Publicado: 04.12.2015 01:27 |Actualizado: 04.12.2015 01:38

Iglesias abre campaña desterrando la vieja política al pasado: "Estamos orgullosos de representar el futuro"

El líder de Podemos participa en la tradicional pegada de carteles junto a su padre en Villaralbo, Zamora, para "mandar un mensaje" al mundo rural: "No queremos vivir sin ellos".

Publicidad
Media: 4.17
Votos: 6
Comentarios:
Pablo Iglesias, junto a su padre y al candidato de Podemos por Zamora Braulio Llamero, en Villaralbo. / REUTERS

Pablo Iglesias, junto a su padre y al candidato de Podemos por Zamora Braulio Llamero, en Villaralbo. / REUTERS

Lugar: Plaza del Ayuntamiento de Villaralbo, Zamora.
Intervinientes: Pablo Iglesias, Javier Iglesias e Íñigo Errejón.
Asistentes: Más de dos centenares de personas y decenas de trabajadores de medios de comunicación han abarrotado la plaza central del pueblo. 
Incidencias: Colas de los simpatizantes para ver salir al líder de Podemos del restaurante donde cenó, y algunos empujones sin importancia cuando los simpatizantes se arremolinaron para ver la pegada de carteles y escuchar a Iglesias.

MADRID.- Un pueblo de Zamora en silencio, envuelto en la niebla, y más de doscientas personas recorriendo sus calles en una suerte de procesión, siguiendo al líder de Podemos. Pablo Iglesias ha dado el pistoletazo de salida a la campaña de Podemos sobre las 23.00 horas de este jueves, en Villaralbo, un pueblo de 2.000 habitantes de Zamora, prometiendo que hoy arranca "la campaña del cambio".

El candidato de Podemos a La Moncloa cree que el 20-D "se elige entre el pasado y el futuro, entre lo viejo y lo nuevo", y da por desterrados a los representantes de la vieja política que han gobernado hasta ahora: "Estamos orgullosos de representar el futuro de nuestro país", afirmaba, asegurando que están cargados de ánimo, que "huele a remontada". "Es un orgullo haber llegado hasta aquí, ahora toca ganar y estamos convencido de que la gente de nuestro país nos va a empujar para hacerlo".

La costumbre es que las campañas para las generales arranquen en Madrid, como ha ocurrido en el caso de los partidos con mayor proyección de voto, y precisamente por eso el líder de Podemos ha pegado simbólicamente los carteles en una tabla instalada en Villaralbo. "Hemos querido mandar un mensaje a todos los españoles y españolas que viven en las poblaciones pequeñas: no queremos un país sin ellos".



Iglesias quería abordar la recta final de su travesía hasta el Congreso en la zona de Zamora, donde reside su padre, Javier Iglesias, con el que se ha fundido en un abrazo nada más tocar suelo. El líder de Podemos llegó en un autobús pasadas las 21.30 horas, para cenar con su padre y conversar con representantes de distintas asociaciones rurales en un restaurante del pueblo.

Javier Iglesias se ha mostrado orgulloso de seguir actuando como "escudero" de su hijo, y lo ha homenajeado leyendo el poema Pie para el niño de Vallecas, de León Felipe, para después acompañarlo al acto con el que arrancaba la campaña.

La visita de Iglesias ha levantado gran expectación en el municipio. Decenas de personas han esperado para verlo salir del restaurante en el que ha cenado junto a su equipo. Pero cuando la comitiva ha llegado a la plaza en la que han pegado los carteles y la carta abierta que Iglesias ha escrito para la ocasión el grupo había crecido hasta los dos centenares, algunos, visiblemente emocionados al ver de cerca al candidato de Podemos. "Tócale la coleta", pedía uno de los presentes. "Debería haberme puesto tacones para verlo", bromeaba otra de las simpatizantes.

Como explica en su carta y como afirmaba esta noche, están convencidos de que pueden llegar hasta La Moncloa -a pesar de los resultados que les atribuyen las encuestas-, y en el camino promete celebrar una campaña limpia. "En la carta cuento a la gente que nosotros no vamos a pedir el voto; les vamos a pedir que comparen programas", afirmaba Iglesias, prometiendo crear "un país que no dé la espalda a nadie". "El cambio sólo es posible cuando la gente lo empuja".