon en su derecho a no declarar. 

Moix relevó, por orden del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, a los fiscales que investigan las mordidas que supuestamente cobró CDC de empresarios. Teresa Duarto y Fernando Maldonado fueron designados para sustituir a José Grinda y Fernando Bermejo. 

Asimismo, el abogado de la familia Cierco se reunió con el presidente de Andorra, Toni Martí, y con el ministro de Finanzas, Jordi Cinca, para informarles de las presiones que sufrieron sus clientes por parte de la brigada política española para que les entregase datos de la familia Pujol, hecho que se investiga en el marco de la causa contra la Banca Privada d'Andorra (BPA).

El fiscal jefe Anticorrupción ordenó investigar además a José Grinda, Fernando Bermejo y Juan José Rosa, tres de los fiscales de la causa que investiga al clan Pujol, a raíz de una denuncia presentada por el empresario Rafael Pallardó, imputado desde 2011 por blanquear en Andorra millones de la mafia china. El blanqueador confeso en la Operación Emperador acusa a estos tres fiscales de coaccionarle en una reunión mantenida hace dos años. Sin embargo, asegura que el encuentro se celebró el 12 de marzo de 2015, cuando en realidad se produjo el 30 de octubre de 2014.