Publicado: 15.03.2014 14:06 |Actualizado: 15.03.2014 14:06

Huidos de ETA sin causas pendientes ofrecen su "ayuda" para que otros miembros de la banda regresen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Huidos de ETA sin causas pendientes han ofrecido este sábado su "testimonio y ayuda" a otros miembros de la banda terrorista fugados para que "regresen a sus casas" y han asegurado que "no tienen miedo" de "hacer frente a todo lo ocurrido, ni tampoco a asumir nuestra responsabilidad". "Somos conscientes de que los Gobiernos español y francés intentan destruir el nuevo camino que hemos iniciado y que nos hará falta toda nuestra energía para avanzar, en ello estamos, con fuerza e ilusión", han asegurado.

Así lo han señalado en un acto celebrado este sábado en la localidad navarra de Alsasua, en el que han participado más de un centenar de personas, y en el que, en representación del colectivo de huidos, Aitziber Plazaola y Xabier Zubizarreta han dado lectura a un comunicado en euskera. En la comparecencia pública, en la que no se han admitido preguntas, los huidos de ETA sin causas pendientes han declarado que "durante estos últimos 50 años, cientos de vascos han sufrido y hemos sufrido el destierro". "Desgraciadamente esta situación no es nueva en la historia de Euskal Herria y al igual que períodos anteriores, en las cinco últimas décadas muchos de nuestros compatriotas han tenido que abandonar sus casas y sus pueblos, huyendo de la represión y la tortura", han indicado.

En este sentido, han abogado por "romper esta cadena para que nunca más haya exiliados vascos" y han incidido en que "ahora es el momento de superar para siempre la amenaza del destierro y la persecución política". "Queremos aportar nuestra colaboración en el desarrollo de las líneas de actuación que en Biarritz se marcaron, para iniciar el regreso de nuestros compañeros primero y para que en el futuro nadie más se vea obligado a abandonar su casa. Nuestro compromiso con ese objetivo es total", han remarcado.

En su opinión, para "alcanzar la solución definitiva es necesario contar a nuestro pueblo toda la verdad de lo ocurrido en los últimos cincuenta años". "Nosotros también tenemos mucho que decir, sobre la realidad que nos ha tocado vivir, concretamente sobre la guerra sucia, el miedo y la muerte, la tortura y la indefensión jurídica de la deportación", han expuesto. Según han declarado, pese a que "hay quienes están interesados en realizar relatos parciales de lo acontecido, haciendo desaparecer gran parte de las atrocidades cometidas, nosotros no tenemos miedo de hacer frente a todo lo ocurrido, ni tampoco a asumir nuestra responsabilidad".

Antes del acto, la presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco (Covite), Consuelo Ordóñez, ha entregado a un representante de los huidos de ETA sin causas pendientes un listado con "los 400 asesinatos de ETA que están todavía sin esclarecer".  Consuelo Ordóñez ha llegado a la Casa de Cultura de Alsasua acompañada por Laura Martín, viuda de Juan Carlos García, asesinados por los GAL, y Concepción Fernández, cuyo marido, Aurelio Prieto, fue asesinado por la banda terrorista, con carteles en los que se leía 'Condenad al terrorismo. Aclarad los asesinatos'.

Las tres representantes de Covite, tras atender a los periodistas, se han acercado a las puertas de la Casa de Cultura donde estaban accediendo algunas personas que iban a participar en el acto. Finalmente, uno de ellos les ha cogido el escrito e inmediatamente después han cerrado las puertas del edificio.

A su llegada, en declaraciones a los periodistas, Consuelo Ordóñez ha criticado que "un grupo de asesinos se presente ante la sociedad como un colectivo válido para construir la paz" y ha remarcado que las víctimas del terrorismo están "hartas" de ver "cómo el fanatismo queda impune y como causas prescritas se quedan en papel mojado". "Dicen que no tienen causas pendientes pero si no las tienen es porque el Estado de Derecho no les detuvo y no les juzgó", ha expuesto Ordóñez, para explicar que han decidido acudir a Alsasua porque "las víctimas estamos hartas de escenificaciones en las que se pisotea la dignidad de nuestros familiares".

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha dirigido este sábado a la Policía, la Guardia Civil y la Policía Foral de Navarra para que le informen si el acto celebrado en Alsasua (Navarra) sobre miembros de ETA huidos ha derivado en acciones que pudieran encajar en el delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación de las víctimas. Según la resolución del juez, en el caso de que estas acciones se hayan producido se ordenará a las fuerzas de seguridad que se identifique a sus autores y se abran las diligencias judiciales que correspondan. Este viernes Dignidad y Justicia solicitó a la Audiencia Nacional que prohibiera el acto celebrado esta mañana.

El magistrado ha analizado los informes que sobre este acto han presentado tanto la Guardia Civil como la Policía y la Policía Foral de Navarra que concluyen que ninguna de las personas que supuestamente han comparecido en el acto, huidos en su día de España por su posible relación con ETA, tienen actualmente causas pendientes en los tribunales. Ruz también ha tenido en cuenta la información de la Policía Foral que recoge que no existe ninguna publicidad ni cartelería relacionada con el acto, salvo un artículo en el diario Berria.

Así, reiterando doctrina del Supremo sobre delitos de enaltecimiento, el juez concluye que de esta convocatoria por sí misma no se desprende una "intencionalidad dirigida a la justificación de las acciones terroristas", sino que encajaría más bien en reivindicaciones relacionadas con la situación penitenciaria o judicial de personas vinculadas con ETA. Al no aparecer evidencia de un delito de enaltecimiento, según el juez, no resultaba procedente adoptar medida cautelares con respecto al acto convocado, pero sí requerir a las fuerzas de seguridad información para prevenir la comisión de delito.