Publicado: 07.03.2016 11:25 |Actualizado: 07.03.2016 12:38

Homs se proclama víctima de una querella política pero dice que sólo responderá ante el Supremo

El exconseller de Presidencia y diputado de Democràcia i Llibertat acude a declarar a petición propia por la causa abierta contra Mas, Ortega y Rigau por la consulta. La Fiscalía pidió que el Supremo lo investigara por desobediencia, ante los indicios de que ordenó seguir con los preparativos del 9N tras ser suspendido por el Constitucional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El esconseller de Presidència de la Generalitat, Francesc Homs, a su llegad a la Audiencia Nacional./ EP

El esconseller de Presidencia de la Generalitat, Francesc Homs, a su llegad al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya./ EP

BARCELONA.- El exconseller de Presidencia y diputado de Democràcia i Llibertat (DiL), Francesc Homs, se ha proclamado este lunes víctima de una querella política ante el juez que investiga el 9-N, pero se ha negado a dar explicaciones concretas sobre su papel en la consulta alegando que espera hacerlo ante el Tribunal Supremo.

En su declaración voluntaria ante el juez del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) Joan Manel Abril, que investiga la querella del 9N, Homs ha pronunciado así un discurso eminentemente político, según fuentes judiciales, tras negarse a contestar a las preguntas de la Fiscalía, argumentando que la querella por la consulta ha sido impulsada por el Gobierno del Estado para frenar el soberanismo catalán.

El diputado de DiL en el Congreso ha evitado dar explicaciones al juez sobre los indicios que lo implican en la organización de la consulta del 9-N, que se desprenden de una carta firmada por él e incluida en el sumario, aduciendo que eso le corresponde hacerlo ante el Tribunal Supremo, órgano ante el que es aforado.

Homs ha llegado a las 09:14 horas a las puertas el edificio del alto tribunal catalán acompañado por el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, la consellera de Presidencia, Neus Munté, el conseller de Exteriores, Raül Romeva, así como por las exconselleras Joana Ortega e Irene Rigau, imputadas junto al expresidente catalán Artur Mas en la causa abierta a instancias de la Fiscalía por la consulta soberanista. Mas y su sucesor en la presidencia del Govern, Carles Puigdemont, lo han recibido entre aplausos y abrazos tras su declaración judicial.

Al llegar a la sede de CDC acompañado de su esposa, Homs se ha fundido en un abrazo con Mas, de quien fue su conseller de Presidencia, y posteriormente ha saludado a Puigdemont, antes de que los tres posaran ante los medios gráficos.



El actual diputado de DiL ha acudido a declarar a petición propia ante el juez del TSJC Joan Manel Abril, que instruye la causa abierta contra Mas, Ortega y Rigau por la consulta, después de que la Fiscalía pidiera que el Supremo lo investigara por desobediencia, ante los indicios de que ordenó seguir con los preparativos del 9N una vez había sido suspendido por el Tribunal Constitucional (TC).

Homs ha sido recibido en las escalinatas del TSJC por el actual senador de ERC y exjuez de la Audiencia de Barcelona Santi Vidal, que fue suspendido de su cargo de magistrado por elaborar un borrador de Constitución catalana. Antes de acceder al edificio, Homs se ha girado hacia los congregados, que coreaban gritos de "independencia", y ha levantado el pulgar en señal de victoria.

Al llegar a la sede de CDC acompañado de su esposa, Homs se ha fundido en un abrazo con Mas

Entre los dirigentes presentes para apoyar a Homs también figuran la presidenta del Parlament, Carme Forcadell; la expresidenta del Parlament Núria de Gispert, los consellers Santi Vila (Cultura), Meritxell Ruiz (Enseñanza), Josep Rull (Territorio), Jordi Baiget (Empresa) y Meritxell Borràs (Gobernación), así como los dirigentes de las plataformas soberanista ANC, Jordi Sánchez, y Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, entre otros.

También han acudido el exalcalde de Barcelona Xavier Trias, varios dirigentes de CDC como el exconseller de Justicia Germà Gordó, los diputado de JxS Lluís Llach y Jordi Turull, el eurodiputado de CDC Ramon Tremosa y la portavoz de CDC, Marta Pascal.

En una iniciativa prevista en la ley pero sin apenas precedentes, el juez ofreció a Homs la posibilidad de declarar ante el TSJC y solicitar las diligencias que creyera oportunas para aclarar su participación en los hechos antes de remitir el caso al Supremo, al que corresponde enjuiciar al exconseller porque desde las últimas elecciones generales es diputado del Congreso. De esa forma, Francesc Homs comparece ante el juez, asistido de un abogado y con los derechos de un imputado, aunque sin ser formalmente investigado, dado que esa condición solo se la puede acordar el Tribunal Supremo, ante el que es aforado.

Un delito de desobediencia

La Fiscalía pidió al TSJC que remitiera al Supremo un escrito motivado con los indicios que a su entender incriminan a Homs en la causa del 9-N, pero que el alto tribunal siguiera instruyendo el resto de la causa, que se dirige contra Mas y las exconselleras Irene Rigau y Joana Ortega.

Una vez tome declaración a Homs y practique las eventuales diligencias que su defensa pueda solicitar, el magistrado deberá decidir si remite el caso al Supremo como una pieza separada de la causa del 9-N o si le traspasa toda la investigación relacionada con la votación independentista.

La Fiscalía pidió al TSJC que remitiera al Tribunal Supremo un informe motivado sobre los indicios que, en su opinión, apuntan a que el exconseller cometió un delito de desobediencia al Tribunal Constitucional por seguir adelante con la convocatoria del 9-N tras la suspensión. Los fiscales del caso, Francisco Bañeres y Emilio Sánchez Ulled, basan sus indicios en una carta incluida en el sumario del 9N que apunta a que Homs indicó a una de las empresas encargadas de gestionar la consulta que siguiera adelante con sus preparativos porque no vulneraban la suspensión del Constitucional